Posts Tagged ‘Iglesia Católica’

​El pasado 31 de octubre de 2016, el Diario LA RAZÓN publicó un artículo de José María Zavala, titulado: “Halloween y el satanismo moderno[1]. He de decir, que en principio no dejaría de ser un artículo más de los muchos a los que los lobbies cristianos nos tienen acostumbrados en estas fechas, uno de tantos que hubiese pasado sin pena ni gloria, si no fuese por la inmoralidad explícita de algunas de sus afirmaciones, inducidas por préstamos, qué duda cabe, que los católicos han adaptado a su viejo discurso de aquellas memeces pseudo-históricas, con las que el Evangelismo agredía a los paganos allá por el siglo XIX: discursos tan pretendidamente sofisticados, como profundamente imbéciles.

Planteamientos indecorosos los que le guían, puesto que no hay excusa que justifique, por ser el autor persona leída, no ya la ignorancia, sino la necedad con la que trata el asunto, máxime si al estar respaldado por un medio de comunicación prestigioso, induce públicamente al odio y al miedo con equivalencias perversas o absurdas, agrediendo la libertad religiosa de terceros y cuestionando unas tradiciones inherentes a esta fecha que el Cristianismo, desenmascarada la falsa patente que presumía poseer, se muestra incapaz de respetar hasta el extremo de llegar a la impúdica determinación, de querer popularizar ¡de nuevo! una celebración paralela a SamhainHolywins [2], con el único objetivo de atraer a los niños con más patrañas, hacia una festividad que buscan desesperadamente desarmar otra vez de su sentido, para evitar que se consolide la recuperación de la Fiesta precristiana que fue, que nunca dejó de ser.

Por eso, cuando en defensa de esta farsa que ahora rebautizan como Holywins, se defienden con su característico buenismo jesuita, ese que sabemos que cuando te soban el “lomo” no buscan cariño sino “medir”, ha de ponernos sobre aviso: “Aseguran desde la Iglesia que no quieren «enfrentamientos» con la tradición celta de «Halloween», que curiosamente ha llegado a España vía Estados Unidos, y que sólo quieren que los más pequeños conozcan el valor de lo propio. Así lo cree en la provincia de Valladolid, la parroquoa de San Miguel Arcángel de Villalón de Campos, en cuya fiesta, que comenzó el pasado fin de semana y se prolongará hasta este jueves, ha incluido un mercado de artesanía, un festival de teatro, un concurso, un desfile y hasta un «photocall» de disfraces en la víspera de Todos los Santos.[3]

Es cuanto menos hipócrita, que vengan a estas alturas a decirnos que no está en el ánimo del Cristianismo enfrentarse a las tradiciones paganas (!), y que lo digan los mismos que han censurado, condenado, prohibido, castigado, suplantado, plagiado y tergiversado ad infinitum todas y por supuesto esta celebración ancestral (Samhain), para lavar el cerebro de unos pueblos que se negaron a perder su esencia, que se niegan aún hoy, siquiera inconscientemente, a olvidarlo (Halloween), frente a un cristianismo que pretende seguir engañándoles con más triquiñuelas (Holywins).

Si cualquier Culto pagano, decidiese pintar de verde la hostia católica y celebrar la Eucaristía tal cual (epíclesis incluida), aduciendo que no es un rito cristiano y que la Iglesia no debería sentirse agraviada porque la hostia tiene otro color ¿qué no diría la Conferencia Episcopal? [4]

Lo primero que llama la atención, es que identifiquen directamente Halloween, con Samhain, cuando sabemos que Halloween no deja de ser el resultado de una deformación cristiana, de la parte ociosa de un rito religioso mucho más complejo. Halloween no es una fiesta celta, sino lo que ha sobrevivido en la cultura popular bajo supervisión cristiana, de una parte de una fiesta celta, que tras la aconfesionalidad de los países occidentales se acabó mundanizando, y que aunque lo parezca, no es lo mismo que la Festividad ancestral propiamente dicha.

Digo que Halloween y Holywins son la misma cosa, porque lo son, porque tienen el mismo propósito. Aunque las formas se hayan paganizado y paulatinamente se esté volviendo al origen, que la parodia se llame Víspera de Todos los Santos o los Santos Vencen, no quita una coma al hecho y la intención del plagio, salvo, quizá, que esta vez recurren a un término que provoca por sí mismo el enfrentamiento ¿A quién vence? ¿Qué “enemigo”, sino las otras religiones? Pues eso. Y digo más, efectivamente, que no sólo la santidad, sino también LO SAGRADO, VENCE (sic); y es precisamente por eso, que esta celebración está volviendo al origen de donde se desgajó, a Samhain, una Festividad Sagrada entre los Pueblos Celtas

Por cierto y sin ánimo de polemizar ¿qué es “lo propio” del Cristianismo en Samahin? ¿el Culto a los Muertos, el Culto a los Ancestros, la Idolatría, la fecha, el motivo, la causa…? Porque nada de esto es propio del Cristianismo, sino del Celtismo, de donde nace la Celebración. Y aunque desmentir que Halloween no llegó aquí desde USA no toca hoy, Magosto habemus, que insistan con la misma cantinela, solo demuestra que repetir la falacia una y mil veces, responde al mismo objetivo.

Una estrategia claramente visible en el artículo del Sr. Zavala, que intenta llevarnos al temor, el rechazo y la desafección hacia esta festividad y a lo que representa, a desnaturalizarla, por considerarnos tan descerebrados como para “tragarnos” toda la basura pseudo-histórica que nos quieran vender. Esta no es una cuestión de opinión ni de fe, sino de honestidad. Al menos la Conferencia Episcopal Portuguesa, tuvo los arrestos de prescindir oficialmente de Todos los Santos, como festivo del Calendario [5].

De entrada y como anécdota, veo tanto sentido vincular Halloween con Crowley, como Navidad con Torquemada. No puedo entender que el hecho de que una festividad, la que fuera, sea celebrada por quien fuese, deba destacarse como un hecho diferencial. Que un esoterista inglés del siglo XX, pervertido o puritano, se mostrase devoto de una de las Fiestas religiosas más importante del Paganismo europeo y antes de la Religión Celta, no demuestra que ésta le daba nada… y si la credibilidad o el respeto hacia una Fiesta, depende de quiénes la celebren después ¿los demócratas deberíamos rechazar el 1° de Mayo, porque tuvo un significado especial para Stalin? ¿bajo esta premisa, se salvaría alguna celebración? ¡Llamativo hubiera sido, en todo caso, que Crowley fuese devoto del Corpus! ¿Entonces, qué ha aportado Crowley a Samhain, que no tuviese ya? ¿qué ha añadido que porque no lo tuvo nunca, sobraría, de una Festividad Religiosa que se lleva celebrando miles de años antes de que él naciese?

Por otra parte, creer a día de hoy que un personaje mitológico del cristianismo (el Diablo), tenga algún significado o vinculación con una Festividad celta anterior en siglos, si no milenios, al Cristianismo, es despreciar la inteligencia de los lectores. Elevemos el nivel, por favor, y a ser posible más allá de una demagogia tan lamentable, como la que leeremos que utiliza el Sr. Zavala, para desprestigiar el Culto que han plagiado y pervertido precisamente aquellos a los que con tanta vehemencia ¿defiende? Que aquí el único “paladín”… a la taza.

Decir, pues, que “Aleister Crowley, considerado el hombre más perverso del mundo y apodado «La bestia 666», celebraba por todo la alto la Noche de los Difuntos”, es un absurdo en sí mismo, equivalencia ninguna y evidencia de nada.

Pero es aún peor, por obsceno, lo que dice inmediatamente después: “Volcado en el esoterismo perverso y sexual, Aleister Crowley se ganó a pulso ser considerado el hombre más perverso del mundo y el padre del satanismo moderno. ¿Sabían los lectores que este engendro de hombre, al que apodaban «La bestia 666», celebraba por todo lo alto la misma noche de Halloween que se festejará esta noche en multitud de hogares españoles y que tan terribles desgracias ha provocado en nuestro país, como la de las cinco jóvenes perecidas en el pabellón Madrid Arena, en 2012?

Tras leer esta bazofia, no es difícil entender a lo que me refería, como demagogia lamentable. Por una parte, cuestiona Halloween porque Crowley la festejaba, mientras que por la otra deduce que como las jóvenes fallecieron, maticemos, por ”IRSE DE” y no “A CELEBRAR LA” fiesta de Halloween, si no hubiesen ido, si Halloween no existiese como motivo u ocasión de fiesta o Festividad, ni ellas ni nadie hubiese muerto ¿Y un individuo capaz de llegar a esta repugnante conclusión, con qué derecho se atreve a llamar pervertido a Crowley? Lo que no deja claro, es qué hubiese escrito si las muertes se hubiesen producido celebrando Holywins; o si que lo deja, puesto que no ha escrito nada de las decenas de miles de muertes que se han producido a lo largo de los años, por y durante las fiestas y festividades cristianas.

¿Por qué los católicos tienen entonces la “indecencia” de celebrar nada, si HAN PROVOCADO LA MUERTE DE 33 PERSONAS SOLO EN SEMANA SANTA, SOLO EN 2015 Y SOLO EN ESPAÑA? [6] Y así podríamos seguir con todas y cada una de las fiestas católicas o no, año tras año, hasta hacer pesadilla de esta retórica simplona, mezquina e insultante.

Y léase que he diferenciado con toda la intención, irse de fiesta de celebrar la fiesta. Y no porque tenga repercusión alguna frente a cualquier fatalidad, sino para exigirnos hablar con propiedad -parece mentira tener que estar reivindicándolo-, en este caso para cuando tratemos asuntos religiosos. Cuando vamos de fiesta, salimos a divertirnos aprovechando una ocasión o motivo especial, empero cuando celebramos una fiesta, estamos conmemorando, según la tradición, esa ocasión o motivo especial.

Dicho lo cual y trasladado a la estúpida equivalencia del Sr. Zavala, vaya por delante que aquellas desafortunadas jóvenes, NO PARTICIPABAN DE/EN NINGUNA FIESTA PAGANA, y que si lo hubiesen hecho, nadie medio racional podría achacárselo. A no ser, claro, que queramos reducir el incidente ad absurdum, siguiendo su hilo argumental, y por igual motivo nos preguntemos, qué creencias religiosas tenían los promotores, responsables municipales y los empleados del evento, puesto que son los que se vieron condenados por la muerte de estas jóvenes por desidia y/o negligencia (homicidio por imprudencia grave y lesiones). Así que ya puestos y si, como suponemos, están bautizados y por lo tanto son católicos, Sr. Zavala ¿no ve Ud. ahí una conspiración cristiana, para culpar al paganismo de las muertes, y sacar un beneficio mediático a través de personajes que, como Ud., difundan una presunta correlación de causa-efecto entre disfrutar de una fiesta no cristiana y morir por ello? ¿puede haber alguien que no lo vea?

En fin, tonterías al margen y volviendo al tema, tras este derroche de soberbia (4ª. acepción DLE) por parte del Sr. Zavala y como por arte de magia, Halloween desaparece del artículo, no lo vuelve a mencionar (!), quizá sabedor que el mal que buscaba ya está hecho relacionando MUERTE con CASTIGO y HEREJÍA CRISTIANA (SATANISMO), con CULTOS PAGANOS siquiera implícitos, en las formas profanas modernas de una fiesta ancestral: SAMHAIN.

Eso es lo importante, de eso iba este cuento; en realidad no importa lo extenso o escueto que sea… y como reflexión me gustaría decir, que aunque crezca la contratación de cuentistas por parte de las editoriales, no estaría de más que los Medios de Comunicación valorasen mejor la credibilidad de la información, que la capacidad de persuadirnos para hacernos creer cualquier cosa, por mucho que le interese como lobby al medio que sea. Ponerse como principio, tratar de buscar antes calidad, la de los textos, que cantidad, la de imbecilidades que se pueden llegar a publicar con absoluto desprecio hacia la verdad.
©Fernando González

_______________________

1. ▪ http://www.larazon.es/cultura/halloween-y-el-satanismo-moderno-AJ13831436#.Ttt1qqk9u0WFo0N 

2. Holywins, ‘la santidad vence’, de holy, ‘santo, sagrado’ y wins, ‘gana, vence’. Con este juego de palabras, el Cristianismo pretende dar una nueva vuelta de tuerca más, a la manipulación que ya hizo en la Edad Media de esta Festividad precristiana pan-europea. Holywins, parece que comenzó a celebrarse, al menos en el seno del catolicismo, en Francia (2002), y consiste en re-parodiar Samhain (el Halloween convencional, Día de Todos los Santos y Día de Todos los Difuntos), disfrazando de figuras mitológicas del judeocristianismo, de personajes históricos encumbrados como dirigentes (Papas) y de héroes (santos) de su fe, tanto reales como ficticios, a los niños, y organizar con ellos y de esta guisa diferentes actividades festivas durante Halloween. La Diócesis de Ceuta hace una breve sinopsis de esta nueva pantomima:

http://www.enredadios.com/wp/2016/10/encuentros/holywins-2016/#prettyPhoto 

3.▪ http://www.abc.es/espana/castilla-leon/abci-hollywins-frente-halloweens-201610311431_noticia.html 

4. Me ha sido imposible encontrar un solo rito cristiano, que no fuese copia o plagio de ceremonias de otros Cultos. La Eucaristía, tampoco es una excepción. El término, de origen griego (ε χαριστία), ya era ampliamente utilizado con el mismo significado literal (‘acción de gracias’), en el s. V a.e.c. Usada como parte de la liturgia cristiana y a partir del Nuevo Testamento, aunque no en los Evangelios, desde el s. III e.c., por Clemente de Alejandría y Tertuliano -cómo no-. El elemento (la propia hostia), el sentido (la transubstanciación) y el referente (Hijo Divino o Dios hecho hombre), son los tres una copia de ritos precristianos, como ocurre con la epíclesis, o ‘invocación’ al Espíritu Santo, que es el nombre griego por el que los antiguos helenos designaban la invocación a una Divinidad.

5. ▪ https://wiccaceltibera.wordpress.com/2013/10/23/portugal-destierra-samhain-del-calendario/ 

6. ▪ http://politica.elpais.com/politica/2015/04/07/actualidad/1428400834_278642.html 

Anuncios

Read Full Post »

Estos días, nos hemos despertado, alarmados, por una noticia que ni es nueva ni novedosa [1]. No es nueva, porque viene a raíz de una Instrucción presentada el pasado 15/08/2016 por la Congregación para la Doctrina de la Fe (ex Santo Oficio) de la Iglesia Católica Apostólica y Romana (ICAR), sancionada por el actual dirigente de este Culto, el Papa Francisco I. Y no es novedosa, porque remata otra anterior que ya estaba en vigor desde 1963 y que venía a decir prácticamente lo mismo.

Con el título Ad resurgendum cum Christo [2], la ICAR, ha dado carpetazo a la polémica que supuso haber cerrado en falso el espinoso asunto de la cremación de los difuntos, en concreto sobre el uso que sus familiares darían a los restos tras la misma, con la Instrucción Piam et constantem del 5 de julio de 1963 [3], que decretaba que «la Iglesia aconseja vivamente la piadosa costumbre de sepultar el cadáver de los difuntos», si bien la cremación no era contraria a la Doctrina de la ICAR, en tanto no obedeciese a la «negación de los dogmas cristianos o por odio contra la religión católica y la Iglesia» [4].

El problema con el que se ha enfrentado la ICAR desde entonces, que en principio pretendía dar por resueltos principalmente los inconvenientes de economía, higiene, espacio y costumbre, es que durante los últimos 50 años, Occidente y por ejemplo España ha pasado de ser un Estado Confesional y Católico, a Aconfesional y con Libertad Religiosa plena. Esto, ha provocado que con el establecimiento, visibilización y auge de Cultos Nativos y Paganos, además de nuevas tendencias espiritualistas y el incremento del ateísmo, tanto la voluntad del finado como la de sus familiares en cuanto al destino de sus restos, ha ido cambiado de forma sustancial en nuestra sociedad, hasta el punto que creencias, filosofías y formas de enfrentar la muerte y afrontar la pérdida, antagónicas con el credo cristiano, están cogiendo tanta fuerza que han disparado sus alarmas.

Y por mucho que traten de escudarse en la superficialidad y el “relativismo”, la verdad es mucho más sencilla: cuestiones económicas al margen (que es ingente el dinero que mueven entierros, misas y funerales), nuestra sociedad por una parte está empezando a “paganizarse” (volver a su origen), pero en el sentido literal del uso, esto es, comprendiendo la muerte a partir de planteamientos trascendentes y religiosos afines a sentimientos panteístas y animistas, y por la otra y como consecuencia de un ateísmo cada vez más pronunciado, buena parte de la sociedad empieza a cuestionarse la necesidad de un sepelio estrictamente cristiano o incluso religioso de nuestros difuntos.

Mientras la renuncia a las formas cristianas de sus ovejas descarriadas fuese consecuencia de la incredulidad de un materialismo ad portas, los pastores tenían la suficiente habilidad como para corregirlo, forzando la querencia hacia la fe de los “desviados” por una educación primaria que la ICAR implantó en todas sus fases, apelando a los sentimientos escatológicos grabados en una psique que en muchos de los casos, cuando el ser humano nos encontramos cara a cara con la muerte, nos hacía volver la vista a los recuerdos de viejas pero esperanzadoras instrucciones catequéticas. El caso, es que esas reminiscencias y recursos, han cambiado de origen: frente al “problema” del ateísmo, si no se tienen creencias espirituales y religiosas, no es necesario buscar nada más allá; y para lo concerniente a la espiritualidad y los Cultos Paganos, pues eso, teniendo otras creencias religiosas en muchos casos antagónicas con el Abrahamanismo, la ruptura está servida.

Pero que es sobre todo por esta última cuestión, por la aparición de nuevas pautas y conductas religiosas y espirituales para las exequias [5], que la ICAR ha decidido dar una vuelta más de tuerca a su primera disposición (Piam et constantem), no es que precise mucho análisis, casi mejor leer lo que dice sobre el particular esta nueva Instrucción, con la idea de dar el tema por cerrado:

Enterrando los cuerpos de los fieles difuntos, la Iglesia confirma su fe en la resurrección de la carne[8], y pone de relieve la alta dignidad del cuerpo humano como parte integrante de la persona con la cual el cuerpo comparte la historia[9]. No puede permitir, por lo tanto, actitudes y rituales que impliquen conceptos erróneos de la muerte, considerada como anulación definitiva de la persona, o como momento de fusión con la Madre naturaleza o con el universo, o como una etapa en el proceso de re-encarnación, o como la liberación definitiva de la “prisión” del cuerpo.[6]

Ciertamente, que la ICAR no se puede permitir actitudes y rituales que supongan conceptos “erróneos” de la muerte, léase que no acepta ningún otro rito de exequias que no sea el propio, especialmente aquellos relacionados con nuestra comunión y sacralización de la Naturaleza, que, cosa curiosa, responden a las principales creencias espirituales y religiosas del Paganismo. Bueno, que no pueda permitir, vamos a entenderlo referido a su comunidad de creyentes, claro, porque si lo que nos quisiera decir es que va a tratar de impedir que ejerzamos nuestra libertad religiosa, si bien sabemos que lo intenta soslayadamente, le supondría una vulneración expresa de Derechos Fundamentales.

En mi opinión, me parece muy bien que advierta a sus fieles de la obligación a cumplir con sus ceremonias ¡faltaría! Por lo mismo que estoy absolutamente de acuerdo, con que nieguen las fórmulas religiosas católicas a los católicos que no tengan intención de respetar sus creencias. Es lógico y no podría entenderse de otra manera.

En este caso, tienen toda la razón para actuar en consecuencia, pues si un fiel del Culto que sea, decide faltar a su fe y creencias, contraviniendo los preceptos de esta religión, lo que no puede exigirse es que sea el Culto quien deba modificar sus creencias, doctrina y liturgia a conveniencia y apetencia de cada uno de sus fieles. Por lo tanto, muy bien por su parte, negarse a honrar al difunto siguiendo unas reglas que el finado o su familia incumplen.

Pero dicho esto y por lo mismo, tampoco es quién este Culto, para exigir de las personas que han dejado de creer en él, pertenecer al mismo o tener creencias diferentes, a ser enterrado tal y como dicte una fe que no sea la suya… y en último extremo, a que sus familiares decidan por su cuenta y por encima de los deseos del fallecido, que es otra controversia a tener en cuenta.

Y lo digo, porque hay una polémica con esto. Legalmente, existe un mecanismo en España que garantiza el cumplimiento de los deseos de una persona en cuanto a la atención que pueda recibir en caso de enfermedad, accidente o muerte, si por las circunstancias antedichas no puede referirlas directamente. Se conoce como Testamento Vital o Voluntades Anticipadas, y tiene el nombre técnico de Instrucciones Previas [7]. Consiste, en “los deseos que una persona manifiesta anticipadamente sobre el cuidado y tratamiento de su salud o el destino de su cuerpo, para que esa voluntad se cumpla en el momento en que esa persona llegue a determinadas situaciones clínicas, al final de su vida, que le impidan expresar su voluntad personalmente.

Si la persona deja por escrito en el Registro creado al efecto, tales instrucciones, la familia deberá ceñirse a ellas. Si no lo ha hecho, es la familia quien tiene potestad de decidir, entre otras cosas, el modo en el que darla sepelio y el final de sus restos. No hay más. Otra cuestión, claro, dirimir la ética de sus familiares, si finalmente deciden sobre sus exequias contraviniendo la voluntad manifiesta del finado.

Sea como fuere, si el fallecido consta legalmente adscrito a un Culto, y aquí hemos de poner una vez más de manifiesto la importancia de la apostasía, no debería escandalizarnos que ese Culto reivindique honrarle con un funeral adecuado.

Ahora bien y como siempre, en todo lo que dice la ICAR hay muchas lecturas en y entre líneas; porque además de reclamar a sus fieles un respeto por su Doctrina y de decidir no ya que la suya es la mejor, sino que todas las además “… impliquen conceptos erróneos de la muerte […]”, se arroga la potestad de la comunión entre vivos y muertos por su custodia:

Mediante la sepultura de los cuerpos en los cementerios, en las iglesias o en las áreas a ellos dedicadas, la tradición cristiana ha custodiado la comunión entre los vivos y los muertos, y se ha opuesto a la tendencia a ocultar o privatizar el evento de la muerte y el significado que tiene para los cristianos.” [8]

Una baladronada más que no hubiese pasado de anecdótica, si no fuese porque la ICAR prohíbe expresamente la comunicación y el Culto a los Muertos… así que eso de custodiar la comunión, o sea, la comunicación y relaciones entre vivos y muertos, siendo que es pecado mortal, queda bastante pretencioso.

Por no decir, a cuento de qué viene ahora la ICAR, por mucho que se la haya dado durante siglos potestad para controlar cementerios e inhumaciones, a reivindicar que tal cosa fuese derecho exclusivo suyo, en una sociedad, tiempo y sistema donde estas ínfulas que la adornan han desaparecido del marco legal y religioso. Y en todo caso ¿con qué derecho no tenemos yo y mis allegados el mismo, a ser recordado y despedido conforme a las costumbres de mi religión y creencias?

Si es que, cada vez que la ICAR da razones para defender su patente de corso, vuelve con el tema machaconamente:

“… La conservación de las cenizas en un lugar sagrado puede ayudar a reducir el riesgo de sustraer a los difuntos de la oración y el recuerdo de los familiares y de la comunidad cristiana. Así, además, se evita la posibilidad de olvido, falta de respeto y malos tratos, que pueden sobrevenir sobre todo una vez pasada la primera generación, así como prácticas inconvenientes o supersticiosas.” [9]

Quitando lo obvio, reitera su temor sobre las prácticas “inconvenientes o supersticiosas”. O sea, las paganas, las que más teme porque es consciente de la tendencia NATURAL del ser humano, a volver a sus RAÍCES religiosas, que como muy bien sabe no son las suyas, sino las que lleva 1700 años reprimiendo. ¿Que a cuáles se refiere? Leamos…

Para evitar cualquier malentendido panteísta, naturalista o nihilista, no sea permitida la dispersión de las cenizas en el aire, en la tierra o en el agua o en cualquier otra forma, o la conversión de las cenizas en recuerdos conmemorativos, en piezas de joyería o en otros artículos, teniendo en cuenta que para estas formas de proceder no se pueden invocar razones higiénicas, sociales o económicas que pueden motivar la opción de la cremación. [10]

En fin, por último y quizá no como Testamento Vital, pero sí como manifestación consciente, clara y querida, si tienen la desafortunada idea de acercarse a mis restos con cualquier otra intención que no sea para pasar de largo, les exijo apliquen sin remordimiento o pena alguna, el artículo 1184.1, del CÓDIGO DE DERECHO CANÓNICO, y que tanta gloria tengan, como en paz me dejen..

1184

§ 1. Se han de negar las exequias eclesiásticas, a no ser que antes de la muerte hubieran dado alguna señal de arrepentimiento:

1 a los notoriamente apóstatas, herejes o cismáticos;

2 a los que pidieron la cremación de su cadáver por razones contrarias a la fe cristiana;

3 a los demás pecadores manifiestos, a quienes no pueden concederse las exequias eclesiásticas sin escándalo público de los fieles.
.

©Fernando González

______________________________

1.- http://internacional.elpais.com/internacional/2016/10/25/actualidad/1477392380_549301.html?id_externo_rsoc=FB_CC 

2.- http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_20160815_ad-resurgendum-cum-christo_sp.html# 

3.- http://www.vatican.va/archive/aas/documents/AAS-56-1964-ocr.pdf 

4.-2. ne autem difficultates ex hodiernis rerum adiunctis exsurgentes plus aequo augeantur, et ne frequentior oriatur necessitas dispensandi a legibus in hac re vigentibus, consultius visum est aliquatenus mitigare iuris canonici praescripta, quae cremationem tangunt, ita scilicet ut quae statuuntur in can. 1203, par. 2 (de non exequendo mandato crema-tionis) et in can. 1240, par.1, n. 5° (de deneganda sepultura ecclesiastica iis qui mandaverint suum corpus cremationi tradi) non iam universa-liter urgeantur, sed tunc tantum quando constiterit cremationem electam fuisse ex negatione christianorum dogmatum, vel ex animo sectario, vel ex odio in catholicam religionem et Ecclesiam […]” (ACTA SS. CONGREGATIONUM SUPREMA SACRA CONGREGATIO S. OFFICII. INSTRUCTIO De cadaverum crematione, p. 823).

5.- http://etimologias.dechile.net/?exequias 

6.- Ad resurgendum cum Christo, 3.

7.- http://www.madrid.org/cs/Satellite?cid=1142598918474&language=es&pagename=PortalSalud%2FPage%2FPTSA_pintarContenidoFinal&vest=1261486631287 

8.- Op cit., Ibid.

9.- Ibid., 5.

10.- Ibid., 7.

11.- http://www.vatican.va/archive/ESL0020/__P4A.HTM

Read Full Post »


​Si en este País, la apología de la idiocia fuese denunciable, hay momentos que uno piensa que aquí no se libraba ni el apuntador.

Pero en este caso, es que, además, viene acompañada por VEJACIONES y una ACUSACIÓN DE COMETER UN DELITO, ambas alusiones hechas PÚBLICAMENTE y con PUBLICIDAD.

Me refiero a la publicación en un medio de comunicación digital, HISPANIDAD, en el que un tal Eulogio López escribió el pasado día 7/10/16 el artículo: ‘Cuidado con Halloween. Especialmente este año 2016[1].

No vamos a quedarnos con la insufrible sarta de MENTIRAS con las que se adorna, con su crítica hacia unas Tradiciones que no tiene ni la más remota idea de dónde vienen, ni con su opinión al respecto. Cada cual es muy libre de creer y pensar lo que le de la gana.

Es más, esta vez no trataremos de acompañar este artículo nuestro, con todos los HECHOS HISTÓRICOS que sin lugar a dudas DEMUESTRAN que el Sr. López e HISPANIDAD, no dicen la verdad. Vamos a destacar, concretamente, sus vejaciones y acusaciones, y por qué que lo sean.

En primer lugar y no dudo que pese al autor y el diario, EL DRUIDISMO Y LA BRUJERÍA ESTÁN LEGALMENTE RECONOCIDOS COMO RELIGIÓN EN ESPAÑA, inscritos en el correspondiente Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia de este País. Por lo tanto, cuando NOS ACUSAN DE PROFANACIÓN, y lo hacen, estamos convencidos que hasta que no lo demuestren en Sede Judicial, incurren en los supuestos previstos en el TÍTULO XI DEL CÓDIGO PENAL: CALUMNIAS E INJURIAS.

Por otra parte, estamos sorprendidos que persona y entidad que no dudamos comprometidos con la Ley y el Orden y “de posibles”, no ejerzan su obligación legal, siquiera ética, de poner en antecedentes al Ministerio Fiscal de un presunto hecho delictivo, que proclaman públicamente saber que va a producirse, que de hecho -dice-, se produce. Pero leamos exactamente, a qué nos estamos refiriendo.

▪ “Falta más de un mes para la noche de difuntos, pero el druismo y la brujería, esto es, los profanadores, ya se preparan.

Digamos también, que no es la única alusión que se hace, porque el autor ya se ha preocupado antes, de explicar a qué está haciendo referencia con esto de “profanar”:

▪ “Las inocentes calabazas infantiles me temo van a coincidir con la demoniaca profanación de templos. Aún faltan unas semanas pero druidas y brujas preparan el gran montaje comercial. […]”

▪ “Ninguna exageración. Halloween se ha convertido en una de las armas favoritas de los profanadores de templos y, sobre todo, del tesoro del templo, que es el Sagrario (no, no sólo hablo de la profanadora Rita Maestre). […]”

Está claro, que el sentido de profanación al que se hace referencia, es el incurso en el art. 524 del Código Penal, que dice:

El que en templo, lugar destinado al culto o en ceremonias religiosas ejecutare actos de profanación en ofensa de los sentimientos religiosos legalmente tutelados será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o multa de 12 a 24 meses.”

Y decimos en justicia estar siendo vejados, porque se nos considera sin lugar a dudas imbéciles y profanadores, y por tener y practicar unas creencias y religiones que atentan contra la verdad, las personas y otras creencias religiosas.

Ah, y si se les pasa por la cabeza el por qué que nos planteemos, que lo estamos haciendo, denunciar este atropello, y no lo hayamos hecho aún, tengan en cuenta que no teniendo un País que nos regale 11.000 MILLONES DE EUROS AL AÑO, ni asociaciones de letrados dispuestas a pleitear gratuitamente en nuestro favor, no es una decisión que pueda tomarse sin valorar los costes y el esfuerzo que nos supone, incluso en este caso estando convencidos de ganar.

Fernando González

Confesión Religiosa Wicca, Tradición Celtíbera

______________________

1.- http://www.hispanidad.com/cuidado-con-halloween-especialmente-este-ano-2016.html 

Read Full Post »

 

20140619 congreso diputados 09

Con esta primera reflexión tras el nombramiento del nuevo Jefe del Estado Español, Felipe VI, no es pretensión alguna entrar a juzgar a favor o en contra al Sistema ni el modelo de Estado ni por supuesto la coveniencia o inconveniencia de esta Coronación. Cada cual tenga su propia opinión, creencia y sentimiento.

Dicho lo cual, sí que sería pertinente reflejar dos momentos de esta mañana llena de gestos, que por su especial significación religiosa debería llamarnos poderosamente la atención:

El primero de ellos y en el ámbito de lo protocolario ha sido la decepcionante invisibilización, el desprecio, de/a los Cultos minoritarios, al no ser invitados a la Recepción posterior.

El segundo de estos gestos y no por eso menos importante, reseñar por enésima vez y ahora con doblete, la inconveniencia de la humillación del Jefe del Estado ante los representantes de la Iglesia Católica.

Siendo comprensible lo apretado de un acto institucional de máxima relevancia, como lo es el nombramiento de un Jefe del Estado, donde se exige la presencia de innumerables personalidades de los ámbitos más representativos de la sociedad, no lo es así tanto que por ejemplo hayan sido invitados David Bisbal, Isabel Preysler y toreros como José Padilla y no se haya tenido la educación y el respeto de no hacer lo propio con los representantes de los Cultos religiosos minoritarios, pero vivos, de los españoles.

Cuando la Casa Real afirmó que esta recepción tenía por objeto recibir “una representación de la sociedad civil española“, una “muestra amplia de toda la sociedad española” ¿lo tenemos que entender como que los paganos somos ciudadanos de segunda, que no somos parte de la sociedad civil española, que no existimos? Que un señor que se representa así mismo y cuya “profesión” es la de hacer malabarismos mientras atraviesa con una espada a un animal torturado, sea invitado y las creencias religiosas de una parte de los españoles no merezcan su atención, dice mucho y poco bueno de lo que podemos esperar de este ¿nuevo? periodo.

Y conste que no hablamos de asistir al acto, situación que no viene al caso, sino del hecho de haber sido despreciados de una manera tan poco elegante. Mucho postín y protocolo, pero poca educación y respeto ante lo que han venido a llamar eufemísticamente una “renovación” y cambio que cuente con la aceptación de todos (!) los españoles.

Pero es que además, ver en el “besamanos” al Jefe del Estado humillárse o si se quiere y por eso de ceñirnos a lo políticamente correcto, “inclinar o doblar una parte del cuerpo, como la cabeza o la rodilla, especialmente en señal de sumisión y acatamiento” frente a los miembros -y digo bien, en plural- del clero Católico que sí fueron invitados (pude contar al menos cuatro), viene a confirmar que esto del cambio que promte está muy, pero que muy lejos de que Felipe VI lo dijera en serio.

Un servidor, en todo caso, no se privará de elevar nuestra humilde e imperceptible pero viva y sentida queja por este desprecio. Porque si bien es cierto que los paganos cabemos en España y pese a las palabras de inclusión de Felipe VI, no deja de ser frustrante comprobar que los paganos seguimos sin caber en la Jefatura del Estado.

En cuanto a las imágenes, ha sido imposible encontrar una que inmortalizase el momento, es de suponer que porque no ha llamado mucho la atención, así que se ha recurrido a tomarlas de la retransmisión que hizo en directo la cadena de la Conferencia Episcopal, 13TV.

Screenshot_2014-06-19-20-00-06-1

©Fernando González-Wiccaceltíbera

Read Full Post »

Jano-bifronte2Que todas las tradiciones relativas a la Navidad son paganas -y no es una exageración-, desde la propia celebración de la efeméride del nacimiento de Jesús, pasando por las vacaciones y los regalos hasta el aguinaldo, es un hecho que indudablemente nadie en sus cabales o con los conocimientos necesarios pone ya en cuestión. Dicho esto, hay hechos y aspectos históricos, teológicos, que esbozan esta realidad con el matiz atrayente de ser una curiosidad muy poco conocida o divulgada en sus detalles.

Por ejemplo, no nos es ajeno que si Roma cambió la fecha que marcaba el inicio del nuevo año aprovechando la celebración religiosa en honor a Ianus (Jano) en las kalendas de enero, fue a causa de las Guerras Celtíberas, lo mismo que sabemos que existe una prolija variedad pagana de costumbres relacionadas con esta fecha que han sobrevivido hasta la actualidad, como por ejemplo las rutinas favorecedoras para el nuevo año en los días inmediatos previos al cambio de Ciclo, las felicitaciones deseándonos un próspero Año Nuevo[1], o regalar y consumir dulces, unas costumbres que son de todo menos modas pasajeras propias de nuestra sociedad consumista[2]:

¿Por qué se dicen palabras de felicitación los días de tus calendas, y hacemos y recibimos votos recíprocamente?” Entonces el dios Jano apoyándose en el báculo que llevaba en su diestra, dijo: “Los augurios suelen hallarse en los principios. A la palabra primera dirigís vuestros oídos temerosos[3], y el ave que primero vio es la que toma en cuenta el augur; están abiertos los templos y los oídos de los dioses, ninguna lengua profiere votos perecederos y tienen peso las palabras”. Había terminado Jano, pero yo no guardé largo silencio, sino que con mis palabras empalmé sus últimas palabras: “¿Qué significado tienen los dátiles y los higos arrugados? -dije- ¿y la miel resplandeciente que se ofrece en un vaso blanco como la nieve?” “El motivo -dijo- es el augurio: que semejante sabor persevere en las cosas y que el dulce año termine su camino emprendido”…[4]

¿Pero cómo es que tras la irrupción y dominio del cristianismo seguimos festejando el Año Nuevo el día 1 de enero, siendo como es una festividad religiosa y pagana? ¿Fue siempre así? y si no lo fue ¿qué pasó para que llegase a nuestros días?

Como puede suponerse, tanto el hecho lúdico como el religioso del Año Nuevo no sólo no pasaría desapercibido para el cristianismo, sino que como hizo en otras muchas ocasiones trató de eliminarlo, cambiarlo o disfrazarlo repetidamente del acervo estacional de Occidente, hasta que al final no tuvo más remedio que ceder a la fidelidad -terquedad dirían ellos- popular (inconsciente colectivo) de aquellas sociedades para con sus costumbres ancestrales.

resurrec2bEn un principio se optó por la censura y el engaño, por un lado prohibiendo la celebración a Jano en las Kalendas de Enero y por el otro buscando modificar el hito, trasponiéndolo a una fecha acorde al nuevo Culto. De este modo si había que reconocer y fijar un cambio jurídico, social y religioso estacional (un nuevo año), ya no sería la mitología pagana sino la cristiana la que serviría de referente.

A falta de hechos consumados que pudieran facilitarlo, ya que no existía precedente ninguno que lo hubiese podido justificar en un cristianismo aún bisoño y por lo tanto marcadamente apocalíptico, había que asacarlo de algún lado y darle un contexto creíble que pudiera asumir el pueblo. Así, abundando en el trabajo, por otra parte errado, de Dionisio el Exigüo un siglo antes en cuanto la fijación del nuevo año en la Pascua[5], “los autores cristianos negaron que ese día -1 de enero- tuviera que marcar necesariamente el principio del año; basándose en el relato del Génesis según el cual Dios “separó la luz de las Tinieblas”, Martín de Braga señalaba que, puesto que la división indicaba la igualdad, el equinoccio de primavera (21 de febrero) debía elegirse como fecha del inicio del año. En la Edad Media, Pascua fue la fecha elegida con más frecuencia para señalar el principio del año… Sin embargo, esta costumbre nunca fue universal, y en Francia quedó definitivamente descartada cuando, en 1564, Carlos IX decidió instaurar de nuevo en todo el reino el 1 de enero como inicio del año[6].

Pero claro, pese a los panegíricos y las exhortaciones cristianas ni la mayoría de la población pagana era cristiana salvo por la fuerza, ni los nuevos cristianos tenían muy clara la necesidad de abandonar según qué tradiciones o costumbres. Y esto queda demostrado por la insistencia del clero con denunciar una y otra vez las “formas”, obstinadamente paganas, con las que la población conmemora esta fecha.

Durante toda la alta Edad Media, por el contrario, los clérigos habían denunciado con ardor los festejos del 1 de enero. Atacaban tres tipos de costumbres. En primer lugar las estrenas, de las que los regalos de Navidad constituyen una lejana prolongación. Michel Meslin ha demostrado que las estrenae, relacionadas con la organización social y el clientelismo romanos -el patronus distribuía ese día sus beneficios para asegurarse a cambio la fidelidad de sus clientes durante todo el año-[7], eran contrarias al ideal cristiano de la caridad[8].

carantoña extremeñaOtra de las costumbres aludidas, además de las estrenae, es la mascarada. Las danzas de animales o totémicas en las que los aldeanos se vestían con pieles y cabezas de cérvidos y otras bestias y recorrían o bailaban por las calles de nuestros pueblos y aldeas han sobrevivido tal cual hasta nuestros días, más conocidas como las Mascaradas de Invierno. Ejemplos de esta costumbre son el guirrio leonés o las carantoñas extremeñas.

Con todo, el cristianismo se encontró con un problema fundamental que tuvieron que enfrentar y bien está decirlo, afortunadamente con muy malos resultados: el 1 de enero, como fiesta en sí, mantuvo su estatus. Ni trasladar el inicio del año a una nueva fecha ni las prohibiciones pudo acabar con las Kalendas de Enero, por lo que hubo un último intento por borrar de la memoria popular el festejo pagano imponiendo una efeméride absolutamente ficticia, como lo es fijar para el 1 de enero la circuncisión de Jesús.

La celebración “supersticiosa” de las calendas de enero corría el peligro de persistir durante mucho tiempo, pues la Iglesia, que ya celebraba el 25 de diciembre la Natividad de Jesús y el 6 de enero la Epifanía, no tenía muchas alternativas para sustituir ese día intermedio. En consecuencia, se vio abocada en conceder más importancia en su liturgia al único acontecimiento de la vida de Cristo que podía introducirse con lógica en esa fecha: la circuncisión. Los orígenes de esa fecha son bastante oscuros. Parece que se celebró primero en Oriente, en el siglo V; en el siglo siguiente, aparece mencionada en la liturgia galicana. Su función de contrafuego no ofrece ninguna duda; ese mismo día se celebraba un oficio Prohibendum ab idolis contra las “supersticiones”. Además, la Iglesia constituyó el 1 de enero una jornada de ayuno para contrarrestar los festejos tradicionales. El primer testimonio de dicho ayuno figura en el Concilio de Tours de 567, cuyo decimoséptimo cánon resulta absolutamente explícito:

Siendo todos los días entre la Navidad y la Epifanía días de fiesta, se podrá comer normalmente, [pero] a fin de combatir la costumbre, nuestros padres han decidido que el día de las calendas de enero se canten letanías en casa y salmos en la iglesia, y que a la octava hora de ese día se celebre la misa de la Circuncisión[9].

Bellini-circumcision-NG1455-fm

Es cuanto menos llamativo saber que la Iglesia Católica trató de cambiar la fecha de Año Nuevo a Pascua, que hubo un tiempo que se celebró en otras fechas, que no era fija y que el único motivo de que celebrasen la Circuncisión este día fue estratégico y en absoluto piadoso, pero lo más importante, lo que más puedo resaltar de estos detalles empolvados por el tiempo y el desinterés, es comprobar la tenacidad humana, la esperanza, las ganas de luchar y resistir hasta más allá de nuestras fuerzas y aún a costa de nuestras vidas por preservar una fe y unas creencias con las que hoy puedo enriquecerme, sin que apenas sea consciente del tremendo esfuerzo que hicieron quienes me precedieron para que yo disfrute de este derecho.

De todas sus descabelladas maquinaciones para ahogar la libertad de creencias del resto de seres humanos, he de reconocer que tiene incluso sentido que el cristianismo reivindicase la Pascua como su Año Nuevo, es más ¿por qué no volver a reivindicarlo otra vez? así, después de 1.600 años incordiando al prójimo y de una vez por todas nos dejarían a los demás celebrar nuestras fiestas como queramos hacerlo, sin tener que soportar año tras año sus mensajes insultantes.

A poco más de un mes de las Kalendas de Enero y después de releer estas líneas, solo se me ocurre decir gracias… Gracias y Annum Nouom faustum felicem para todos aquellos que con su fe y tenacidad han hecho posible.que hoy nosotros disfrutemos de su legado.

Oxford Bodleian Library ms 264 fol 181 v

_______________________________

1.-annum nouom faustum felicem” (-te deseo- felíz y próspero año nuevo), es una frase hecha común en las Kalendas de Enero. Un ejemplo es la recogida en las Tabulae Vindolandenses II. Bowman-Thomas nº 261. Existen referencias suficientes para poder afirmar que ésta fue una fórmula habitual de felicitación.

2.- Para conocer al detalle las costumbres y tradiciones del Calendario romano en los albores del cristianismo es imprescindible recurrir a Ovidio y su obra Fastos.

3.-Los romanos se preocupaban seriamente de que el primer nombre que se pronunciaba en las ocasiones solemnes, o el nombre de la persona que actuaba en primer lugar, fuesen de buen agüero. Así, cuando el cónsul hacia reclutamientos, el nombre del primer soldado debía ser feliz; los que conducían las víctimas al altar igualmente debían tener nombres afortunados, etc,Ovidio. Fastos, pág. 29 (nota 26). Ed. Gredos 2001. Introducción, traducción y notas de Bartolomé Segura Ramos.

4.- Op. cit., Libro I. 175-185, ibíd.

5.- Dionisio el Exigüo (470-544 e.a.) sería quien acuñase el término Anno Domini (Anno Dómini Nostri Iesus Christi, simplificado Anno Domini) para calcular la muerte y resurrección de Jesús (Computus) y modificar la fecha de referencia histórica en su obra Tabla de Pascuas (Liber de Paschate, s. VI e.a.).

6.- Jean-Claude Schmith, Historia de la superstición, Las calendas de enero pág. 77.

7.- Nuestra “Paga de Navidad” y “regalos de empresa” son una clara reminiscencia de esta costumbre.

8.- Jean-Claude Schmith. Op. cit. págs. 77-78.

9.- Jean-Claude Schmith. Op. cit. págs. 80-82.

©Fernando González-Wicca Celtíbera

Read Full Post »

LOGO PLATAFORMA PAGANA

Después de estudiar los incidentes que se están produciendo en el IES Miguel de Cervantes de Murcia, en los que el Departamento de Religión del citado Centro Público está generando diferentes polémicas entendemos que proclives a poder ser consideradas un atentado contra la Libertad Religiosa de sus alumnos, la Plataforma en favor de la Libertad Religiosa del Paganismo ha remitido un REQUERIMIENTO a la Consejería de Educación, Universidades y Empleo de la Comunidad autónoma de la Región de Murcia, al objeto de requerir que se aclaren los hechos y en cualquier caso para que se tomen las medidas necesarias para dirimir las responsabilidades y evitar que vuelvan a producirse situaciones similares.

Read Full Post »

badajoz_ayuntamientoEdiles de PP y PSOE en Badajoz (España), se reprochan mutuamente favorecer a la Iglesia Católica en la concesión arbitraria de terrenos urbanos del Ayuntamiento de la Capital, según informa Laicismo.org.

Desde el punto de vista de quien observa en la distancia, este intercambio de acusaciones en cuanto a la cesión gratuita de terrenos públicos a favor de una Confesión religiosa, la Iglesia Católica para no perder la costumbre, se me hace farragoso de leer, complicado asmilarlo y bastante confuso como para hacer una lectura equilibrada del incidente.

A ver si lo entiendo, resulta que el PP justifica presuntamente estar prevaricando a favor de la Iglesia Católica porque el PSOE, a su vez, parece decir que prevaricó a favor de la misma cuando estuvo al frente del Municipio.

Y como presuntamente ambos prevaricaron, un hecho que ninguno desmiente, que ambos pudiesen haber estado o puedan estar prevaricando a favor de la Iglesia Católica, no solo no se persigue ni denuncia, sino que se “justifica” y consiente por ser un presunto delito “habitual”.

Esta noticia me deja un margen de interpretación que podría fijarlo en dos lecturas: la primera claramente relacionada con el incidente en sí y la segunda acorde con el fondo del asunto.

Sobre las acusaciones entrambos unos se dicen <<vaya, sí, nosotros también lo hicimos, pero está mal que lo hagáis vosotros>>, y los otros dicen <<… es que ellos también lo hicieron ¿a qué viene ahora venirnos con ésto?>>. Y mientras una parte de la gente piensa que <<bueno, es que aunque unos lo hicieron antes y nadie dijo nada, los otros lo hacen ahora y está mal>>, la otra responde que <<si los otros lo hicieron antes y nadie protestó ¿por qué quejarse de estos ahora?>>

Así, mientras se acusan y reprochan mutuamente y la sociedad les damos o les quitamos la razón, todos dejamos a un lado que el presunto delito se ha cometido y se sigue cometiendo sin que nadie lo impida justificando que se continúe prevaricando a favor de la Iglesia Católica, porque es cosa normal que nuestros gobernantes prevariquen en favor de la misma.

¿Alguien podría decirme dónde he perdido el hilo de la conversación? ¿El “y tu más” exime a los presuntos culpables de un probable delito? Para resolverlo, cojamos  el Código Penal y pongamos en lugar de “prevaricación” cualquiera de los otros delitos tipificados en el mismo. Si a todos nos sigue pareciendo bien, es que aquí el único gilipollas es un servidor.

Por otra parte me toca aclarar, en cuanto al fondo del asunto, que no es la cesión de espacios públicos a las Confesiones religiosas lo que se cuestiona, o no al menos del todo, que es lícito hacerlo si bien quizá debería regularse mejor, más ecuánimemente quizá y menos restrictivamente desde luego, pero que no se pone en tela de juicio el hecho en sí, sino el uso -abuso- arbitrario, desigual y “previlegislista” que se hace del mismo.

Si ha de haber -que no siempre hay- una cesión gratuita de espacio público para las asociaciones culturales o participativas y ONGs desde el momento o porque cumplen una función social, qué menos que las Confesiones religiosas, que también lo cumple, tengan por lo tanto el mismo derecho. No vamos a ponernos anticlericales en este sentido y ponderar la asociación de… petanca por encima de una religión porque sería decididamente injusto.

Con todo, parece ser que no aprendemos, que no debemos aprovecharnos injustamente de las facilidades que nos brinda un Sistema en el que todos hemos aportado y cedido algo para hacerlo viable, porque cuando un derecho se vicia en el uso, por vicio se abusa del derecho.

©Fernando González-Wicca Celtíbera

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: