image

Hace unos días pudimos ver la grabación en vídeo de un programa de radio en RAC1[*], en la que un habitual personaje de la farándula ocultista, acudió con su representante a realizar un supuesto ritual “druídico” para atraer la lluvia.

Sobra decir que tanto el presunto rito (mejor pantomima) como su intervención, fueron el hazmerreír del público asistente al programa, y si bien es una falta de respeto burlarse de un oficio religioso, sea el que fuere, teniendo en cuenta que allí no lo hubo y que lo que se dio ha sido la mala actuación de un “actor” cada vez menos “fresco”, el histrionismo y la impostación del personaje creo sinceramente que no dieron para más que rubor o carcajada.

En cuanto a la entrevista, volvió nuevamente a no llevar estudiado el tema (el Druidismo). Le vi ambiguo, incongruente y con una carencia asombrosa de conocimientos en la materia o de la retentiva necesaria para hablar de ello, porque además de no dar pie con bola, fue incapaz de explicar algo con un mínimo de rigor histórico.

Se me vienen a la cabeza dos momentos en concreto: cuando habla de un Druidismo que dice tiene una antigüedad de 8000 años (?), y cuando trata de explicar qué narices pinta una Rosa de Jericó (!) en un pseudo-rito druídico que “vende” como ancestral.

Quizá para un público no muy formado en Historia, en concreto en historia de la religiones, pasase desapercibido que muy difícilmente puede ser más antiguo el sacerdocio de un pueblo, que el pueblo en sí mismo. Me explico:

Si entendemos por Druidismo la Religión de los druidas (léase con ello la filosofía, la ciencia, etc.), y los druidas se circunscriben exclusiva e inequívocamente, ni antes ni después, a los pueblos identificados como Celtas, quizá no a todos y puede que no desde siempre ¿cómo es posible que en el mejor de los casos y dándome a extremos heterodoxos, hubiese podido existir la casta sacerdotal de los celtas, 3000 años antes de la aparición de los celtas? ¿puede haber un Cristianismo sin Cristo o un Budismo sin Buda? Pues tampoco druidas sin celtas.

En cuanto a la Rosa de Jericó, poco que decir. Es un vegetal de climas desérticos que parece ser proviene de Afganistán y Siria ¿Qué tiene que ver con los celtas y sus druidas, con la sabiduría popular europea o con los ritos para atraer la lluvia que pudieron tener y desarrollar estos pueblos desde sus hábitats naturales, que sabemos muy alejados de los de esta planta?

Hombre, sí, podemos especular hasta el infinito y más allá. No se, que la trajo a Roma un comerciante fenicio y la compró un centurión, que al final de su carrera la plantó en su humilde pero muy digno domus de la Galia, recompensa por haber servido con valor al Senado y al Pueblo de Roma. Lo que llamó poderosamente la atención de un druida bretón que pasaba por allí y que tomó buena cuenta de la planta y una vez desentrañados los secretos mágicos que guarda, los transmitió a sus iguales y así hasta que la Gestapo les obligó a ocultarlo de miradas impías, hasta que un buen día apareció este señor para desvelarlo…

En fin, es lo que tiene mezclar hechicería con sacerdocio o religiones y vaya Ud. a saber si con algo más, y como se carece de la visión histórica necesaria, creer que como esta planta se utilizó en África por qué no en Europa, si afín de cuentas solo tenemos que doblar el mapa para que se junten los continentes, las creencias, los mitos, los Dioses y el sursum corda si hay iluso que lo “compre”.

En cuanto a su actuación, por lo que he sondeado creo que no he sido el único que se dio cuenta de que parecía que ni tan siquiera se había leído el guión.

Interpretó improvisando, como perdido, nervioso, sin tener muy claro lo que estaba haciendo. No sabía hacia donde ir o mirar, se movía compulsivamente de un lado a otro sin orden ni criterio, dando órdenes a sus “secundarias” de seguir animando (?) una representación que parecía tenerlas tan desconcertadas como a todos; o quizá avergonzadas, más deseando acabar que centrados ninguno de ellos en lo que fuera que estuviesen haciendo, que sólo él sabrá -o tampoco-… porque el reparto estaba más perdido -verbigracia- que una rosa de Jericó en Gales.

Resumiendo, vergüenza ajena lo que pudimos ver y oír. Vergüenza, porque dijo y así lo presentaron como si realmente fuese un druida y Druidismo lo que decían estar haciendo o de lo que parecían estar hablando, y ajena porque si una cosa debe quedar meridianamente clara, es que lo que allí se vio no tiene siquiera parecido con el Druidismo.

Estoy seguro que el auténtico Druidismo dará las explicaciones que haga falta dar, para desmarcarse de este tipo de actuaciones y personajes. Otra cuestión es la capacidad o el interés de los demás, para entender y valorar las diferencias.

No pienso que éste haya sido un golpe fatal para la credibilidad del Druidismo, en todo caso para quien se ha prestado a tal esperpento. Con idéntico resultado que suponer a Carlos Jesús, que su Dios tiene ya en Raticulin, representar al Cristianismo.

Un ejemplo creo que bochornoso de lo que una persona ya sin credibilidad, asustado por un futuro tan incierto como oscuro y sin capacidad de cambiar un discurso “ochentero” y demodé que cada vez engaña más y atrae a menos, es capaz de hacer para sobrevivir… aún a costa de su propia dignidad, me temo.

En mi caso y aunque en un principio no debería afectarme directamente, lo hace y mucho por el tremendo respeto que me merece esta Religión y las personas que la sostienen con su sacrificio, estudios y lucha constante por alejarla del circo, el negocio y la ignorancia. Que ven/vemos mancilladas sus creencias por las blasfemias e irreverencias de este tipo de personajes.

Porque me siento y me sé identificado y parte de este nativismo pagano que aún pugna -manda leches-, por hacerse respetar.

Porque creo, sinceramente, que solo a través de un frente común lograremos recuperar ese respeto que nunca debimos haber perdido.

Y porque en la Wicca tenemos tantos casos y peores, que no puedo sino solidarizarme desde el pragmatismo, que esta es una carrera a largo plazo que probablemente no vamos a solucionar nosotros, más allá de ofrecernos como eslabones de una cadena que hemos de procurar se siga alargando.

Recuerdo que el primer año que acudimos al Alandroal (Portugal), para participar en unas jornadas de arqueología y celebrar una ofrenda a nuestro Dios Endovélliko en su principal Santuario de San Miguel de Mota, al acabar la ceremonia me comentó su Alcaldesa que después de oírnos y verlo, ahora sí que sabía lo que era la Wicca y podría explicarlo a quien se lo preguntase. Pues eso, ahí está nuestro trabajo.

En otra ocasión hablaremos del transfuguismo confesional, por ejemplo, que aunque venga al caso no así a la ocasión, de quienes dicen ser de todo y lo más de cada casa, que usan o mejor abusan del relativismo para explicar lo “normal” de pertenecer a Cultos y credos diferentes cuando no opuestos, pues aunque caminos hay tantos, ellos, entes omnipresentes, pueden recorrerlos todos y a un tiempo. Y al final solo para engordar su ego, su bolsillo o ambos.

En todo caso, repito, no veo más que una figura patética la del personaje que interpreta, superada por la querencia hacia el camino fácil en un mundo que maduró sin él, adelantándole por la siniestra mientras envejece sin la posibilidad de reconciliarse con la religión a la que creo que parodia, en un ocaso, el suyo, que he constatado avanza a pasos agigantados.

©Fernando González
______________
* http://www.rac1.org/versio/blog/plou-a-rac1/

Interesante artículo sobre el Culto Lunar entre los Celtas. En la Península Ibérica tenemos constancia de estas celebraciones lunares y en nuestra Tradición Celtíbera así como en la Brujería Tradicional Ibérica en general, de la observación de ambos tránsitos y con igual sentido…

Hermandad Druida Dun Ailline

Por lo que sabemos, las gentes solían celebrar sus ritos en luna llena o Oenachs, y los sacerdotes en la luna nueva. La luna del tercer trimestre es muy significativa (Abril) para el inicio de las prácticas religiosas.

Cada 55 años el ciclo lunar comienza en alguna de las grandes fases de la luna; por ejemplo desde mediados del siglo XX, el ciclo lunar empezó en luna nueva y en 2001 se inició en la siguiente fase importante de la luna. Esto está knowrh2reflejado en muchos de los monumentos neolíticos de Stonehenge, así como en las tumbas de pasillo de Aubrey y Knowth, que contiene una piedra con marcas lunares que reflejan estos ciclos.

El calendario Sequani y el calendario de Eleusis comparten los 55 ciclos de noche para coincidir en una de las festividades importantes: la llegada del equinoccio de otoño y con ello la necesidad de prepararse para…

Ver la entrada original 1.731 palabras más

image

Durante estas navidades hemos sufrido en España una auténtica guerra ideológica y mediática, como consecuencia de la improvisación de diferentes actos festivos, por parte de un lado de los nuevos Ediles provenientes o vinculados al partido político PODEMOS, y del otro sobre todo del partido político desbancado, el PARTIDO POPULAR.

Entre ambas posturas, destacan de forma notoria los aparatos de propaganda (medios de comunicación afines) cristianos, agnósticos o ateos. En el colectivo pagano también ha habido una respuesta más o menos uniforme, no tanto en cuanto a una posición claramente definida, como a una réplica al uso torticero de nuestros ritos y mitos, aunque sin la proyección o atención que hubiese merecido por parte de estos medios.

Y en cuanto a nuestra posición, creo que deberíamos cubrir una tercera vía, llenar el espacio que ambas han dejado más o menos descuidado, el sentido común.

Desmarcándome de todo planteamiento político, quisiera abordar esta polémica desde la parcela que como religioso me compete o interesa destacar, porque por todo lo que hemos visto durante estos días y desde este prisma objetivo, entiendo que quien puede tener razón la pierde, y quien no la puede tener, se justifica, empero por exceso o por defecto la religión es la única que acaba perjudicada. LA RELIGIÓN, en mayúscula, no una u otra religión. Me explico:

Siendo cierto que las tradiciones navideñas tienen un profundo calado cristiano y son mayoritarias las manifestaciones cristianas durante estas fechas, también lo es que no son las únicas ni tienen exclusividad ninguna, como tampoco deben dirigir las prioridades culturales de los Ayuntamientos que quieran aprovechar estas fechas para resaltar otros o más valores.

Asimismo o por el contrario, el derecho de manifestación religiosa recogido en nuestra Constitución, en parte alguna dice que venga supeditado a que cada Ayuntamiento IMPONGA su idea de cómo deba representarse.

Dicho lo cual, bien por la política plurireligiosa y multicultural seguida por nuestros nuevos Ediles, pero mal por la politización que han hecho de estas manifestaciones re-li-gio-sas.

Digámoslo con claridad: por lo mismo que no tendría cabida que una procesión con San Isidro Labrador encabezase las marchas sindicales del 1° de Mayo, tampoco lo tiene una Cabalgata de Reyes presidida por las “Reinas Magas” Libertad, Igualdad y Fraternidad. Y si tanto monta, monta tanto… luego no nos rasguemos las vestiduras si sucede a la inversa.

image

Porque tiene el mismo sentido una carroza de Reyes con la efigie de Stalin, lo que se evocó en Valencia recreando una Cabalgata republicana de 1937 que efectivamente lució a dicho personaje, como iniciar una reunión del extinto Politburó con la lectura de una cita del Evangelio según Mateo.

Que mucho me temo de tirar por aquí, pueda convertirse esto ya en una vuelta al Oscurantismo Fernandino, o a la inversa en el resurgimiento del Culto al Ser Supremo, ahora ya no en manos de la Conferencia Episcopal sino de un nuevo Comité de Salud Pública creado ad hoc, en una suerte de para-religión laicista (!) Así, estamos a muy poco de acabar con peineta, ayuno y Misa del Gallo, o celebrando el 5, 12 y 17 de Nivoso.

De la misma manera, ni las tradiciones navideñas son patente de ninguna religión, por muy mayoritaria que sea, ni puede exigir de las autoridades que no haya ni contemplen otras. Y por supuesto es de una irresponsabilidad que raya lo legal, tergiversar la historia o desvirtuar las tradiciones religiosas de otros a costa de demonizar las de los demás.
Jugar con los miedos religiosos de la gente, tiene unos antecedentes siniestros y casi siempre un final genocida.

Creo que las dos partes han ignorado un principio fundamental: las tradiciones religiosas son eso, religiosas. Se pueden o no celebrar públicamente, coincidir con una o varias religiones o tener más o menos cobertura municipal. Lo que no puede ser, es que los intereses partidistas las quieran atraer hacia su ideología, frustrar en favor de terceros o prohibirlas directamente.

image

Por lo mismo, he de decir que la imagen de los Reyes Magos católicos según la tradición católica de la Cabalgata de los Reyes Magos de la religión Católica celebrada en Madrid, este año ha sido ridícula, por no decir patética. Y no por lo original, divertido o innovador, sino porque ni viene a cuento ni el Ayuntamiento es quién para modificar las tradiciones o costumbres religiosas del pueblo.

Si un Ayuntamiento se da por enterado, porque no es quien para prohibir ni consentir una manifestación religiosa, de un acto Confesional del Culto que sea y por mucha cobertura o apoyo que pueda darle, no debe exigir que el mito o tradición que se conmemora se adapte a los valores ideológicos del partido político de turno.

El Ayuntamiento puede muy bien dedicarse en estas fechas, a celebrar actos y actividades que pongan en valor principios solidarios y sociales, sin que por ello deba intervenir en las creencias religiosas de nadie.

Agradezco, como pagano, la apertura de miras y asertividad de estos Municipios hacia la pluralidad religiosa, pero no puedo apoyar el uso político evidente que han hecho de ello. Por lo mismo que rechazo el uso político de las creencias religiosas que el Catolicismo ha promovido al objeto de cuestionar la diversidad confesional, para exigir la exclusividad de una religión y de sus festividades.

Entiendo que la única función del Estado y de sus Administraciones, se ciñe a colaborar con la práctica efectiva de los derechos religiosos del pueblo, y que por nuestra parte las religiones venimos obligadas a ejercer ese derecho sin negar al resto seguir sus propias creencias y respetar a quienes no profesen ninguna.

Celebrar el Solsticio, la Epifanía o el Día de la Constitución en libertad y públicamente, no debería preocuparme, es más, solo debería hacerlo que alguien quisiera prohibir cualquiera de ellas.

Por lo tanto, ni los Ayuntamientos tienen derecho a reescribir nuestras tradiciones para ajustarlas a las ideologías de los partidos que nos gobiernan, ni las religiones imponer cuáles han de tener derecho a poder manifestarse públicamente.

Y si una religión conmemora o representa un mito en el que tres Reyes Magos entregan a los niños regalos porque les sale de los hábitos que sea así (sic), el Ayuntamiento no es quien para DISFRAZARLES de otra cosa, cambiarles el sexo o modificar el mito, hacerles decir un discurso político o negarla el derecho a representarlo tal cual lo crea, porque nos parezca bien o nos parezca mal, la Constitución de TODOS garantiza su/nuestra LIBERTAD RELIGIOSA.

La misma Libertad que los demás tenemos de no participar o hacerlo en las festividades de nuestras respectivas Confesiones. Esa libertad, en fin, que impide que ninguna religión deba estar por encima de las demás, dominar el espacio público ni limitar el derecho de manifestación religiosa del resto.

Así que lo dicho, bien con la idea, mal con el planteamiento y cuidado con el derrotero que pueda tomar esta polémica más adelante hacia uno u otro lado, porque de seguir cualquiera de sus extremos, la única que puede salir perjudicada es nuestra libertad… Recapacitemos, analicemos lo sucedido tomando como experiencia las nuevas apuestas y mejoremos su puesta en práctica para que este año se subsanen los errores cometidos.

©Fernando González

image

Como no somos una Tradición que guste dejar “deudas” con nadie, queremos cerrar este año que acaba respondiendo a una ignominia contra nuestro Culto, sufrida el mes pasado.

A consecuencia de la noticia publicada el 2 de noviembre de 2015 por el Ayuntamiento de Pinto (Madrid)[1], con motivo de la Festividad de ANMUNOBIA (Samhain) que celebró públicamente nuestra Tradición en este Municipio, unos neo-paganos han utilizado la noticia para hacer insinuaciones deplorables y comentarios ridículos.

He definido a estas personas como neo-paganas, porque exigieron públicamente que fuésemos todos reconocidos como tales por el Estado, ellos incluidos, claro, y sólo tras nuestra protesta y propuestas cambiaron de “opinión” para apuntarse al carro en secreto, mientras nos reprochaban en público pelear por modificarlo.[2]

Hemos de lamentar que los representantes de una Confesión legalizada, dediquen sus esfuerzos una y otra vez a ondear una bandera, la del Paganismo, que día tras día les va quedando más grande y alejada de sus pretensiones e intereses. Y aunque ignoraremos por ahora las muchas falacias con las que se adornan, no pasaremos por alto este tipo de alusiones.

Bien, volviendo al asunto principal. Como decía, este Ayuntamiento publicó la noticia, manifestando la gran acogida que tuvo nuestra Celebración entre los vecinos. A los pocos días, ese Culto reproducía la nota de prensa con el siguiente encabezado:

A menudo nos planteamos la disyuntiva entre aparecer en los medios de comunicación como meros “elementos de circo”, subvencionados, o por el contrario no aparecer. Hay que tener mucho cuidado con los ayuntamientos que subvencionan “eventos paganos” porque al final puede volverse contra nosotros…

La vuelta al paganismo no puede venir por este lado, los disfraces son mas propios de los carnavales..[3]

No podemos decir que nos haya sorprendido la actitud de quienes nos han estado provocando continuamente, si bien llegar a este grado de bajeza ética he de reconocer que nos ha llamado la atención; sobre todo, por las insinuaciones que no sólo agreden a un Culto pagano, sino que pueden llegar a repercutir negativamente en el resto y en nuestras relaciones con la Administración.

Lamento que este tipo de agresiones pasen “desapercibidas” para una Comunidad que, por tratarse de nosotros, calla, por lo mismo que no dudo criticará que respondamos, pero no podemos consentir insinuaciones públicas que rayan el escarnio o la difamación, por quienes ya han llegado demasiado lejos, al extremo de no preocuparles comprometer al Paganismo en su conjunto, con tal de sacar titular o tajada, mientras muchos miran una vez más para otro lado.

Asimismo, entendemos que desmentir no es atacar ni pelearnos con nadie, pues no tenemos animadversión hacia ningún Culto, sino desprecio por las actitudes deleznables de algunos individuos que utilizan la religión como arma, herramienta o argumento de sus delirios.

En lo relativo al comentario, queremos poner de manifiesto lo siguiente:

image

1. No hemos sido nosotros los que han aparecido en los medios de comunicación como “elementos de circo” tras una sonora borrachera, como ha sucedido con este Culto.

2. Jamás hemos sido subvencionados, ni exigimos, como éstos, el Notorio Arraigo para tener los privilegios económicos que dan a otras Confesiones, sino que pedimos iguales derechos en proporción para todos.

3. La única partida económica que dedicó el Ayuntamiento de Pinto para los gastos de la celebración de ANMUNOBIA (Samhain), fue de unos 200€ por la compra de unos dulces que repartieron gratuitamente entre los niños que acudieron a la Fiesta posterior. Una modesta inversión para una festividad popular que congregó a cientos de personas.

4. Que los Ayuntamientos favorezcan la expresión religiosa de sus convecinos, ni es un hándicap ni supone peligro alguno para el Paganismo. En todo caso lo será para quienes busquen impedir otra manifestación religiosa que no sea la suya.

5. Que representantes de un Culto religioso tilden como “disfraz” la ropa ceremonial, máxime cuando nunca la han utilizado hasta que empezaron a copiarse de otros no hace mucho, demuestra el valor que le dan. Pero si vestirnos con ropa ceremonial les parece disfrazarse, no tienen más que revisar las fotos que cuelgan últimamente en su página y explicarnos de qué “circo” han salido ellos.

6. Aquí lo único que podría volverse contra nosotros, sería mentir a la Administración sobre nuestra implantación para que nos reconozca un estatus legal determinado, o asumir ideologías ambiguas para sumar a cualquier precio.

Son, en definitiva, este tipo de actitudes irresponsables, por el daño que nos pueden ocasionar a todos, las peores rémoras con las que nos podemos tropezar los paganos, pues hacer frente a las descalificaciones “de toda la vida” se ha convertido más en rutina que sorpresa, y viniendo de “afuera” se soporta mejor. Afortunadamente, estos personajes van quedando cada vez más aislados del Paganismo, y me temo que de la realidad también.

De hecho, que alguien a quien nadie corrige, manifestase en los comentarios de su “post” que “el nombre lo dice: wicca. El enemigo del buen nombre del paganismo, creado por un masón enemigo de Europa y sus hijos para evitar el retorno a las raices…..”, ciertamente que decir, lo dice todo.

Por suerte, tuvimos la prudencia de aclarar al Estado tiempo atrás por escrito y de palabra, oficial y oficiosamente, que ni queremos ni tenemos nada que ver en absoluto con estos neo-paganos.

image

 

 

©Fernando González
_____________________
1. http://www.ayto-pinto.es/actualidad/-/publicador/noticias-cientos-de-vecinos-celebraron-el-ritual-del-samhain-y-la-fiesta-de-halloween-en-la-plaza-de-la-constitucion/iF3JwwrCWEmd?p_p_auth=Wpue1pit
2. https://plataformapagana.wordpress.com/2015/09/26/glosario-de-las-religiones-nuestro-trabajo-empieza-a-dar-sus-frutos/
3. https://m.facebook.com/permalink.php?story_fbid=660704020699606&id=466755810094429

image

Con el título de “Wicca ecléctica, pero sin mezclas raras”, de la Web Wicca Solitario[1], nos llega un artículo con afirmaciones entiendo que inconsistentes desde un punto de vista histórico, que además comienza contradiciéndose con un pleonasmo de manual: porque ecléctica es ya en sí misma una mezcla, rara o no, y la mejor valoración a tener en cuenta desde este planteamiento, es antes la inspiración de cada cual que lo pertinente que cada quién entienda que sea.

No deberíamos desviar nuestra atención de lo principal, porque para bien o para mal, mezclar desvirtúa, por mucho que pretendan que nos centremos antes en el resultado de la mezcla, que en el hecho mismo de haber mezclado, y por lo tanto de haber creado algo nuevo, diferente, buscando y he aquí su hándicap, que conserve la “marca” original.

Y es que el conocimiento histórico deja sin lugar ni sentido querer seguir interpolando de aquí o allá y menos sin más criterio que el personal, para practicar un Culto Wicca fielmente y con garantías.

Pero a lo que parece por el reproche de este artículo, el problema no está en mezclar, sino que lo que se mezcle sea o no consecuente con el criterio de quien lo analiza, para conciliar lo mejor o más verosímil de cada Tradición y sistema una vez superada la aprobación de quien lo escrute. Sin embargo esto es todo lo contrario al Eclecticismo y lo más parecido a un pseudo-sistema tradicional encubierto ¡el propio!

Quiero dejar al margen de esta descripción, a quienes siendo coherentes con sus dudas, no han encontrado la vía adecuada pese a buscarla, guiándose mientras tanto por sus estudios.

Si no gusta el origen o el resultado de la mezcla ¡se aguanta uno! Porque en un sistema ecléctico nadie es quién o es más para dictar reglas, y todos lo son para guiarse por las propias. Y es que los hay que ya no se conforman con decirse practicantes eclécticos, sino que quieren que los demás sigan sus reglas y conclusiones.

De no haber un Síndrome de Jerusalén, debería inventarse. El individualismo mal llevado, aquél que nos supone libres para hacer lo que nos salga de las narices por un presunto derecho a poder manipularlo todo y no dar cuentas de nada, nos ha empujado a pasar del fraternalismo al mesianismo en pocas décadas, de unirnos a un Culto a crear el propio, pero eso sí, con la peculiaridad de suplantar  o cohabitar con una religión que existe y ponernos a su nivel. Y es que el ego no solo da ínfulas, sino una inseguridad patológica.

Una vez nos saltamos la regla y aceptamos que pueda llamarse Wicca a mezclar de un lado u otros, seamos coherentes: poner ventanas al bosque solo da para un bonito cuadro.

Por eso no entiendo la posición de quienes parten defendiendo una vía ecléctica y luego critican que esta línea se les vaya de las manos. Hombre… es que de casta le viene al galgo.

Pienso que en este sentido el problema parte de tres posturas erróneas:

1°.- Que no se quiera saber el origen de la Wicca.

2°.- Que no se quiera ver que la Wicca tiene referentes históricos.

3°.- Que no se quiera entender que en la Wicca no caben todos, ni todo pueda ser Wicca.

Y al margen de la opinión personal que podamos tener cada uno de nosotros, la realidad es que esta posición está sobradamente refutada por unos antecedentes tan conocidos como evitados:

1°.- Que la Wicca tiene un origen proto-indoeuropeo.

2°.- Que la Wicca puede rastrearse hasta la Edad Media, que se la llama Brujería.

3°.- Que la Wicca lo es en tanto fiel al sistema de creencias de los pueblos indoeuropeos.

image

Claro, si asumimos, y no puede ser de otra manera si nos damos por enterados de los hechos, que esto es así, sería imposible defender una Wicca de origen moderno, sin nexo claro con el pasado y ecléctica. Con la historia en la mano, la Wicca no es exclusiva o patrimonio de nadie, pero tampoco personalizable y de libre adscripción o acceso.

Por eso este “empecinamiento”, a mi parecer irracional, de hacer como si no fuese con uno el cúmulo de hechos y evidencias que confirman justamente lo contrario a lo que defienden. De resultas de comportarse y proceder como si no supiesen de lo que les hablan, más que valorar el criterio que aplican, perjudica su credibilidad.

Una porfía producto quizá de un estatus que perderían, de una posición de privilegio que desaparecería o de la suma de ambas, porque no puedo entender que aquí tenga algo que ver la ignorancia o la falta de entendimiento.

Por otra parte y no me cansaré de repetirlo, no puede existir una Rama Ecléctica siquiera por semántica o si se quiere tómese pero solo como un deje poético: si se reconoce un Camino basado en el eclecticismo, el mismo deja de ser ecléctico, puesto que ya está encasillado y consta de unas bases, por mucho que la base sea precisamente carecer de una concreta, o elegir la que mejor se acomode al sentir mayoritario. El ecléctico es uno mismo, no la Wicca, porque no existe una Wicca ecléctica, sino eclécticos en la Wicca.

No es posible, por lo tanto, afirmar como empieza diciendo este artículo, que el delirio o el ego de algunos puedan desvirtuar la Wicca Ecléctica, una Wicca que precisamente por pretenderla “ecléctica”, ya nace desvirtuada aún cuando fuese producto de la racionalidad o de la mesura. Es muy sencillo:

Sí partimos del concepto -erróneo- que el eclecticismo se sustenta en la visión particular de quienes se acercan a la Wicca, para elegir de entre todas las variables posibles los sistemas que mejor se acomoden a su percepción de la misma, no hay delirio que por serlo desacredite la “eclecticidad” de nadie.

Es normal que si ofrecemos al interesado la posibilidad de acomodar la Wicca a sus ideas, esta Religión se haga muy popular. Un Camino personalizable y sin ningún compromiso real, sin una vinculación necesaria y sin dogmas, que te confiera un reconocimiento, un estatus y una integración social ¿cómo no iba a acabar siendo la bicoca religiosa de una sociedad, la occidental, condicionada en lo religioso pero predominantemente agnóstica, en un momento -el actual- de incertidumbre espiritual? Pero en realidad no deja de ser un espejismo y autoengaño.

Querer después llamar al orden al “neo-wiccano” para constreñirle a unas normas, decir que ser ecléctico no es elegir lo que entienda más apropiado, sino lo que nosotros digamos que lo es, que será wiccano ecléctico mientras siga nuestro sistema y no otro, con nuestras reglas y condiciones, rompe, obviamente, toda cualidad de ecléctico.

A fin de cuentas, el único requisito formal para decirse brujo, es poco más que adoptar la nomenclatura, seguir la Rueda del Año y llamar a sus fiestas sabbats y esbats (nombres que tampoco entiendo apropiados). Ah y saber que la teología no es indispensable y uno puede ser monoteísta, politeísta o “todoísta” ¡incluso ateo!, ni tan siquiera necesita cambiar de Dioses o religión y de quererlo, puede mezclar de casi cualquier panteón… vamos que a lo que parece de eso trata el eclecticismo:

Que sea YO  quien defina lo que debe ser lo más adecuado PARA TI, en un sistema que dicta que CUALQUIERA pueda decidirlo (?).

La presunta rama o variante de una religión, donde muchos -afortunadamente cada vez menos- de los que se definen como fieles, dedican más atención a poner motes a la Luna que a su historia, que ni la observan ni la esperan, pocas perspectivas y menos arraigo puede ofrecer.

No es de extrañar, pues, que luego debamos oír, no sin cierta incomodidad por mi parte, todo hay que decirlo, que en cada encuentro pagano muchos se definan como “exwiccanos” que tras pasar por la Wicca han madurado su fe Hasta el Camino en el que estén. Testimonios de quienes, digámoslo claro, no estuvieron en otra Wicca que la propia, creada ad hoc o si acaso por terceros en similares circunstancias.

Y este postureo wiccano, ha venido forzado a propósito de insistir machaconamente que la Wicca es una religión nueva y por defecto mejorable, pero sobre todo susceptible de SERVIR a nuestros intereses y necesidades. Y es que en apenas décadas pasamos del antropocentrismo al EGOCENTRISMO. Y no, no es la Wicca lo que puede mejorarse, sino nosotros y nuestra percepción de la misma.

 

Las otras causas que han favorecido esta situación, ha sido mantener el concepto erróneo de que Brujería y Hechicería sean sinónimos (curiosamente nunca Wicca y Brujería, que en todo caso sí lo serían) y que un wiccano solitario es quien va por libre.

Como la hechicería no obliga a responsabilidad, afinidad o valores que no sean los que cada quién lleve consigo y además el oficio de “conseguidor” es una materia muy “golosa”, una perita en dulce que sólo tiene ventajas, es lo que más ha atraído al profano.

El único inconveniente que plantea la Hechicería es la carencia de respuestas, de un fondo espiritual que la de un espacio y una uniformidad, quizá un sentido. Y hete aquí que sin quererlo, el Cristianismo da con la solución.

image

Con el objeto de desvirtuar los Cultos nativos precristianos, el Cristianismo se vio forzado a combatir el Paganismo apropiándose de mitos, santuarios y finalmente acabar fagocitando la especialización e intermediación con lo Divino: el Sacerdocio.

Obviamente, la idiosincrasia exclusivista de un Cristianismo con el poder suficiente, no permite competencia, ni consentida ni directa y mucho menos moral, que era en resumidas cuentas la que por lógica ostentaban los Sacerdocios Paganos. Ergo ¿cómo subvertir la situación? Tal y como señalaba y una vez cubren los primeros aspectos (tergiversan o se apropian de los mitos y destruyen u ocupan sus lugares habituales de Culto), desvirtúan el sacerdocio: le despojan de su estatus, inhabilitan como referente y demonizan sus cualidades.

Y así, unen la figura del sacerdote pagano, ya malvado e interlocutor con los Demonios, a la del hechicero ahora reconvertido exclusivamente en “conseguidor” de males, voluntades y almas, como muy bien resuelve la Catedrática de Historia Antigua Rosa Sanz Serrano:

El análisis de la destrucción de los centros de culto ha supuesto igualmente el de las transformaciones operadas en el sacerdocio pagano -tanto el dedicado a cultos prerromanos como romanos que no se suelen diferenciar en las fuentes tardías–, que, perdidas sus prerrogativas, se vio obligado a realizar sus actividades de forma oculta o en espacios abiertos aislados, lo que les valió ser identificados con el mundo de la magia y la superstición.[2]

Desde este momento, brujo y hechicero pasan a ser una misma persona y oficio, sin más interés que la de conseguir por su “arte” hacer realidad los deseos más inconfesables de sus convecinos, intelectualmente despreocupados de cualquier trasfondo religioso, filosófico o espiritual, e incluso proclive a medrar en cualquier Culto. La figura pública del brujo iría perdiendo la consideración religiosa y sacerdotal, en favor de la pose maléfica y “supersticiosa”.

El problema surge cuando la figura del brujo propiamente dicha comienza a recuperarse y la Vieja Religión sale a la luz pública. Momento en el que no todos o mejor dicho, en el que una gran mayoría quieren seguir en misa y repicando, nadar y guardar la ropa, abrogarse un pasado mítico sin perder su independencia religiosa o moverse en cualquiera. Y es aquí donde el eclecticismo reclama su espacio, auspiciado por quienes afines a la Wicca no lo son tanto o no completamente a sus Tradiciones y a la posibilidad evidente de perder o redefinir sus principios.

Entonces es cuando toma más protagonismo la figura del wiccano solitario, mitificado por unos valores que, sin desmerecer los que posee, en realidad no representa: ni el de vigilante de una presunta ortodoxia que él no sigue por tener la propia, ni la de iniciado en un Culto en el que no lo está más allá de haberse auto-dedicado.

El auténtico wiccano solitario es aquél iniciado en la Wicca, que no pertenece a ningún coven.

¿Pero qué o quién marca o pone los límites, cuáles son? Y lo más importante ¿quiénes deciden que los límites sean unos y no otros, con qué autoridad?

Inmediatamente después de sentenciar, sin explicar en virtud de qué regla lo hace, que en la Wicca ecléctica se han “colado” eclécticos (!), el escritor afirma casi con desesperación por lo díscolos que somos algunos de no creerlo, que la Wicca no es la Vieja Religión que muchos defendemos. Y justifica su reproche en que Margaret Murray, que defendió la teoría de que la Brujería es una religión prehistórica, fue desacreditada básicamente por dar crédito a las confesiones arrancadas a los reos de Brujería en los Autos de Fe y haber forzado algunas de las evidencias que expuso, falseando los datos.

Pero no es cierto que Murray intentase demostrar esa línea histórica, porque esta línea histórica existe, si bien, claro, no demuestre una Institución religiosa Wicca con un linaje ininterrumpido desde el Paleolítico ¡que ni lo hubo ni lo necesita! entre otras muchas cosas porque someter a la ortopraxis moderna sistemas cultuales paganos, no deja de ser un recurso subjetivo de quienes creen que para serlo, las religiones deban regirse por cánones cristianos.

La pertenencia o no a una religión pagana, NUNCA estuvo supeditada a ningún censo, ni por supuesto recogida en documento alguno. Mucho menos, claro, desde 380 e.a. (Edicto de Tesalónica), porque entre otras cosas hubiese supuesto la condena a muerte del creyente.

Y no olvidemos que la devotio pagana no ha sido ni es cuestión de adscripción o linaje, sino de convicción y práctica, condición única y suficiente para determinar la filiación a un Culto. Cuestión diferente es su condición dentro del Culto y el modo por el que llegase a la misma.

image

De hecho, la investigación moderna y el mundo académico que estudia la supervivencia del Paganismo en las sociedades medievales y su relación con la Brujería, a través de la etnoarqueología y otras disciplinas, está empezando a tomar en consideración teorías también -que no exclusivamente- defendidas por Murray, como es el caso de Ginzburg o Condren y otros muchos historiadores que ya hemos citado una y otra vez… y que vamos a seguir citando.
Es más, es que ya son muy pocos los que niegan que la Brujería sea una prolongación del Paganismo ¡que no lo hace ni la propia Iglesia Católica! Y muchos de quienes lo hacen hoy en día no son historiadores, sino paganos… Lamentable.

Es que ya lo dicen los propios católicos:

Una consideración particular de estas manifestaciones paganas merece en nuestros días la brujería. Muchas veces se tiende a identificar la brujería con el satanismo, sin embargo, se trata de dos realidades completamente diferentes. La brujería corresponde al contexto de las religiones pre-cristianas, particularmente a los cultos de adoración a las fuerzas de la naturaleza, y por lo tanto no se encuentra ligado en su origen a los conceptos de bien y mal propios del cristianismo. Claro que en los primeros siglos del cristianismo, durante su proceso de expansión, los cristianos se encontraron con estos cultos de la naturaleza, sus sacerdotes y prácticas, y debieron dar respuesta a ellos. El principio de razonamiento fue sencillo: los cristianos no conocen otro poder que el poder de Dios; todo lo que no provenga de Dios solo puede provenir de su adversario, el demonio. Por lo tanto, quienes invocan un poder que no es el poder de Dios, invocan el poder de los demonios y por lo tanto son adoradores del demonio. Este razonamiento llevó a considerar a todos los seguidores de los sacerdotes que adoraban las fuerzas de la naturaleza como por ejemplo los druidas y las brujas del centro de Europa como adoradores de Satanás; y a sus cultos, como cultos satánicos. Así comprendió a la brujería la Inquisición tanto en regiones católicas como luteranas y anglicanas; a punto tal que algunos autores han llegado a afirmar en su momento que en realidad la brujería era solamente una consecuencia (“invención” dijeron algunos) del accionar de la Inquisición. Sin embargo, estas creencias están muy lejos de las que describimos en el apartado anterior y desde sí mismas nada tienen que ver con la adoración del mal. No se debe confundir la adoración de Satanás con la adoración de las fuerzas de la naturaleza propia de las religiones europeas pre-cristianas. En estos términos los sacerdotes y sacerdotisas de los antiguos cultos europeos pre-cristianos de la naturaleza genéricamente llamados brujos y brujas, fueron considerados adoradores de los demonios por invocar fuerzas distintas de las del verdadero Dios a los ojos de los cristianos. Ahora bien, estrictamente hablando, estos brujos y brujas no pueden ser considerados satanistas en los términos que precisáramos antes. Dentro de este concepto de Brujería como culto a las fuerzas de la naturaleza, y brujo/a como el sacerdote o sacerdotiza de estos cultos, contemporáneamente podemos encontrar a la Wicca, el neodruidismo y otros movimientos semejantes que se caracterizan por celebrar el ritmo de las estaciones del año y otros fiestas de la naturaleza.[3]

Que nos digan si es que como Murray está -parcialmente- desacreditada, las Homilías Anglosajonas de Elfrico son un plagio moderno, y puesto que como esta antropóloga no pudo demostrar sus teorías, Julius Pokorny inventó el término en su afamado léxico de indoeuropeo (Indogermanisches Etymologisches Woerterbuch, escrito en 1959 y aún actualmente manual de cabecera para el estudio de la etimología indoeuropea). Y si no pueden refutarlo, que nunca lo hacen, que expliquen por qué lo silencian y no dicen la verdad.

¿Es o no cierto que Elfrico identifica la Wicca como las prácticas del paganismo que renombra con el nombre de Brujería? SÍ o NO.

¿Es o no verdad que Pokorny cataloga el término Wicca como una raíz indoeuropea vinculada a una práctica religiosa? SÍ o NO.

Creo que las preguntas son claras, sencillas y resolutivas. Si la respuesta es sí, es cierto que la Wicca es la Vieja Religión Europea. Si la respuesta es no, efectivamente no podemos ver en la Wicca una vieja religión. Caso a parte, será que exista una Corriente Wicca con un linaje ancestral. Y abundando en esto, querer vincular el origen de la Wicca con la existencia de UNA de sus corrientes históricas (Británica), en concreto la que develara a mediados del siglo pasado Gerald B. Gardner.

¿En qué se basa entonces el autor, tal y como afirma, que la Wicca “puede” decirse que nace en los años 50 del siglo pasado? Pues ni más ni menos que en eso, en que puede (!).

¿Y los argumentos para desvincular la Brujería del Paganismo? Que las teorías de Murray estén desacreditadas y Cunninghan veía más el uso de fuentes tradicionales que la “revelación” de ritos milenarios y no entendiese la Wicca como un Culto ancestral. Bien, ya sabemos la OPINIÓN de  Cunninghan ¿y la historia? ¿Y el hilo argumental, las pruebas, por qué? ¿Es en esto que basa su afirmación?

Ahora que sabemos lo que dice Cunninghan y el autor de este artículo, recordemos lo que también dicen algunos de los muchos historiadores que al parecer carecen del crédito necesario o la solvencia para tenerse en cuenta por quien se postula como wiccano solitario (ecléctico):

▪ “La «caza de brujas» perseguía la liquidación de las últimas supervivencias del «paganismo», es decir, en esencia, de los cultos de la fecundidad y los argumentos iniciáticos. El resultado de todo ello fue el empobrecimiento de la religiosidad popular y, en determinadas zonas, la decadencia de las sociedades rurales[4].

▪ “Pero a veces la actividad homosexual femenina se relacionaba con rituales paganos que habían sobrevivido a la cristianización de Rusia; las mujeres que practicaban la homosexualidad se llamaban ´abuelas que insultaban a Dios´ y se les acusaba de rezar a los malos espíritus. La brujería también se relacionaba con el paganismo, pero no se identificaba de una manera especial con las mujeres[5].

▪ “En España, y por lo que respecta a las repercusiones de la Reforma Católica en la religiosidad popular, el trabajo pionero y casi único de Christian es claro en sus conclusiones103. La Reforma Católica se limitó como mucho a corregir los excesos, pero no eliminó la religión ´popular´104. En esta línea, para Augustin Redondo, a pesar de la actividad incesante desarrollada por la Iglesia tras Trento, no se produjo una transformación rápida de las mentalidades, que siguieron manteniendo, especialmente en las comunidades rurales una visión mágica del mundo105. Para Mantecón el Concilio, y ´su propuesta social y cultural […] triunfó al imponer un calendario festivo y un ritual religioso en la sociedad, pero no logró erradicar las prácticas sociales concretas que caracterizaban la cultura y la religiosidad popular. Las cristianizó formalmente, sin conseguir suprimir expresiones conflictivas o sexuales que emanaban desde dentro de la propia sociedad. De esta forma, el programa contrarreformista de control social estudiado por J. Bossy, quedó en proyecto´[6].

▪ “Es cierto que entre los practicantes de la magia rural no dejaba de ser común la invocación a ciertos espíritus, ya fueran expresión de fuerzas mágicas, antiguos dioses paganos, ánimas de los antepasados o incluso santos. Pero la nueva versión eclesiástica, según la cual se definía la brujería precisamente por el pacto con el Demonio, debe relacionarse más con la evolución de la propia Iglesia que con el pretendido cambio de las creencias y prácticas populares. Dentro de esta evolución puede comprenderse mejor la atribución de pacto demoníaco, no sólo a los magos cultos y a los herejes, cuyas doctrinas podían suponer una fuerte competencia a las enseñanzas de la Iglesia, sino también a cualquier conducta no controlada directamente por sus representantes. Para justificar la actuación sobre los medios rurales, donde todavía quedaban tantos restos de creencias paganas, tantas formas diferentes de interpretar lo sagrado, tantos ritos, tantos seres por quienes la mayoría de la población sentía un respeto especial, mezcla de admiración y temor, se llegó a inventar una nueva herejía: la brujería, tal y como la interpretaron quienes la definieron. Constituía ahora, en su opinión, un sistema de ideas opuesto al cristianismo y basado en la ayuda de Satanás (termino que, en griego significa precisamente el adversario.). De este modo, la brujería llegó a ser considerada como el crimen más grave de todos cuantos puede cometer el ser humano. Tal afirmación se basaba siempre en la supuesta vinculación con el Demonio por parte de quienes eran acusados de brujos. Y la justificación jurídica aducida era que la brujería reunía en uno otros tres tipos de delitos: herejía (el más grave, por la alianza con el Demonio), apostasía (ya que el brujo renunciaría a su fe para sustituirla por una nueva fe en el Diablo) y blasfemia (pues los ritos demoniacos constituían la más grave afrenta a Dios)[7].

▪ “Por lo que respecta a los cultos paganos se vieron abocados a la privatización o el ocultamiento. Así la destrucción de edificios paganos generó a su vez la posterior caza de brujas y de magos que en otras circunstancias, al menos una parte de ellos, no hubieran pasado de ser considerados como simples ejecutores de ritos paganos.[8]

image

Entiendo que está tan claro en la comunidad académica que particularidades al margen, sí que hubo una subsistencia de la Vieja Religión hasta la Edad Moderna, que los “puede” y las opiniones sobran y no es temeridad ni frivolidad reconocerlo, sino un derecho fundamentado que el miedo al ridículo o al descrédito nos ha impedido defender, por lo mismo que el interés o la comodidad ha invitado a muchos relegarlo al ámbito de lo anecdótico.

… Pero lo más llamativo de este artículo es que dicho lo anterior, casi podría suscribir la gran mayoría de lo que dice a continuación. Vamos, que aporta un planteamiento bastante alejado del eclecticismo, da claves sobre el recorrido histórico a seguir y plantea valores a mi humilde entender sensatos.

Con todo, decir que una religión que se sabe existía hace 6000 años, que conocemos era practicada por los pueblos indoeuropeos, que en la Edad Media se conoció como Brujería, la práctica de la Wicca (Witchcraft), que conserva patrones arcaicos y ritos ancestrales (liturgia, calendario,  tradiciones) como la Circumambulatio (disposición circular del espacio sagrado), la Rueda del Año (sacralización de los tiempo y de los Ciclos Vitales), el Gran Rito (Hierogamia), el Culto a los Antepasados y a la Naturaleza, etc., que afirmar que la más antigua manifestación religiosa de Europa no puede considerarse como la “Vieja Religión”, más que una opinión empieza a indicar que hay gente bastante nerviosa y preocupada, tratando de evitar que se sepan estos datos y a lo peor que se difundan hasta el punto que no puedan ignorarse.

©Fernando González
_______________________________
1. http://wiccasolitario.mex.tl/924206_Wicca-como-se-debe.html

2. Rosa Sanz Serrano. Doctorada “Cum Laude” en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid.” Catedrática de Historia Antigua de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid. Hispania, el Imperio y los Bárbaros. Aspectos generales de una investigación interdisciplinar, pág. 245).

3. Oscar Gerometa. Bachiller en Teología egresado de las Facultades de Filosofía y Teología de la Universidad del Salvador de Buenos Aires, Argentina. Dirige “Informe  sobre Sectas”. Fuente: Catholic.net y ésta de Informe sobre  Sectas.

4. Mircea Eliade. Doctorado en Filosofía  y Catedrático de Historia de las religiones en la Universidad de Chicago. Historia de las creencias y las ideas religiosas. V. III, 306. LA «CAZA DE BRUJAS» Y LAS VICISITUDES DE LA RELIGIOSIDAD POPULAR, pág. 293.

5. Merry E. Wiesner-Hanks. Profesora Distinguida y Jefa del Departamento de Historia de la Universidad de Wisconsin-Milwaukee, Coordinadora del Programa de estudios comparativos de las religiones. Cristianismo  y Sexualidad  en la Edad Moderna. La regulación del deseo, la reforma de la práctica. De Sex and Society the Orthodox Slavs, 900-1700, lthaca, Cornell University Press, p. 204.

6. Jesús M.ª Usunáriz Garayoa, Doctorado en Historia. Profesor de Historia Moderna de la Universidad de Navarra. Los estudios sobre religiosidad popular en la España Moderna en los últimos veinticinco años. pág. 37.

7. María Tausiet Carlés. Doctora en Historia por la Universidad de Zaragoza, especializada en 2 Medieval y en el estudio de la brujería, la posesión demoníaca y la magia urbana. Doctorada “Cum laude” por unanimidad por su Tesis “Brujería y superstición en Aragón en el siglo XVI Ponzoña en los ojos”. Brujería y superstición en Aragón en el siglo XVI. págs. 41, 42.

8. Rosa Sanz Serrano. Doctorada Cum Laude en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Catedrática de Historia Antigua de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid. La destrucción de centros de culto paganos como forma de persecución religiosa en la Península Ibérica. Arys, Vol. VI, Antigüedad: Religiones y sociedades.

¿QUÉ DIRÍAMOS SI…?

 

image

¿Qué diríamos si nos llega este mensaje a nuestro muro

Muy sencillo, así por de pronto que es una afirmación PROFUNDAMENTE IMBÉCIL, sin base intelectual, conocimiento científico ni asertividad ninguna, que fomenta el odio y no sólo el homófobo, sino el religioso también, y que utiliza una cualidad humana y naturalmente INTRÍNSECA como arma arrojadiza, con la intención de lesionar la dignidad o credibilidad de terceros. Máxime cuando agrede a un colectivo de personas, que como muy bien sabemos sufren persecución y asesinatos en muchas partes del mundo y precisamente más, por quienes se revisten de lo religioso para justificar sus complejos y sin duda represiones.

¿Qué diríamos si este mensaje fuese cabecera de una Confesión religiosa legalizada por el Estado?

Evidentemente, que el Estado debe proceder de oficio contra quienes promuevan desde Entidades legales afirmaciones de odio. La Administración de Justicia no puede consentir que por muy religiones que sean, se ampare nadie en un reconocimiento legal para agredir los Derechos Fundamentales de ninguna persona y colectivo.

Pero ¿qué diríamos si esta publicación la hubiese compartido en su página oficial, una Confesión religiosa que se identifica como PAGANA?

De entrada releerlo para dar crédito, hacer una captura de pantalla para reflexionar una vez pasen sorpresa e indignación y respirar tres veces antes de responder. Dicho y hecho.

Aunque esta inesperada situación exige ir un poco más allá, y partiendo de sumar las respuestas anteriores, añadir que es bochornoso, de vergüenza ajena y deleznable contemplar que personajes DISFRAZADOS de paganos, puedan hacer apología de la homofobia, alardear de la ignorancia más supina y llegar al extremo de comprometer el buen nombre de muchos, con provocaciones estúpidas y peligrosas que bordean la legalidad.

Y ahora sí, repito el mensaje todo junto para que no haya dudas de mi respuesta.

Frente al comentario compartido en la página oficial de una Confesión religiosa que se dice a sí misma Pagana, y que transcribo:

“LA HOMOSEXUALIDAD ES ANTINATURA, COMO LO DEMUESTRA EL HECHO QUE NO HAY NINGÚN ANIMAL HOMOSEXUAL. LO QUE SÍ HACEN MUCHOS ES IR A MISA”
(Fin de la cita)

Desde la Confesión religiosa a la que representó DIGO:

▪ Que es una afirmación PROFUNDAMENTE IMBÉCIL, sin base intelectual, conocimiento científico ni asertividad ninguna, que fomenta el odio y no sólo el homófobo, sino el religioso también, y que utiliza una cualidad humana y naturalmente INTRÍNSECA como arma arrojadiza, con la intención de lesionar la dignidad o credibilidad de terceros. Máxime cuando agrede a un colectivo de personas, que como muy bien sabemos sufren persecución y asesinatos en muchas partes del mundo y precisamente más, por quienes se revisten de lo religioso para justificar sus delirios, complejos y sin duda represiones.

▪ Que el Estado debe proceder de oficio contra quienes promuevan afirmaciones de odio desde Entidades legales. La Administración de Justicia no puede consentir que por muy religiones que sean, se ampare nadie en un reconocimiento legal para agredir los Derechos Fundamentales de ninguna persona y colectivo.

▪ Que es bochornoso, de vergüenza ajena y deleznable, contemplar a estas alturas cómo personajes DISFRAZADOS de paganos, puedan hacer apología de la homofobia, alardear de la ignorancia más supina y llegar al extremo de comprometer el buen nombre de muchos, con provocaciones estúpidas y peligrosas que bordean la legalidad.

En fin, los clásicos ya describían como “imbecilla aetas” la bisoñez y creo que no hay mejor ejemplo que el denunciado hoy aquí. Lo triste es que tengan la potestad de comunicar “en nombre de”, personas inmaduras y sin referencias intelectuales que avale lo que dicen, y lo peor es que me temo ejerzan de voceros de quienes más parece que se hayan teñido de canas, que merecerlas.

Los Cultos Paganos, sin excepción, somos respetuosos con la condición humana, con la Naturaleza y la libertad de creencias, y por eso exigimos RESPETO, EDUCACIÓN y DERECHOS, y nunca hemos utilizado la verborrea demagógica e ignorante del fundamentalismo más rancio, para atacar a quienes no compartan nuestros credos.

Ya tuvimos a unos que hace casi 2000 años nos dijeron aquello de: “el que no está conmigo, está contra mi”, y sabemos en lo que acabó; como sabemos y nos juramos no volver a caer en los mismos errores.

Hoy, los hay que siguen jugando con fuego por una necesidad me atrevería afirmar que enfermiza de notoriedad, que hacen suyo el mensaje bíblico que arrasó Europa y no entienden que no estar con ellos, no significa que estemos contra nadie, sino que no estamos… ah, ni que nos esperen.

¡MÁS PEDAGOGÍA Y MENOS ESCAPARATE!

Fernando González
Kobalkores Bintoi monati
Confesión religiosa Wicca Celtíbera

image

Desde Wicca Celtíbera queremos responder a las afirmaciones que ha vertido este grupo de comunicación, especialmente LA GACETA los días 25 y 27 de noviembre de 2015, por lo que entendemos una agresión a nuestra libertad religiosa[1].

En su afán indisimulado por defender la vuelta del Confesionalismo y la exclusividad del Catolicismo en la vida pública española, vemos cómo INTERECONOMÍA llega cada vez más lejos, mucho más si a la vez puede “culpar” o relacionar a partidos políticos e ideologías no afines, de escarceos poco “piadosos” con el Paganismo.

Su campaña juega a matar dos pájaros de un tiro: por una parte, asustan sobre que tal o cual ideología lleve de nuevo la filosofía pagana al poder en perjuicio de la cristiana, y por otra amenazan sobre el peligro del Paganismo como religión practicada por gente malvada.

Aunque respetamos profundamente la libertad de prensa, queremos hacer uso de nuestro derecho a réplica, siquiera testimonial, porque entendemos irresponsable utilizar la religión para enfrentar a la sociedad, jugar a equivalencias siniestras y culpar después a las coincidencias históricas de lo que creemos es un uso torticero de la información.

Vincular Solsticio de Invierno con Nazismo para estigmatizar Municipios con propuestas festivas no católicas en Navidad, tiene tanto recorrido como culpar a Andorra, Francia y España de equivalencias nazis al promover el Solsticio de Verano (festividad igual de relevante para el nazismo) en detrimento de la Noche de San Juan, por haber conseguido que la UNESCO declare la Fiesta del Fuego del Solsticio de Verano en los Pirineos Patrimonio de la Humanidad, tal y como recogió ABC el pasado día 2/12/2015:

Estas fiestas se celebran todos los años cuando el sol está en su cenit. Por la noche, los habitantes de los diferentes pueblos del Pirineo andorrano, español y francés portan sus antorchas desde las cimas de las montañas para encender piras de construcción tradicional. Para los jóvenes, el descenso de la montaña es un ritual que significa la transición de la adolescencia a la edad adulta. Durante la celebración de la fiesta se llevan a cabo danzas folclóricas y comidas populares.[2]

¿Podemos -con perdón- afirmar entonces con el mismo cuajó de estos señores, que Mariano Rajoy quiere cambiar la Noche de San Juan por el Solsticio de Verano? ¿El PP fomentando fiestas que celebraban los nazis?

Como hemos leído, esta iniciativa ni tan siquiera es original y por supuesto carece de un patronazgo ideológico concreto, sino que siguiendo el ejemplo anterior que suponemos en ambas Ediles, busca la participación mayoritaria de ciudadanos en un encuentro integrador.

Que muchas personas, grupos o ideologías tengan sus creencias es natural, ese no es el problema. El error está, particularmente llegados al poder, en tratar de imponerlas y gobernar como si no hubiese otras.

Pero volviendo a su juego de las equivalencias ¿qué no hubieran dicho entonces, si por ejemplo los paganos hubiésemos realizado un rito en Ulaca, agradeciendo a los Dioses haber salvado a Hitler de morir en un atentado? ¿Cómo lo hubiera presentado LA GACETA?

Quizá como no fue ningún Druida, Godhi o Wiccano quien lo hizo, sino el Cardenal Arzobispo de la Iglesia Católica, Michael Faulhaber, haciendo tocar las campanas de la Catedral y ofreciendo una misa de tedeum, este dato, tan objetivo como cualquier otro, se les ha debido pasar por alto. De ser mal pensados creeríamos que intentan ocultarlo:

“[…] tras el fallido atentado del 8 de noviembre, el cardenal Faulhaber celebró una solemne misa en acción de gracias en la  Iglesia de Nuestra Señora de Munich y, juntamente con todos los obispos bávaros, felicitó  a Hitler por haberse salvado.[3]

Esperamos que ningún católico se sienta aludido, porque como se puede apreciar por el hecho, nosotros no juzgamos la naturaleza de esta misa solemne por Hitler, nos limitamos a señalar que debió ser tan querido por la Iglesia Católica que sus máximos jerarcas agradecieron a su Dios salvar la vida a Hitler como consecuencia, claro, de su intervención Divina…

No sabemos si habrá quienes quieran creer que el rito de la misa católica, por hacerse en honor de personas y regímenes totalitarios, deba relacionarse. A lo peor en INTERECONOMÍA sí, o al menos eso podemos deducir por su fijación a dar cuenta de estas equivalencias cogidas al “azar”… y huelga decir que la Iglesia Católica de amoríos con dictadores y genocidas tiene muchas “coincidencias” que callar.

Sostienen que: “La ultraizquierda contemporánea está apuntando de manera directa contra la identidad popular real para construir, si quiera sea en la letra de los boletines oficiales, una identidad nueva”. Ver en la “ultraizquierda” un plan para sustituir los Cultos Nativos Paganos en lugar del Catolicismo como “Religión de Estado”, es creernos imbéciles a todos nosotros.

Insinuar que devolver al espacio público el Solsticio de Invierno atente contra la “identidad popular”, porque una religión de Oriente Medio que nos fue impuesta como única durante el último milenio, es la que define nuestra identidad religiosa de decenas de miles de años de historia, es llevar demasiado lejos la interpretatio christiana.

Unas Tradiciones que como muy bien dicen, son tan nuestras como pan-europeas. No olvidemos que la Península Ibérica tiene una historia religiosa, muy rica por cierto, antes del Cristianismo. Como testimonio vivo de un “identidad real”, ahí tenemos al milenario Templo celtíbero de Sekaiza (Segeda, Zaragoza), lugar de celebración de Solsticios y Equinoccios, como explica Gabriel Sopeña: “Los celtíberos contaban el tiempo por noches, y no por días, pero eso no significa que no veneraran al sol… Sabemos que para ellos los solsticios y equinoccios eran muy importantes, y que tenían ritos y celebraciones para esas fechas“.[4]

Asimismo, hacernos creer que sientan amenazado el ¿derecho? que ya no tienen de proteger la exclusividad de su religión en un espacio aconfesional, es cuanto menos ridículo. Ni que la mujer se haya emancipado castra al hombre, ni que el homosexual se case impide que lo haga un heterosexual, ni que en Navidad se enciendan hogueras evita que se pongan belenes.

Dice LA GACETA que Ada Colau en Barcelona quiere cambiar la Navidad por el Solsticio de Invierno, lo mismo que Manuela Carmena pretende en Madrid hacerla “multicultural”, pero la realidad es que no hay nada que cambiar ni hacerla más plural de lo que ya es, y no hay que hacerlo fundamentalmente por un motivo: Porque la Navidad propiamente dicha es el Solsticio de Invierno y la Navidad Católica una copia de esta Celebración ancestral.

Todas estas celebraciones propias del Solsticio de Invierno, van más allá del Natalicio, aportan una riqueza incuestionable y forman parte intrínseca de lo que hoy entendemos como Navidad. Una prueba de ello son las tradiciones relacionadas con las Kalendas de Enero.[5]

El grueso de su queja, lo exponen afirmando que: “La interpretación de la Navidad como “solsticio de invierno” es una pedantería decimonónica que surgió en el ámbito del nacionalismo “völkisch” alemán. Se trataba de reconstruir la singularidad identitaria germánica frente al peso de lo “romano”. La iniciativa nunca fue mayoritaria, pero pasó al acervo folclórico del nacionalismo y conoció un cierto apogeo durante el nazismo, que lo incorporó a sus liturgias populares. El movimiento “völkisch” fue una rama del nazismo y, si bien nunca tuvo un peso político real, sin embargo sí ejerció una cierta influencia en el intento -típicamente totalitario- de reconstruir la cultura social y la vida cotidiana de la gente. El régimen, no obstante, constató que le resultaba más práctico nacionalizar la religiosidad popular a través de la Iglesia Evangélica (luterana), que no opuso gran resistencia a la iniciativa. Algo semejante ocurrió en la Unión Soviética, donde el régimen trató de sustituir la Navidad por la fiesta revolucionaria del Año Nuevo, con éxito muy limitado.”

Miren Uds., para pedantería ¡la de su Santo Padre!

Y digo bien, que no solo somos nosotros los paganos y la misma historia, sino Juan Pablo II, el que reconociera públicamente y con Bendición Apostólica final, que la Navidad cristiana viene del Solsticio de Invierno y de la Fiesta del Dies Natalis Solis Invicti:

La fecha del 25 de diciembre, como sabéis, es convencional. En la antigüedad pagana se festejaba ese día el nacimiento del Sol invicto, y coincidía con el solsticio de invierno. A los cristianos les pareció lógico y natural sustituir esa fiesta con la celebración del único y verdadero Sol, Jesucristo, que vino al mundo para traer a los hombres la luz de la verdad.” (la negrita es mía)[6]

Por cierto ¿podría alguien explicarnos cómo es posible que siendo el nacimiento de Cristo una festividad copiada y superpuesta a otras más antiguas como el Solsticio de Invierno, haya podido el Solsticio de Invierno “suplantar” el nacimiento de Cristo?

image

Extraño es no haber leído nada en sus artículos de la “Guía Heimatwerk[7]. Puede que tenga que ver que en este manual de la Navidad Nacionalsocialista de 1937, hablan del Arcángel San Gabriel, Cristo, la Virgen María, etc., mezclando conceptos cristianos y paganos y, claro, eso daría al traste con el juego de analogías perversas que pretenden destacar.

Es que aunque solo fuese porque el cristiano Filocalo (Philocalus) aún reflejaba en su calendario en 354 e.a., el 25 de diciembre como el Natalicio del Sol, Mitra y Cristo, ya es para no tomarse con sorna que estas fiestas sobrevivieran, pero quizá si avanzamos al siglo VI nos sirva el testimonio de un testigo de excepción: el Papa León Magno en 541 e.a., reprochaba a los cristianos que entraban a la Basílica de San Pedro para celebrar la Misa de Navidad, volverse al Sol inclinando sus cabezas según el rito pagano del Natalis Solis (Leo Magno. Tract. 27, 4):

Lo cual (hacen) también algunos cristianos, quienes creen obrar religiosamente de tal manera, que antes de entrar en la Basílica de San Pedro, dedicada al Dios Único y verdadero, habiendo subido por la escalinata por la que se asciende a la parte más elevada del pórtico superior, se inclinan volviendo el cuerpo hacia el sol naciente y doblan las cervical en honor del brillante disco. Nos consumimos y nos dolemos, porque en parte se hace por culpa de la ignorancia, parte por conservarse el espíritu del paganismo; porque aunque quizá algunos veneran antes bien al Creador de la hermosa luz más que a la misma luz, que es una criatura, sin embargo es preciso abstenerse de la apariencia de esta práctica; pues si la cual se halla entre los nuestros por uno que haya dejado el culto a los dioses, ¿acaso no retendrá para sí como probable esta parte de la vieja creencia, que viese que era común a cristianos y a paganos?[8]

Dice LA GACETA: “¿Tiene sentido celebrar hoy el “solsticio”? La verdad es que, en el terreno de los hechos, la sociedad de consumo ha sido mucho más eficaz que el nacionalismo o el comunismo a la hora de destruir el sentido religioso tradicional de la Navidad. En esto, como en tantas otras cosas, el capitalismo ha sido un eficiente aliado del nihilismo. Deshecho el sentido religioso de la Navidad, cualquier cosa cabe: el solsticio de Colau, la multiculturalidad de Carmena o mañana, por qué no, la Solemne Fiesta Municipal de los Barómetros Descendentes. Con todo, no deja de ser una pedantería, a estas alturas, consagrar una fiesta a un acontecimiento astronómico. Desde que conocemos el movimiento del sistema solar, los solsticios han perdido mucho interés y son algo así como los cumpleaños a partir de los 40: ya sabemos que pasan todos los años y cada vez hay menos razones para alegrarse.”

Es una completa majadería pretender que la celebración del Solsticio de Inverno, por ser de origen precristiano, haya perdido el sentido religioso. Es más, no es que el Paganismo deshaga el sentido religioso de las fiestas, sino que le devuelve el sentido original.

Incorporar al espacio público una Festividad Tradicional Indoeuropea lo único que ha destruido es el velo que la ocultaba, y no es potestad de un Ayuntamiento recuperar o mantener rito alguno ni tampoco atentar contra otros, sino garantizar el derecho de celebrarlos todos.

Quizá sea pedante celebrar a estas alturas un rito mágico-religioso vinculado a un Ciclo astronómico, pero no menos que defender la virginidad de la madre de Jesús.

Dicen: “¿Cree realmente Ada Colau en la simbología mágica del solsticio? Cuesta imaginar a la alcaldesa entrando en trance a partir del 20 de diciembre y, así concentrada, venerar el renacimiento simbólico del sol […]”

Ada Colau no tiene por qué creer nada, porque como Alcaldesa lo único que necesita es RESPETAR, una palabra que por lo que leemos les supera a Uds. No se a los demás, pero a mi me costaría tanto imaginar a la Sra. Colau en trance durante el Solsticio de Invierno, como extasiada creyendo que con ingerir una “galleta” esté tragando un trozo -a elegir- de alguien muerto hace 2000 años.

Aunque seamos prudentes, no condenemos esta polémica con el genial y sarcástico final juliano de: “mi razón ha escuchado vuestra sinrazón…”, y coloquemos a cada lado de la balanza lo que ha aportado el Paganismo y lo que ha aportado el Cristianismo a las tradiciones y costumbres navideñas. Salimos nosotros:

▪ El cálculo astronómico. El calendario. La relevancia de la fecha. La santificación de la fiesta. La alegoría Nacimiento-Dios-Sol. El embarazo de una virgen. La celebración del Natalicio. El nacimiento en una cueva o lugar sobrio. La Natividad del Hijo de Dios. La representación del Dios que nace como Niño Divino. La adoración de los Magos. La anunciación por una estrella. La Celebración del Año Nuevo. El cese temporal de la actividad pública. El sentimiento de perdón y fraternidad. La entrega de obsequios y regalos. Las vacaciones escolares. Los ágapes, visitas y reuniones familiares. La paga extraordinaria. Los aguinaldos. La decoración típica de las casas. El Árbol de Navidad. Los cánticos navideños. Los Dulces y mazapanes. El roscón. La Lotería…[9]

En fin, queda en su tejado que nos ilustren con las costumbres propias del Cristianismo que hayan aportado a la Navidad.

No quiero terminar esta crítica sin desearles de todo corazón y al más puro estilo pagano (strenae), un Propicio Solsticio de Invierno… “para que pase el sabor amargo de las cosas y que el año que empieza sea dulce[10]

©Fernando González
___________________________________
1.- http://www.gaceta.es/noticias/ada-colau-quiere-celebrar-solsticio-invierno-los-nazis-25112015-2032

http://gaceta.es/noticias/solsticios-navidades-pedanterias-totalitarias-27112015-0803

2.- http://www.abc.es/espana/aragon/abci-espana-cuarto-pais-mundo-mas-tradiciones-patrimonio-humanidad-201512021038_noticia.html?ref_m2w=http://m.facebook.com

3.- Karlhein Deschner. La Política de los Papas en el Siglo XX, v. II, pág. 38.

4.- Declaraciones de Gabriel Sopeña a raíz del descubrimiento del Templo celtíbero de Segeda, en el diario Heraldo de Aragón: MARIANO GARCÍA. Zaragoza 24/06/2009.

5.- Para saber más:

https://wiccaceltibera.wordpress.com/2013/11/20/anno-domini-vs-annum-nouom-faustum-felicem/

6.- Juan Pablo II. AUDIENCIA GENERAL, 1. Miércoles 22 de diciembre de 1993:

https://w2.vatican.va/content/john-paul-ii/es/audiences/1993/documents/hf_jp-ii_aud_19931222.html

7.- http://www.abc.es/cultura/20141217/abci-navidad-nazi-guia-hitler-201412171106.html

8.- Yelo Templado, A. SUPERVIVENCIA DEL CULTO SOLAR EN LA ROMA DE LEÓN MAGNO, pág. 243)

9.- Sobre una buena muestra de costumbres y tradiciones de pueblos y culturas dispares que festejan el Solsticio de Invierno:

http://dunailline.org/2015/12/05/solsticio-para-dummies-dedicado-al-ultimo-bastion-libertario-enfrentado-a-un-mundo-nazi/

10.- Jesús Callejo, Fiestas sagradas, Edaf, Madrid, pág.67.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.723 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: