Desde la Confesión religiosa Wicca, Tradición Celtíbera, queremos felicitar y congraciarnos con los nuevos PRAESENTIAKOI que han sido Iniciados en este Culto el pasado fin de semana.

Recorrer El Camino no es fácil ni deja atisbar una meta en la lejanía, pero bien cierto es que nos permite aprovechar uno de los pocos momentos en los que podemos disfrutar pasando de una fase a otra, siendo la Iniciación quizá la etapa más importante y que más nos marcará durante todo nuestro peregrinaje.

Y aunque no debemos entender este renacimiento como una meta, sino como la consagración de nuestro periplo, el inicio de un viaje sin retorno, pararnos un momento a coger aire y mirar hacia atrás, nos proporcionará el derecho bien merecido a sentirnos integrados en una estructura ya como nodos de la misma.

Queremos, quiero pues dar mi más efusiva bienvenida y reconocimiento a este lado de la puerta, a los cinco nuevos hermanos y hermanas que se han Iniciado en nuestra Tradición. A sus guías por el gran esfuerzo y trabajo que han dedicado a este empeño, y a todos los que han querido y pudieron recibirles en este día tan especial.

Hermanos, hermanas, bienvenidos a casa y Benditos seáis. Sentíos orgullosos por vuestro esfuerzo, pero humildes para entender que es mucho lo que os queda por recorrer y lo que se os va a exigir, y que una vez tenéis un Nombre para los Dioses, sois plenamente responsables ante Ellos de todo lo que hagáis y las decisiones que toméis a partir de ahora.

Que el Sol os ilumine, que la Luna os guarde, y que el Árbol os guíe.

¡SOZ AUKU!

Fernando González

Kombalkores Bintoi monati

Confesión religiosa Wicca, Tradición Celtíbera

​En este Ciclo de recogimiento e introspección, que acabamos de vivir con la llegada del Equinoccio de Otoño bajo la Tutela de nuestro Buen Dios Endouélliko, la taciturna Diosa Kalleaka Nebara arriba a la vida mortal, para anunciarnos con su frio hálito el pronto regreso del Invierno, y ofrecernos con Luz Perlada de sus ojos, brillantes pero esquivos, la sobria Guía que nos proporciona en el silencio de la Noche, hasta el Renacimiento del Sol.

Dejemos que nos arrope con su blanco sago, mientras vemos pasar ante nosotros lo que hemos recorrido durante este Tiempo, para convertir la vivencia en experiencia y la experiencia en conocimiento.

Sopesemos, acurrucados en su regazo, todo aquello que nos ha marcado y sobre todo lo que hemos contribuido, lo que aportamos a nuestra vida, la impronta que dejamos en la vida de los demás y la contribución que hemos hecho al Camino.

Bendigamos los retos, caídas y reveses que puso a nuestro paso, como aquello que fue necesario que ocurriese para definirnos como somos, con la mirada puesta en este prometido futuro que nos auguraron el Roble y el Laurel, en el que nos haremos mejores, en el que seremos más y por el que llegaremos tan lejos… tanto, como para reconocernos Hijos de los Dioses Antiguos en esta Vieja Religión nuestra.

.
No hemos de temer sus Dones, más allá del temor mismo a vernos tal cual somos,

No hemos de temer el Dolor, que es recuerdo y no castigo para templar nuestra Fe,

No hemos de temer al Sueño, que si es para bien morir, despertaremos en el Hogar.

.

¡QUE LA FRIA BENDICIÓN DE LA DIOSA KALLEAKA NEBARA

TEMPLE NUESTRO ÁNIMO, NOS DE VIGOR Y ESPERANZA!

¡SOZ AUKU! 

.

©Fernando González

PROPICIO EQUINOCCIO DE OTOÑO

En Barcelona se celebró el pasado sábado 17 de septiembre de 2016, una Jornada de Puertas Abiertas de los diferentes Cultos presentes en la ciudad, a iniciativa del grupo de jóvenes de AUDIR, Organización perteneciente a la UNESCO, que contó con la colaboración del Ayuntamiento de Barcelona a través de la OAR (Oficina d’Afers Religiosos) y la publicitación de la Direcció de  Afers Religiosos de la Comunidad en sus páginas. Fueron 24 Confesiones religiosas las que participaron en el evento.

Esta primera Edición, conocida como Nit de les Religions y que emula la Iniciativa llevada a cabo desde hace cinco años en Berlín, ha podido contar con la presencia de un Culto Nativo Europeo, que hizo posible que el Paganismo tuviese nombre propio en estas Jornadas. Una iniciativa que contó con un amplio eco mediático[1].

En una apuesta decidida por la normalización del Colectivo pagano, Wicca Celtíbera ha abierto una vez más sus puertas a la sociedad, con el objeto de dar a conocer una sensibilidad religiosa latente pero desdibujada, marginada y mal conocida en el ámbito de la espiritualidad y más aún de lo religioso, como lo son los Cultos precristianos.

Al contrario de lo que podría esperarse, nuestra participación ha llamado especialmente la atención tanto de los informativos como en concreto de la propia sociedad[2], que superando todas las expectativas, demostró un gran interés por conocernos.

En una primera lectura, podemos afirmar que existe un sano interés social por acercarse y saber de nuestros Cultos, de los ritos, mitos e historia que con sorpresa para los asistentes les es familiar… como no podría ser de otra manera, nos atrevemos a decir, pues no es ajeno a nadie que conozca un poco el Paganismo, que nuestras Tradiciones son una parte atávica pero aún muy viva en la memoria religiosa de nuestra sociedad.

Contamos, además, con el inestimable apoyo de nuestros hermanos alemanes[3], que además de hacerse eco de nuestra participación[4], felicitarnos y animar al Colectivo Pagano para que seamos más los que participemos del Evento en futuras ediciones, deseo que aprovechamos estas líneas para transmitir a la Comunidad Pagana, tuvieron la iniciativa de orar por nosotros en la Edición Berlinesa de la Noche de las Religiones: LANGEN NACHT DER RELIGIONEN[5].

Por lo que se refiere a nuestra participación, vaya por delante nuestro reconocimiento para AUDIR, por su continuada atención y cercanía para facilitarnos en todo lo posible la presencia de nuestra Tradición Wicca en estas Jornadas, de la OAR y el propio Ayuntamiento de Barcelona, que pusieron todas las facilidades posibles y atendieron pacientemente.

Asimismo, destacamos la avalancha de visitantes que tuvimos el gusto de atender durante el tiempo de nuestra Exposición, y agradecemos muy especialmente a todas estas personas, unos 200 asistentes según las estimaciones, por entender las demoras debido al colapso, su interés por nuestro Culto y el respeto con el que respondieron en todo momento.

En lo relativo a las actividades que ofrecimos a los asistentes, nos ceñimos a una breve pero densa exposición sobre el origen e historia de nuestra Tradición, estructurada en diferentes fases o períodos estanco, para facilitar su comprensión y poder ubicarse en el tiempo y contexto histórico que nos han llevado hasta aquí.

Tras la exposición, y aprovechando la inmejorable situación del espacio donde decidimos ubicarnos, el BORN CENTRE CULTURAL I DE MEMÒRIA[6], en la Ciudad Condal, quisimos mostrar nuestros respetos y agradecer a los Espíritus del lugar habernos permitido llevar a efecto nuestra actividad, con una libación pública en su honor, que contó con la presencia de los asistentes.

Finalmente, hemos de agradecer el encomiable esfuerzo de los hermanos de Cataluña, en especial de nuestro hermano Tariato, quien llevó el peso de la organización de la exposición, de los hermanos de Madrid que pudieron ir a colaborar con los primeros en un viaje maratónico, de aquellos que a su pesar no pudieron viajar hasta allí y de todos en general, que unieron mente y corazón con los que participaron físicamente en esta iniciativa, para llevar información de nuestra Tradición al mayor número de personas.
©Fernando González

___________________________

1.- http://www.lavanguardia.com/local/barcelones-nord/20160917/41387904991/la-diversitat-religiosa-de-barcelona-obre-les-seves-portes-i-mostra-la-seva-cultura-i-tradicions-a-la-ciutadania.html 

2.- http://www.directe.cat/acn/727095/la-diversitat-religiosa-de-barcelona-obre-les-seves-portes-i-mostra-la-seva-cultura-i-trad 

3.- http://paganes-leben-berlin.de/?p=1878 

4.- http://paganes-leben-berlin.de/?p=1735 

5.- http://paganes-leben-berlin.de/?page_id=1451 

6.- El Born Centre Cultural. Adreça: Carrer Fusina, 1.

Dejamos algunas imágenes del acto:

La Organización AUDIR (Asociación UNESCO para el Diálogo Interreligioso), ha tenido la iniciativa de fomentar la normalización social principalmente de las minorías religiosas, con diderentes actividades públicas que nos acerquen a una sociedad que desconoce la riqueza religiosa que atesora.

De entre estas actividades, destaca La Noche de las Religiones, jornadas de puertas abiertas donde los Cultos que participen tendrán la ocasión de recibir en una jornada de “puertas abiertas” a todas aquellas personas que deseen informarse y conocernos mejor:

http://en.calameo.com/read/004468907f93010d229a0 

Esta iniciativa ha tenido su origen y estreno en Berlín, aunque este año va a contar también con la participación de Barcelona, en un proyecto que esperamos tenga el seguimiento necesario para consolidarse como referente anual de nuestros calendarios:

http://audir.org/lanitdelesreligionsbcn/ 

Este año el encuentro va a versar sobre la figura y el papel de la mujer en nuestras religiones.

Y es para nosotros un auténtico honor, tener la oportunidad de contribuir y participar en esta iniciativa, que gracias a la apuesta decidida de nuestros hermanos de Cataluña, a su esfuerzo y trabajo, va a contar con la presencia de la Wicca Celtíbera en su primera edición de Barcelona:

https://www.facebook.com/events/111821042595903/?ti=cl 

No podemos sino agradecer también la espléndida acogida que ha tenido nuestra implicación en el proyecto, pues como nos comentaba AUDIR, se echaba en falta la presencia de algún Culto Pagano en este país, pues la Edición de Berlín cuenta ya con la presencia de nuestro colectivo religioso.

En este sentido, queremos hacer llegar un fraternal abrazo a nuestros hermanos de Alemania, que han tenido la generosidad de hacerse eco de nuestra presencia en La Nit de las Religions (edición de Barcelona):

http://paganes-leben-berlin.de/?p=1878

Deseamos que los hermanos de los Cultos Nativos y Paganos de España, se animen a integrarse en este proyecto común a partir del que poder tender un puente más en una sociedad que poco a poco, a través de este tipo de iniciativas, va conociendo de su diversidad y riqueza.

Fernando González

PLATAFORMA DE RELIGIONES ANCESTRALES EUROPEAS
http://wp.me/p3veH0-44

Hablar de la Noche de San Juan, particularmente desde el Paganismo, creo innecesario precisar que es hacerlo del Solsticio de Verano.

Es más, entre los paganos es común que ya en Navidad como en estas fechas, prestemos especial atención a cualquier noticia o comentario hecho sin antecedentes previos, para corregir en su caso a quien lo ignore, y con un breve pero demoledor repaso histórico, dejar claro que, como en otras tantas ocasiones, el Cristianismo se apropió de una fiesta milenaria a la que, diremos con retintín, cambió de fecha. Y hasta aquí, lo habitual.

Bueno, seamos justos, también nos dejamos llevar en ocasiones por el exceso de celo y reprochamos con cierta vehemencia que, como paganos, participemos en celebraciones que no coincidan con la fecha exacta que marque el calendario para el Solsticio de Verano, pues, efectivamente, esto es lo que celebramos en lo que ha venido a llamarse Noche de San Juan, Cremá, Nit del Foc, etc., festivales ahora ya supervivientes no a la SINCRETIO romana, sino a la SUPPLANTATIO cristiana. Festivales más o menos vulgarizados o desvirtuados cuyos ritos se celebran entre el 20 y el 25 de junio a lo largo y ancho del planeta.

Escojo y acuño adrede el término supplantatio en sustitución de sincretio u otros, porque considero que frente al intento Romano de entender o asimilar y en buena medida sincretizar los Cultos Nativos bajo el referente de su propio culto oficial, y ante el fracaso evidente del Cristianismo de intentar por todos los medios eliminar (elimināre) primero y sustituir (substituĕre) después estos ritos, sobe todo a raíz o como consecuencia de los buenos réditos de la “estrategia” gregoriana[1], decide SUPLANTARLOS, o sea, modificar con malas artes y ardides las practicas paganas, para ocupar su espacio natural, alterando y reconviniendo el sentido que tenían antes.

Dejando a un lado que comparto que la conmemoración de una efeméride deba celebrarse en el momento preciso, quiero aclarar que por preciso también se infiere el tiempo adecuado, una circunstancia que no siempre coincide porque no podamos, debamos o hagamos coincidir, con el tiempo exacto.

Si, por ejemplo, festejamos un natalicio, muy rara vez coincidirá la fiesta de cumpleaños con el tiempo exacto en el que esa persona haya nacido, ni por supuesto daremos por pasado el día una vez se oculte el Sol, como debería ser. De hecho y por cuestiones personales, laborales o sociales, ajustaremos la celebración al tiempo adecuado para festejarlo. Y en ningún momento criticaremos, que su efeméride aún no haya llegado o se pasara. Y si para nosotros el momento preciso es el tiempo exacto ¿por qué no guardamos la hora exacta con la misma dedicación que el día exacto? Y no entremos a valorar qué momento escogemos para celebrar las Lunaciones. Es más, sólo hay un día que cumplimos escrupulosamente con esta condición, que es el cambio de año civil o Año Nuevo.

Personalmente, abogó por el tiempo exacto, pero comprendo que no siempre es posible y no tengo muy claro aún las implicaciones o mejor complicaciones, que puedan surgir de existir una diferencia mínima e incluso natural, por lo que no debiéramos tener muchas complicaciones resolviendo: que se celebre en el mismo día como el caso de un natalicio cuando corresponde a una efeméride humana, o en la misma fase como el caso de un Solsticio cuando corresponde a una efeméride astral.

Si con las conmemoraciones sociales hay diferencias apreciables, con el Tiempo Sagrado ocurre otro tanto. No tenemos más que repasar las fechas de nuestras celebraciones, para comprobar que rara vez coinciden con el tiempo exacto y que incluso varían en días ¿Ha significado esto una desventaja o un inconveniente, para nuestros propósitos?

Aclarado lo anterior y dejando sobre la mesa una futura respuesta definitoria, podemos volver al asunto principal de este trabajo, que es la dicotomía o los sentimientos encontrados entre Solsticio de Verano y/o San Juan.

Vaya por delante que me ciño a las fechas, a la diferencia en días (de uno a tres) y por supuesto no a las creencias y lo que se está celebrando, que tengo muy claro cuáles son. Es más, entiendo, como no puede ser de otra forma, que tal y como el propio Catolicismo siempre ha reconocido, que fijasen esta fecha fue por conveniencia.

Agustín de Hipona no tuvo reparos en reconocerlo y explicar las equivalencias que lo validan de cara a la ortodoxia cristiana. En el s. V e.a., decía abiertamente:

1. Hoy celebramos la solemnidad de San Juan, cuyo nacimiento escuchamos llenos de admiración cuando se leyó el evangelio. ¡Cuál no será la gloria del juez si es tanta la del heraldo! ¡Cómo será el camino que ha de venir si es tal quien lo prepara! La Iglesia considera, en cierto modo, sagrado el nacimiento de Juan. No se encuentra ningún otro entre los Padres cuyo nacimiento celebremos solemnemente. Celebramos el nacimiento de Juan y el de Cristo, lo cual no puede carecer de significado, y, aunque quizá yo sea incapaz de explicarlo como merece la grandeza del asunto, da origen a pensamientos fructíferos y profundos. Juan nace de una anciana estéril, y Cristo de una jovencita virgen. A Juan lo da a luz la esterilidad, y a Cristo la virginidad. En el nacimiento de Juan, la edad de los padres no era la adecuada, y en el de Cristo no hubo abrazo marital. Juan es anunciado por un ángel que lo proclama; Cristo es concebido por el anuncio del ángel. No se da crédito al nacimiento de Juan, y su padre queda mudo; se cree el de Cristo, y es concebido por la fe. Primero llega la fe al corazón de la virgen; luego le sigue la fecundidad en el seno de la madre. Y, sin embargo, son casi las mismas las palabras de Zacarías y las de María. Aquél, cuando el ángel le anunció a Juan, le dijo: ¿Cómo conoceré esto? Yo soy anciano y mi mujer ya está entrada en años1. Esta dijo al ángel que le anunció su futuro parto: ¿Cómo sucederá eso, pues no conozco varón? Palabras casi idénticas. A Zacarías se le responde: Quedarás mudo, sin poder hablar, hasta que acontezca lo dicho, por no haber creído mis palabras, que se realizarán a su tiempo2. A María, en cambio: El Espíritu Santo vendrá sobre ti y él poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso lo que nazca de ti será santo y será llamado Hijo de Dios3. El es reprendido, ella aleccionada. A él se le dice: Por no haber creído; a ella: «Recibe lo que pediste.» Las palabras son casi las mismas: ¿Cómo conoceré eso? y ¿Cómo sucederá eso? Pero a quien es capaz de escuchar las palabras y ver el corazón no se le ocultaba éste. Un pensamiento se ocultaba debajo de cada una de estas expresiones; se ocultaba a los hombres, no a los ángeles; mejor, no se le ocultaba a quien hablaba por medio del ángel. Por último, nace Juan cuando la luz del día comienza a disminuir y a crecer la noche; Cristo nace cuando las noches decrecen y los días se alargan. Y como si el mismo Juan hubiese advertido el simbolismo de los dos nacimientos, dijo: Conviene que él crezca y yo mengüe4. He aquí lo que propuse para investigar y discutir. Os he anticipado esto; pero, si soy incapaz de escrutar toda la profundidad de tan gran misterio por falta de luces o de tiempo, mejor os enseñará quien habla dentro de vosotros incluso en ausencia mía, en quien pensáis devotamente, a quien recibisteis en el corazón, convirtiéndoos en templos suyos.[2] (LA NEGRITA ES MÍA)

Esta justificación, vino como consecuencia de dos problemas a los que tuvo que enfrentarse la Iglesia Católica: por un lado, explicar por qué hacer con Juan Bautista una excepción que no se tuvo ni para con la madre de Jesús, puesto que los cristianos no conmemoraban los natalicios, cosa pagana, sino las defunciones de sus héroes, y por la otra para terminar de explicar desde la ortodoxia, haber fijado convencionalmente el nacimiento de Cristo en el Solsticio de Invierno.

Y sabiendo, según se explica en el Evangelio de Lucas [3], que Juan nace aproximadamente seis meses antes de Jesús y que, a su vez, han hecho coincidir el nacimiento de Jesús con el Solsticio de Invierno, siguiendo para ello patrones teológicos paganos, no cabe otra que hacer coincidir el nacimiento del Bautista con el Solsticio de Verano.

De hecho, el diario ABC, nada sospechoso de seguir una línea editorial pagana, explica:

Por su parte, la tradición cristiana celebra la famosa «noche de San Juan» el 24 de junio, en homenaje al nacimiento de Juan Bautista. En sus orígenes fue una adaptación del culto pagano a las enseñanzas de la Biblia, basadas en la gran hoguera que Zacarías encendió después de que naciera su hijo Juan y saltara por encima de las llamas recitando cánticos de alabanza a Dios para anunciar la buena nueva. Una escena que ocurrió, según las Sagradas Escrituras, después de que Zacarías recibiera en sueños el mensaje del Arcángel Gabriel anunciándole su próxima paternidad y éste, por su falta de fe, no le creyera.”[4]

Hasta ahí bien, en un ejercicio lícito de ingeniería teológica, amoldan su celebración y alegorías a otra festividad pagana más… aunque como en otras ocasiones, la interpretación que hacen de la leyenda más que ser libre se permiten reinventarla, consintiendo la celebración controlada de una festividad que no lograron erradicar.

Tanto es así, que aún aceptando su encaje en el Solsticio de Verano, la aparición de hogueras y saltar sobre o frente a ellas, no es bíblico ni responde a otra cuestión que no fuese aceptar la costumbre pagana.

Siendo Lucas quien narra el nacimiento milagroso de Juan, en ninguna parte dice que Zacarías, su padre, mandase encender una hoguera ni que saltase jubiloso frente o sobre la misma[5]. Es la propia Tradición Pagana, la que obliga a los cristianos a incorporar ésta y otras prácticas.

De hecho Eligio de Noyon, aún advertía en la Francia del s. VII e.a.:

No creáis en las hogueras y no saltéis cantando, porque todas estas prácticas son obra del demonio. No os reunáis en los solsticios y que ninguno de vosotros dance, ni salte, ni cante canciones diabólicas el día de la fiesta de San Juan, ni de otro santo[6]

Es pues, evidente, no sólo que el Cristianismo reivindicó los Solsticios como propios, sino que impuso la celebración de San Juan Bautista al Solsticio de Verano, alterando su historia para dar sentido a las prácticas alegóricas y purificatorias pagnas. Ahora bien, si es así, y así fue, si como en el caso de Jesús, querían fijar San Juan Bautista al Solsticio de Verano ¿por qué celebrarlo entonces el 24 de junio y no entre el 20-22 de junio, como sería lo apropiado? De hecho y como reprocha Eligio, el pueblo tenía muy claro que estaba celebrando los Solsticios.

¿Es posible que dos días arriba, modificase el sentido pagano de la celebración y su origen en el Solsticio de Verano? Sinceramente pienso que no, que al menos en este caso no era la intención del clero cristiano, sino todo lo contrario y que han de existir otros o más factores que expliquen esta diferencia. Y recurrir a la ciencia en busca de explicación, puede darnos la pista.

Por un lado, sabemos que como consecuencia de los cambios y ajustes en el calendario, las fechas de los Solsticios y Equinoccios no coinciden o han variado a lo largo de lo siglos. Por otro lado y a diferencia de, por ejemplo y como excepción, Semana Santa, que es una fiesta móvil, la Iglesia Católica hizo de San Juan Bautista una fiesta fija del Calendario cristiano ¿Y qué resulta de todo ello?

Si nos atenemos al momento en el que se instituye esta celebración (sobre el s. III-IV e.a.), el Solsticio de Verano sí coincidía con el 24 de junio, como demuestran las tablas anuales de estaciones astronómicas[7]. Siendo una fecha fija, es lógico que el tiempo haya provocado este desfase, aún cuando su objetivo principal fue hacerla coincidir con el Solsticio. Así, cuando alguien se pregunte por qué hay paganos que tengan en cuenta el 23 o 24 de junio, sabrá el motivo. Y hay más.

Es que desde la óptica terrestre, el Sol parecerá prácticamente inmóvil desde el Solsticio hasta unos dos o tres días después, momento en el que empieza su ascenso o declive. Por ejemplo, en lo que se refiere al Solsticio de Invierno, explica Gómez Obregón:

Durante seis meses el astro rey se hace cada vez más tenue y débil, hasta que llega a un punto donde su altitud máxima sobre el horizonte es mínima. Decimos que el Sol muere el 21 de diciembre. ¿Qué sucede después? Durante tres días aparentemente nada. Para un observador en la tierra el Sol permanece a la misma altura sobre el horizonte durante unos tres días, sin cambios apreciables en su trayectoria sobre el horizonte. Después el proceso se invierte, y su trayectoria diaria va tomando cada vez más altura, anunciando la llegada de la primavera, y con ella el renacer de la vida natural.[8] (LA NEGRITA ES MÍA)

Que esto es un hecho incluso religioso, lo vemos a diario, solo que no le damos importancia. Un ejemplo perfecto de este fenómeno, podemos leerlo en la siguiente noticia:

El lunes 20 de junio a las 22:34 horas comienza el verano y con motivo del cambio de estación el Conjunto Arqueológico de los Dólmenes llevará a cabo sus ya habituales Celebraciones del Sol, con la apertura excepcional de Menga, para contemplar la entrada de los primeros rayos al megalito.

En concreto, la actividad se llevará a cabo los días 19, 21 y 22 de junio, a partir de las 06:45 horas. Durante el amanecer de estos días, su cámara recibe la incidencia directa de los rayos del sol, alcanzando a iluminar los siete primeros ortostatos de su lateral derecho.”[9] (LA NEGRITA ES MÍA)

Así, no es nada descabellado, tampoco, que las celebraciones oscilen entre estas fechas, y siendo cierto que el tiempo exacto es el que es, el tiempo adecuado puede que no coincida sin salirnos de la ortodoxia. Queda en nosotros valorarlo, teniendo en cuenta todos estos antecedentes, y quizá quede también en nosotros, mirarnos el ombligo y no ser demasiado contundentes a la hora de criticarlo.

©Fernando González

_________________________

1.- San Gregorio I Magno, c. 540-604 e.a., Doctor de la Iglesia, Papa. Epistola ad Mellitum, en Beda el Venerable, Historia Eclesiástica Gentis Anglorum I, Ep. 56, XI., 29-30. En sus recomendaciones, aboga por no destruir los Templos paganos, solo sus imágenes, sustituirlas por reliquias y dejar que celebren sus festividades una vez implementada la escenificación y fórmulas cristianas.

2.- San Agustín de Hipona. Sermón 239. Cartago, 24 de junio de 413 e.a. Traductor: Pío de Luis Vizcaíno, OSA. El testimonio del Precursor de Cristo.

http://www.augustinus.it/spagnolo/discorsi/index2.htm 

3.- Lc. I, 26 y 36.

4.- ABC. ISRAEL VIANA/MADRID. El origen incierto de la noche de San Juan. 06/07/2012

http://www.abc.es/20120624/sociedad/abci-origen-noche-sanjuan-201206221855.html 

5.- Lc. I, 57-80.

6.- Sermones de San Eligio o Eloy, Obispo de Noyon y Tournai (588-660 e.a.). Félix Barroso Gutiérrez. La Fuente de la Bellota y sus Númenes Acuáticos, pg.56. REVISTA FOLKLORE. II EPOCA – N°. 338. José María Iribarren. El folklore del día de San Juan, pg. 202.

7.- http://www.timeanddate.com/calendar/seasons.html?year=1

8.- http://jaime.gomezobregon.com/ciencia-para-explicar-la-religion/

9.- Diario La Opinión de Málaga. Antequera. Los Dólmenes celebrarán el solsticio de verano en Menga, 09.06.2016

http://www.laopiniondemalaga.es/municipios/2016/06/09/dolmenes-celebraran-solsticio-verano-menga/855666.html

A %d blogueros les gusta esto: