Archive for 29 julio 2013

tumblr_mcglp11ZTG1rjdemoo1_500Para encarar esta reflexión -que es lo que a priori pretende ser- como un avance de un trabajo posterior más elaborado, voy a ceñirme sobre todo a una convicción antes que a una teoría o hipótesis documentada que pretenda resolver el escollo que ha supuesto partir de la base que, al referirnos a los términos brujería y wicca, lo hagamos desde márgenes diferentes de un mismo río.

Dicho lo cual, me gustaría que no se interprete mi sinceridad como un interés, una intuición o un deseo romántico por justificar una creencia, sino como el resultado de una experiencia vital y estudiada que en modo alguno pretende eludir el valor de la prueba o carezca de hechos y evidencias para poder llegar a esta conclusión, sino que busca sembrar la necesidad de un debate incómodamente relegado a una lista cada vez más extensa de tareas pendientes, que la Vieja Religión va a tener que afrontar más tarde o más temprano.

También soy consciente y porque creo que debido a intereses creados durante cuatro décadas mal contadas de individualismos, competencias y desencuentros, que este planteamiento lo más probable es que vaya a suscitar resquemores y reabrir heridas que se mantienen obcecadamente mal cerradas desde entonces, con el único objeto de crear una serie de Cultos y Tradiciones “burbuja” desde los que cada cual pueda proteger su parcela de razón de ser cuando no pseudo-identitaria.

De una parte tenemos tradiciones wiccanas fuertemente atrincheradas en adoctrinar sobre la diferencia existente entre la Brujería Tradicional y la Wicca Tradicional. De otra parte, claro, existen grupos y asociaciones de Brujería Tradicional totalmente convencidos que la Wicca es una intromisión que ha usurpado, en buena medida, rasgos de su propia identidad para concebirse históricamente. Y también existimos, que haberlos haylos aunque seamos los menos seguramente o los que menos ruido hagamos, quienes entendemos que son y han sido siempre la misma cosa.

Hasta bien entrados los años 50 y mejor durante la década de 1960 esta dicotomía no tuvo apenas sentido más allá de unos pocos desencuentros y conflictos nominales antes que religiosos o espirituales que se fraguaron en el Reino Unido, a partir básicamente de la iniciativa de Gerald Gardner a la hora de aprovechar la derogación de las últimas leyes contra la Brujería en este país, para presentar públicamente la Brujería Tradicional como un Culto aún vivo.

Antes y durante un buen tiempo después, la Wicca no existía como referencia diferencial y no había más controversias que las relativas a comprender el Culto desarrollado a través de Gerald Gardner (la Brujería) como demasiado imbuido quizá de préstamos ocultistas y esotéricos antes que reconstruccionista o hereditario, o haberse tomado demasiadas licencias ajenas a la Tradición para adaptar la Brujería al siglo XX. Persistían, eso sí, las diferencias y conflictos eminentemente personales que no puedo entender probablemente más allá de la envidia, una competitividad innecesaria y por lo tanto desmedida o la endogamia.

Con todo y con eso aún al final de la década de 1970 y principio de los años 80 resulta cuanto menos paradójico comprobar, que wicca y brujería, en palabras de sus máximos exponentes por aquél entonces, eran términos que se seguían usando indistintamente  y por igual para referirse a la Vieja Religión.

.

  • QUÉ ES HECHICERÍA

hechicerasTampoco podemos dejar a un lado otro de los típicos estereotipos de este problema que está siendo muy difícil despejar, que es confundir Brujería con Hechicería.

La hechicería es una práctica común tanto en la Brujería como en otras creencias diferentes y la Brujería un Culto religioso en el que se enseña, conoce y se puede practicar la hechicería. Podríamos decir que todo brujo es hechicero porque aprende a utilizar estas prácticas en su preparación, si bien un hechicero no tiene por qué ser brujo porque no haya podido o querido iniciarse en la Brujería.

La Hechicería puede o debe concebirse como un conjunto de prácticas “mágicas” -con todas las reservas también para el uso de esta palabra-, que una persona individual o en grupo, por iniciativa, por aprehensión o por costumbre lleve a cabo sin que tenga por qué mediar lo religioso.

La Brujería jamás podrá estar separada de lo religioso, porque dejaría inmediatamente de serlo, se descontextualizaría. Hay que entender antes la diferencia entre el conocimiento y la práctica de una materia dentro de un Culto, y el reconocimiento de esa materia como un Culto en sí mismo, que es lo que entiendo se pretende y que al confundirlo se induzca al error.

Esto viene a colación porque muchos hechiceros equiparan su práctica con la Brujería, esto es, aunque no sean conscientes o incluso rechacen reconocerla como una religión concreta, dan por sentado que el wiccano al no ser estrictamente hablando un brujo como ellos se entienden, de alguna forma esté invadiendo una parcela de la que se sienten herederos y depositarios. Y así, nos hemos encontrado con un sinfín de opiniones, muchas elaboradas y eruditas pero en su gran mayoría tan dispares y estrafalarias como personales, que han fomentado y prolongado aún más una diferenciación que a mi parecer es absolutamente ficticia.

Como hechicerías hay muchas, hasta el punto de poder acabar siendo tantas como personas pues no deja de ser el ejercicio de unas prácticas para la obtención de unos resultados al margen de las creencias, “brujerías” -se dicen- también. La Brujería, que hace referencia a un Culto o crisol de otros posteriores que surge marcado con unos condicionantes religiosos inherentes, choca abiertamente por lo tanto con la libre interpretación de quienes quieren o entienden que deben ser reconocidos como brujos siendo hechiceros.

Cuestión al margen de esta situación hemos de tratar el que hay quienes conciben y practican la Brujería como un Culto religioso diferente a la Wicca. En este caso entiendo que vuelven a mezclarse las cuestiones personales de quienes serán  protagonistas de su popularización y de las corrientes que liderarán o se generarán a partir de ellos, con el Culto propiamente dicho, que pese a matices y opiniones, sigue siendo el mismo para ambas.

Ahora que hemos despejado la primera incógnita: entender la diferencia entre brujería y hechicería, será cuando nos sea más sencillo recalar en lo que podamos definir como Brujería Tradicional, que es en definitiva a lo que todos y desde un principio hacían -y hacemos algunos igualmente en estos días- referencia.

.

  • QUÉ ES BRUJERÍA

brujería

Como los diccionarios por lo común y salvo los especializados -e incluso éstos según y cómo-, aún están fuertemente influenciados por el cristianismo o parten de una apreciación o percepción social cuando no sesgada, “contaminada” por la moral imperante, recurrir libremente a ellos volverá a retrotraernos al problema anterior, a que siguen confundiendo hechicería y brujería. Deberemos, pues, basarnos en la etimología de las palabras para entender desde su origen lo que significan y lo que nos transmiten.

La palabra española brujería tiene el hándicap de que desconozcamos su significado concreto y tampoco ha tenido una atención superlativa resoloverlo, seamos sinceros, si bien existen trabajos que incomprensiblemente se dejan al margen y que apuntan a que además de que seguramente sea una palabra pre-romana, pueda estar relacionada con la raíz celta *brough (lo que esta en un alto, elevado, por encima de ó sobre) como apelativo de las personas sabias encargadas del Culto, aquellas que practicaban y oficiaban en las viejas religiones pre-cristianas. Una raíz que daría nombre a construcciones elevadas (*briga) y como no es complicado deducir, también a una de las Diosas más universales de la mitología celta (Brigantia/Brigith).

Que brujería quizá no fuese un término impuesto por el cristianismo, sino propio, indígena y por lo tanto libre, al menos en su concepción y uso original, de rasgo peyorativo alguno, es algo que puede desprenderse de la reflexión de Lope de Barrientos (1382-1469 e.a.) en su Tractado de las Adivinanças… “qué es, e qué cosa es esto que se dize que ay unas mugeres que se llaman bruxas, las quales creen e dizen que de noche andan con Diana, deesa de los paganos, con muchas e innumerables mugeres caualgando en bestias, e andando, e passando por muchas tierras e logares, e que pueden aprouechar e dañar a las criaturas”.

Y es que, obviamente, sería muy cuestionable suponer que alguien pueda escojer autodenominarse de tal forma que la palabra por la que se identifique le denigre, sea infamante, que le marque negativamente hasta el punto de elegir considerarse abiertamente un paria despreciado en su entorno, bajo un epíteto que le vincule a crímenes castigados con la pena capital

¿Alguien cree probable que un violador de menores quiera presentarse en su tarjeta de visita como Fulanito de tal“, pedófilo? Y si esto nos parece del todo absurdo ¿cómo es que suponemos sin pestañear que las brujas hubiesen podido reconocerse así mismas en plena Edad Media y ante una sociedad inquisidora y fundamentalista judeocristiana, bajo un término que las señale como adoradoras del diablo y asesinas de niños?

Bajo este prisma, es más que razonable suponer que la palabra Brujería no debió tener originalmente para los brujos ningún significado negativo, más bien al contrario, que sería el clero quienes desvirtuarían el significado real de la misma.

No es baladí recurrir a los testimonios de los primeros cristianos frente al paganismo europeo, al objeto de identificar sus Cultos como Brujería y a éstos como a brujos. Cuando San Columbano (s. VII e.a.) -leía no hace mucho- recriminaba a los paganos diciéndoles que sus Dioses eran siervos del Diablo y por lo tanto demonios a su servicio y que los fieles de estos Dioses eran brujos y Brujería sus Cultos “demoniacos”, tenía perfectamente claro a quienes se estaba refiriendo y con qué deseaba igualarlos.

Columbano no iba en absoluto desencaminado, pues al margen de su evidente interés en hacer parecer estos cultos como desviaciones heréticas, diabólicas de su propia cosecha religiosa, no es menos cierto que reconoce en la Brujería, sin lugar a dudas, la continuidad de los Cultos -religiosos- paganos. Es más, este santo católico y misionero de origen irlandés y por lo tanto buen conocedor de lo que hablaba, en ningún momento dice que sea una creencia “nueva” que naciera a partir del paganismo, no, dice claramente que eso en lo que creen, que sus prácticas y Cultos, que la devoción a sus Dioses es, en presente de indicativo, Brujería y que ellos por continuar con esas prácticas son brujos/as.

CernunnosCiertamente eran Brujería las creencias, ritos, devociones y tradiciones paganas, pero no por venir de un demonio de la mitología cristiana, sino por su propio derecho. En este sentido no hay pues transición estrictamente hablando, sino renombrar de otra forma lo que ya existe; como no ha de parecernos extraño que, para ello, Columbano utilizase las lenguas autóctonas, pues se dirigía con el objeto de hacerse entender a un pueblo llano que no entendía ni el latín ni el griego. Y tampoco pretendió desvincular de la Brujería las religiones de los fieles al paganismo, sino que la destaca como característica inequívoca de los mismos.

Que el cristianismo ponderase después y por encima del hecho religioso la práctica de la Hechicería, no ha sido más que otra forma de tratar de ahogar el componente cultual de la Brujería, distorsionando su sentido original para favorecer su crítica y persecución. No es lo mismo recelar de quien pueda maldecirte por vicio tras reconocerse como un servidor del Mal, que de quien se presente a ti y reconozcas como intermediario ante tus Dioses. El miedo y años de adoctrinamiento harían el resto.

La Brujería supuso el crisol a partir del cual se reubicarían los diferentes Cultos paganos en Europa, una vez que el cristianismo empezó a asentar su poder en el continente (ss. XII-XVI) -que curiosamente coincide con el esplendor de la “caza de brujas“-, demonizaron nuestros Dioses y Diosas, prohibieron o plagiaron muestro Calendario y nuestras tradiciones, expoliaron, destruyeron o usurparon nuestros templos y santuarios y resolvieron definirnos como servidores de “su” mal. Y que utilizaran esta palabra (brujería) no pudo ser algo gratuito, claro, sino una voz cercana que les refería directamente a los Viejos Cultos aún vivos que perseguían, y como apuntaba más arriba recurriendo a los modismos indígenas para expandir mejor su mensaje diabólico, con lo que nacería la stregha, witchcraft, brujería, romuva, etc.

Sus seguidores eran las personas encargadas de intermediar con lo Divino, que sabían y hacían guardar los tiempos, los ciclos y los ritos, que entendían de lo celeste y de lo terrestre, que sanaban al enfermo o enseñaban al niño, quienes guardaban las ciencias, las tradiciones y sus mitos, los hombres y mujeres que por su función eran distinguidos de entre sus iguales como aquellos que merecían estar en una posición elevada, la más alta, la que G. Dumézil identifica como la Iª Función, la que ocupan reyes y sacerdotes… los/as brujos/as.

Este reconocimiento es mucho más sencillo de rastrear si seguimos la etimología anglosajona. Al provenir de otra lengua indoeuropea pero que mantendría durante más tiempo su idiosincrasia, el término witchcraft reproduce fielmente su significado original. Y no tenemos más que buscar la raíz de esta palabra (*-wicca) para entender que efectivamente la Brujería es la Vieja Religión de origen indoeuropeo que nos identifica a todos los Cultos posteriores y que entiendo nos dice sin lugar a dudas, que la Brujería es, en definitiva, el Culto europeo originario y no como se nos pretende hacer creer o entienden otros, las reglas por las que se rija la hechicería allá donde se de o se practique, sin una connotación religiosa explícita y al margen de la cultura donde se desarrolle.

Es en este punto donde deberíamos plantearnos si, efectivamente, existe un nexo entre ésta y la Wicca.

.

  • QUÉ ES WICCA

DIOSA TRIPLE1Al contrario de lo que se piensa y sobre todo de lo que se escribe, el origen o el significado histórico de la palabra wicca es tan conocido como por desgracia mutilados cuando leemos sobre Ella. Y aunque ya me he ocupado en otras ocasiones de aportar lo que he aprendido sobre la misma, no está de más seguir escribiendo una y otra vez y así cuanto sea necesario.

El término indoeuropeo wicca es el antecedente etimológico y raíz de la palabra brujería (witch, withcraft) y con la misma explicación. Es un cultismo que empezó a usarse con cierta liberalidad y más allá del sentido principal que le daría el mundo académico y posteriormente quien lo rescatase del olvido (Gerald Gardner), a finales de los años 60 y principios de los años 70 del siglo pasado, para entender la Brujería desde una óptica más realista u objetiva, al margen del valor peyorativo con el que lastraría esta palabra el cristianismo, pero cada vez más aplicado -y he aquí el escollo- a la corriente cultual que se desarrollaría a partir de Gardner en detrimento de las demás, hasta unos extremos en los que se enseña que no es wicca lo que no salga de su corriente y linaje.

Gardner en ningún momento dijo haber creado Culto o Tradición nueva alguna, se limitó a posicionarse como iniciado en la Brujería Tradicional y esto es y seguirá siendo así de sencillo por más vueltas que le demos para buscar lo contrario. En palabras de Cantrell, “… no existe duda que a Gerald Gardner se le debe dar crédito al hacer pública nuestra religión en el siglo XX sin haber reinventado Wicca. Sería más por desarrollar la tradición que lleva su nombre, la Wicca Gardneriana, desde la cual muchas de las tradiciones del presente han podido desarrollarse.“ (Gary Cantrell, “Creencias y Prácticas Wiccanas” -Wiccan Beliefs and Practices-, St. Paul, MN: Llewellyn Publications, 2004, página 17.)

Esta idea e intención de separar primero a Gardner de la Brujería Tradicional para después vincular la Wicca estrictamente con Gardner, entiendo que ha sido en buena medida lo que ha provocado gran parte de esta “descolocación” de referentes que al no querer frenarlo cada vez se hace más complicado.

Siendo el significado de witchcraft, brujería y +wicca la raíz de esta palabra, lo que le da el sentido que tiene ¿por qué nos empeñamos en leer lo que no dice? ¿Cómo podemos afirmar que sean términos que aluden a cuestiones “diferentes”? ¿No será que hemos confundido o queramos confundir al “mensajero” con el “mensaje”? y peor aún ¿que por error o interés estemos intentando vincular la Wicca exclusivamente a la particular adaptación hecha por Gardner de la Brujería y después a la corriente que a partir de entonces se crease?

Ante esta dicotomía solo puedo entender que, efectivamente, ha sido confundir el significado de wicca con la persona por la que se religaría en la actualidad y a partir de quien se crearía después un Culto específico marcando una línea clave para su revitalización, pero un linaje más a fin de cuentas producto de su trascendencia personal, lo que ha podido influir de manera determinante en este conflicto. Una circunstancia de la que no podemos culpar ni a Gardner ni a sus primeras iniciadas.

Confundir, ligar y hacer depender exclusivamente la Wicca con Gerald Gardner, entiendo que de alguna forma puede ser despreciar sus esfuerzos por normalizarla en todo su contexto la Brujería Tradicional y detraer gran parte de su riqueza, causa posterior -o incluso la excusa perfecta- para fomentar y/o favorecer nuestra división actual.

Al margen o por encima de cualquier especulación, creo que a resultas de lo poco y mal que se conoce al respecto, solo encuentro sentido al afirmar que la Wicca ha sido, es y seguirá siendo el término adecuado para referirnos a la Brujería -indoeuropea, para entendernos-, lo mismo que ésta hace referencia a los Cultos paganos en contraposición a los cristianos y estas creencias paganas a los Cultos pre-cristianos de origen indoeuropeo, donde la Wicca sería originalmente el núcleo del que partirían en un pasado remoto. O dicho de otro modo: La Vieja Religión.

Útil paradoja ésta que a pesar de nuestras carencias documentales, resquemores e intereses nos devuelve a un origen primitivo como si de alguna manera nos estuviese aleccionando de que ha llegado el momento de cerrar el círculo.

224495_111521192334643_837708298_nb

¿Y por qué llamarse wicca y no de otra forma? ¿o por qué no vamos a poder llamar Brujería a todo y luego ya Wicca a lo que nos parezca? pues por lo mismo que no entendemos de origen mexical la Brujería europea. Si al nahual se le identifica con América, al wiccano (brujo) con Europa ¿Quiere decir esto que no puede haber nahuales en Europa o wiccanos (brujos) en América? ni mucho menos. Quiere decir lo que quiere decir, que no puede existir una Wicca de tradición cultual americana, ni una corriente nahual de tradición europea, lo que no es óbice para que un americano se inicie como Wicca y un europeo como Nahual. En definitiva, que lo mismo que no nos duelen prendas en rescatar y nominar otros Cultos foráneos en su pureza, no estaría de más que respetásemos los nuestros en su integridad, quizá empezando por reconocerlos en su contexto y no en el que queramos darles.

Somos muy dados a utilizar nombres arcaicos para adornar saludos, argumentos y despedidas, pero extrañamente olvidadizos y reticentes para recuperar en su contexto original los propios.

.

  • QUÉ ES TRADICIÓN

8La singularidad de una Tradición, lo que la hace serla, es precisamente poder circunscribirse a unas particularidades concretas, constantes y localizadas, que expliquen y apoyen una conducta o patrón común a consecuencia de una originalidad. Será la transmisión de una serie de hábitos y costumbres en un entorno definido lo que identifique una tradición y la distinga de otras.

Y deberemos ubicar esa transmisión de hábitos y costumbres cultuales para poder entender a qué nos referimos cuando señalamos una tradición religiosa y la reconozcamos como tal o como sucede en este caso, el origen de una serie de tradiciones religiosas que se desarrollan desde unas raíces comunes.

Sería primordial tratar de configurar antes el radio de alcance de la Brujería Tradicional. Así como no hay duda que la Brujería se desarrolla desde los pueblos indoeuropeos, la propia idiosincrasia de estos pueblos reconducen, a su vez, esta sabia común entre sus descendientes y como no es anormal suponer lo hacen, salvando la interacción, en paralelo y no a consecuencia de los demás.

Lo mismo que nuestras culturas, incluso viniendo de los mismos focos, se ha desarrollado de manera independiente del tronco, así sabemos que ha ocurrido con sus religiones. No es igual el druidismo galo que el britano ni este que el hispánico, si bien en todo momento hablamos de la misma cultura. Si esto es así y sabemos que lo es ¿a qué viene que nos obcequemos en decir que la Brujería no haya podido tener el mismo recorrido lógico y constatado de las religiones que la preceden? ¿Y cómo podemos decir que la Brujería Tradicional sea la nuestra y sucedáneos o híbridas todas las demás? Pues esto ocurre con la Brujería, ocurre con la Wicca. Motivos para afirmarlo habrá, hay muchos, qué duda cabe, hechos y razones ya sería más discutible.

Son muchos los ejemplos que nos hablan de diferentes “focos” brujeriles en Europa (Alemania, Italia, España, Reino Unido, Francia, etc.), que se dan como resultado de la persistencia en el hábito religioso de los pueblos “cristianizados” por mantener sus creencias y rituales, con sus singularidades y generalidades, pero todos ellos con el patrón común del paganismo -léase también lo que he escrito sobre este término- como causa.

Un explicación a la medida del caso nos la proporciona su antecedente ¿Por qué no hubo un solo Culto pre-cristiano en Europa si tuvo una fuente común? Como sabemos la respuesta, me saltaré tratar de responderla y me adelantaré a la siguiente ¿Y si no hubo un solo Culto en Europa, por qué habría de tener una sola Tradición después? A lo que -y concluyo- me pregunto ¿Y si creemos razonable y sabemos cierto que de una misma fuente surgirían diferentes Cultos relacionados pero paralelos, por qué nos hemos de limitar ahora y fuera de toda lógica y evidencias a una sola Tradición religiosa para explicar todas las demás?

Resultado de todo ello es que en diferentes localizaciones (zonas) de un mismo marco geográfico (Europa), van a desarrollarse y fluir corrientes religiosas (Cultos) que respondan tanto a su origen común (indoeuropeos) como a sus peculiaridades geográficas y culturales (Tradiciones, Cultos o religiones) que las diferencien de sus “hermanas”, sin que por esta causa deba o pueda perder su relación de parentesco.

Es por lo antedicho que todo me hace pensar que existe una Brujería Tradicional de la que se nutren y germinan Cultos diferentes que conoceremos como Tradiciones, en tanto y cuando provengan de ésta, que además la entiendo pan-europea y que no lo puedo entender fuera de su contexto (indoeuropeo) de ninguna otra manera.

Y es precisamente desde esta estructura lo que va a hacer posible que la Brujería se “reconstruya” o para ser más exactos, se rehabilite primero y restaure después adaptándose al siglo XX bajo el cultismo Wicca.

¿Significa esto que la Brujería Tradicional ha sido “superada” por la Wicca Tradicional? No. Porque es lo mismo. Aunque sigan otros muchos Cultos llamándose brujería en vez de wicca, todos seguirán siendo, les guste o no les guste, igual de tradicionales. Puestos a preguntar ¿por qué esa obsesión, en muchos casos reduccionista, en que existan tales diferencias? ¿por qué no preguntarnos a quien beneficia y quien lo necesita? ¿Y no será que diferenciarlas obedezca a un interés concreto por monopolizarlas?

LITHA6bLas Tradiciones Wicca que efectivamente lo sean, lo que precisan en primer lugar para ser reconocidas de esta forma no es el nombre, el idioma o el lugar del que procedan, sino que rezumen ese vínculo sagrado con los Cultos de la Vieja Europa. Y por lo tanto ninguna de Ellas puede tener jamás preeminencia sobre el resto ni mucho menos supeditarlas a una sola.

Quedándose tantas cosas por decir en el tintero aún después de haberme extendido más de lo esperado, voy a dividir esta reflexión en dos mitades en cuya segunda parte y empezando por donde lo dejo ahora, recorreré los fundamentos de la Wicca Tradicional.

No deseo que este trabajo sirva o se entienda en ningún momento como una provocación, sino como una llamada seria y honesta a la coherencia y la fraternidad frente a la cerrazón. Ninguna de nuestras Tradiciones necesitamos en un principio -y si lo necesitásemos nuestro orgullo no nos lo haría decir- de las demás para justificar nuestra existencia, como tampoco permiso para ser lo que somos, pero sí estar unidos para sobrevivir.

Hay quienes tratamos de aprender de nuestros errores y procuramos leernos la moralejas de las vidas de Viriato o de Vercingetorix, por ejemplo, y los hay que piensan que eso no les pasará a ellos. La verdad, no sabría decir qué es mejor, pero estoy seguro que sumar nunca puede ser malo.

©Fernando González-Wicca Celtíbera
Anuncios

Read Full Post »

Bandera de Galicia luto

La Confesión Religiosa Wicca, Tradición Celtíbera, conmocionada por el trágico accidente ferroviario en Santiago de Compostela con el resultado hasta el momento de 80 fallecidos y 94 heridos hospitalizados, 35 de los cuales se hayan en estado crítico, quiere hacer llegar nuestra más profunda y sentida condolencia a las familias y amigos de los finados, nuestra fortaleza para los heridos y para sus familiares y nuestro fraternal apoyo a nuestros hermanos gallego y en general a todos por esta tragedia indescriptible que en definitiva nos ha golpeado sin distinción.

IlurbedaMás allá de transmitir nuestro profundo dolor por tan terrible pérdida, ánimo, empatía y solidaridad sobre todo con los supervivientes y con todas las familias afectadas, pedimos a todos nuestros hermanos y creyentes y al colectivo pagano en general, que tengan a bien incluir en sus próximos ritos y ceremonias o que hagan ex profeso un ritual en las próximas horas para atender a los espíritus de los desprendidos, procurar la pronta sanación de los accidentados y mucha, mucha fuerza y entereza para los amigos y familiares de quienes ya han partido o se encuentren hospitalizados .

Asimismo, deseamos compartir una invocación a nuestra Diosa Ilurbeda para que en su compasión y potestad guíen a quienes parten, sanen a los heridos, consuelen a quienes perdieron físicamente a sus seres queridos o sufren el difícil trance de sus heridas y fortalezcan el ánimo de los que quedan para afrontar con templanza tan dura situación.

Vivir es empezar a morir, tránsito ineludible que es paso y no final de nuestra existencia. Nada empieza cuando nacemos ni acaba cuando morimos y es el recuerdo siempre presente de nuestros Antepasados, lo que nos hace soportar su pérdida y facilitarles su partida. Nuestros compañeros de vida lo son de muerte allá donde los Dioses nos esperan y quienes parten antes allanan el Camino a quienes nos quedamos atrás. Guardemos su memoria y recuerdo y honrémosles en nuestros altares, para que sigan vivos en nosotros como lo están en la Tierra de los Inmortales…

.

Sagrada Diosa Iluerbeda, así como nos guías a través de tortuosos caminos, desprende a quienes han partido de la necesidad por un pasado ya satisfecho, mantén su feliz recuerdo entre los vivos y devuelve la salud a quienes yacen heridos con la esperanza de recuperar sus sueños.

.

Fernando González

Brueisamos Kombakores Bintoi

Confesión Religiosa Wicca, Tradición Celtíbera

Read Full Post »

bruja-buena

Esto mismo es lo que viene decir el artículo Brujas en los libros de texto para niños de 6 años de en un Blog católico que se presenta con la nada pretenciosa sentencia bíblica de Veritas liberavit vos. Como si fuese su verdad y no otra la única que nos liberase de sus miedos, o mejor aún, como si tuviésemos que liberarnos de algo que no fuera de ellos mismos, como si la verdad hubiera sido alguna vez exclusivamente suya.

En este trabajo empiezan recordándonos que desde tiempo atrás ”venimos tratando el tema de la subversión e inversión de valores”, si bien y aunque retratan los presuntos valores “invertidos” no dan en justa reciprocidad detalle de aquellos que se han visto perjudicados. Pero como es relativamente sencillo buscarlos a través de los que recriminan, entiendo que añoran la desigualdad, la marginación, el exclusivismo, la falta de derechos, el privilegialismo, la intolerancia, el despotismo, el integrismo, la teocracia, la represión, la intransigencia…. vamos, el Reino de -su- Dios en la tierra en cuerpo y forma: la Edad Media.

Eso sí, son hábiles identificando todo lo que de bueno nos ha traído la libertad con el anticlericalismo, pero sin relacionar en ningún momento todo lo que de malo ha tenido el clericalismo -cristiano y católico- mientras nos subyugó. Porque no hemos de olvidar que a diferencia de nuestros ancestros pre-cristianos, nosotros sí que sabemos lo que conlleva creerles y dejar que se enseñoreen de nuestra moral y de nuestras vidas.

Dicen que “lo que antes era malo, ahora es bueno, especialmente se busca la ambigüedad, el confundir a las personas”, como si realmente no supiésemos lo que hemos ganado con el cambio o ignorásemos la diferencia.

Antes solo se podía profesar una religión -la suya-, ahora toda persona tiene derecho a creer y practicar el Culto que desee siempre y cuando este derecho no restrinja el de terceros ¿De que ambigüedad están hablando? Creo que está bien claro. Antes la Brujería era una práctica ilícita y perseguida, hoy es un Culto legítimo cuya práctica está permitida. No hay ambigüedad, hay gana de aceptarlo o no aceptarlo, nada más.

Añaden que “caso preocupante es el de los “brujos” y las “brujas”…en el pasado los cuentos y películas para niños nos mostraban al brujo o la bruja de acuerdo con la tradición cristiana, como seres diabólicos…servidores del mal”. Hasta ahí bien, ciertamente la tradición cristiana mintió sin pudor alguno para desprestigiar la imagen de los últimos paganos conscientemente practicantes, pero no entendemos que sus falacias deban echarse de menos, sino alegrarnos por haber superado su imbecilidad. Que en pleno siglo XXI existan personas que aún crean que profesar una creencia religiosa que no sea la suya, es sinónimo de una maldad producto de su diablo, eso sí que es lo preocupante.

Explican que “no hay nada de bueno en la magia, porque Dios no otorga estos poderes, de manera que quien alegue poseerlos ..sin dudas no los adquiere de Él”, y lo hacen como si los demás estuviésemos aún idiotizados por sus prédicas o no supiésemos qué es, de dónde viene y qué significa la palabra magia.

Magia, brujería y religión son la misma cosa. Magos, brujos y sacerdotes viene a decir lo mismo y salvo los matices peyorativos que el fundamentalismo ha generado después, no es algo que se nos escape y puesto que no somos dóciles y obedientes ovejitas sino personas capaces de pensar, pretender acusarnos de servir religiosamente a nuestros Cultos como si fuese un delito, es una soberana majadería.

En todo caso y por jugar un poco con su teología, habría que recordarles que si entienden a su Dios como creador de todo, se nos pueda hacer complicado entender que existan “cosas” que no vengan de su Dios. Deberían saber que si su Dios es todopoderoso, no puede existir nada que no haya permitido que exista. Y por último deberían convencernos, que si la magia fuese como entienden en cuanto al uso de fuerzas y poderes sobrenaturales y su Dios abre mares, detiene el Sol y preña sin concebir, no hace nada bueno ni mucho menos natural. Si además no hay nada bueno en la magia, tampoco lo hay en sus “milagros” y si quien hace magia no lo hace por Él, van a tener un problema para explicarnos de qué va eso de suponer -que no ver- a sus sacerdotes convirtiendo el pan y el vino en el cuerpo y la sangre del que dicen es el ¿Hijo? de su Dios, fallecido hace 2.000 años y resucitado tres días después de muerto, pero que se encarna en cada una de sus eucaristías desde entonces para ser deglutido por oficiantes y creyentes. Y por cierto, si ese acto mágico por excelencia de la transustanciación no viene de su Dios ¿de quien viene?

BRUJA-SUS ROPAS

Auguran que de seguir así las cosas “… ya veréis como dentro de algún tiempo, los niños irán dejando de pensar mal de la brujería.” Hombre, vamos a ver si nos aclaramos; la Brujería es un Culto religioso reconocido legalmente y allí donde nos ampare la Legislación y sepamos que se enseñe a los niños a pensar mal sobre nuestro Culto desde cualquier instancia pública, no duden que obtendrán como respuesta una querella criminal. Hasta ahí podíamos llegar.

De corolario me gustaría extractar el siguiente razonamiento:

Lo peor es que los libros -de texto para niños- también están plagados de insinuaciones y sutilezas de corte ocultista y pagano. Aun peor es que colegios católicos enseñen con semejante basura…sin siquiera advertir el peligro a los padres.

Esto sí que es, qué duda cabe, ejemplo perfecto de una libertad religiosa moralmente impecable y de un pronunciamiento ético sublime… las creencias paganas son basura. Y luego hay quienes piensan y así lo manifiestan, que debemos guardar silencio, que hemos de permitir que enseñen tales cosas a nuestros hijos porque claro, si respondemos, si nos defendemos, somos anticlericales.

Sobre este tipo de manifestaciones me gustaría recordar tres puntos que parecen haberse pasado por alto. Primero, el clericalismo, esto es, lo perteneciente y relativo al clérigo, por mucho que pretendan vincularlo exclusivamente al catolicismo y en su generalidad al cristianismo, no es propio sólo de éste Culto ni de los Cultos cristianos, sino de todas aquellas religiones que posean sacerdotes y/o sacerdotisas.

Segundo, defender nuestras creencias de quienes las agredan, no es ser anti nada, sino reclamar y ejercer nuestros derechos fundamentales.

Y tercero. El clericalismo como ideología, dice la RAE que es: “1. m. Influencia excesiva del clero en los asuntos políticos.” Por lo tanto y solo bajo esta acepción evidentemente siempre seremos anticlericalistas, que no anticlericales. Que por lo menos nos encuadren con propiedad

Por eso entendemos que solo podríamos participar del anticlericalismo y por lo tanto aceptar ser reconocidos como tales, por oponernos a tildar de basura las creencias de los demás y presentar como malvados a sus creyentes y practicantes, decir que sus prácticas pervierten y sean peligrosas para los niños y exigir que no haya más creencia religiosa que la propia, interviniendo en la política para sancionar tales vicios. Esto sí que es agredir, transgredir los límites democráticos y nuestro sistema de libertades.

bruja-malaAsí, no estaría de más que empezásemos por abrir los ojos de una vez por todas y ponernos al día. Nuestros padres nos han dado un sistema de libertades que estamos viendo peligrar a marchas forzadas, que están reduciendo poco a poco delante de nuestras narices y que persigue con absoluta impunidad y descaro que desaparezcan nuestros Cultos, creencias y derechos. De entre todos nosotros los hay que hemos jurado defender de estas agresiones lo que nos transmitieron nuestros mayores, así como la libertad religiosa y los derechos de los paganos. Pues bien, empecemos por el principio, por neutralizar toda manifestación ilegítima como la que hacen desde este Blog, dejemos nuestra impronta en toda difamación o intento de injuriar nuestras creencias y tradiciones, sin insultos ni descalificaciones, sin aspavientos, con la tranquilidad y la firmeza de sabernos con la razón y el derecho a defender lo que creemos.

Y si no somos capaces de hacerlo por nosotros, hagámoslo si quiera por nuestros hijos, para que no tengan que crecer pensando que sus padres y sus madres arderán eternamente en un infierno por monstruos diabólicos y pervertidos. Pero claro, siempre se puede ignorar y permitir que en nuestras sociedades las nuevas generaciones aprendan que las brujas y los brujos y los paganos en general somos “intrínsecamente” malos por nuestra naturaleza diabólica y nuestras creencias basura, antes ésto que pasar por fanáticos.

©Fernando González-Wicca Celtíbera

Read Full Post »

teocracia cubana1

¿Se estará gestando en Cuba, como ya ha sucedido en Rusia y otros países, el germen de un neo-integrismo cristiano como nueva base moral de una hipotética pseudo-democracia teocrática?

Esto parece traslucir del encuentro habido entre el Sr. D. Miguel Díaz-Canel, Vicepresidente de Cuba y líderes evangélicos del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), “para trabajar en la restitución de valores morales en la isla“, tal y como recoge el Consejo Evangélico de Madrid bajo el titular: “Gobierno cubano busca restituir valores con apoyo de evangélicos de la isla“.

Nos alarma especialmente el hecho que sean las reglas morales de diferentes facciones cristianas -según su peso pero por lo común regresivas-, las que vayan a “garantizar” los valores sociales en aquellos países en vías de un presunto desarrollo democrático, máxime cuando recurren a dichos Cultos antes que a la Declaración Universal de los Derechos Humanos para hacerlo.

Que es un peligro real y preocupante en cuanto a la proliferación de estas iniciativas, lo podemos sopesar valorando el resultado de su injerencia en los países donde se ha producido, principalmente Estados subsaharianos, de Europa del Este destacando Rusia y veremos a ver qué ocurrirá en Cuba y allí donde encuentren el hueco necesario.

firma concordato 1979b

El ministro de Exteriores de Epaña Marcelino Oreja, en la firma del Acuerdo con el cardenal Jean Villot en 1979. / UPI

América Latina y España no se han librado tampoco de su influencia y el hecho de que en nuestro caso se revaliden los privilegios de los cristianos frente a los derechos de ateos y creyentes de otro Cultos diferentes, se añadan nuevas concesiones, permutas y privilegios, se supriman o endurezcan ayudas sanitarias con una marcada motivación cristiana como por ejemplo sobre la adquisición de anticonceptivos o se haya vuelto a imponer la Religión Católica en las escuelas públicas son indicativos sobrados para temernos que de seguir con nuestra indiferencia y no exigir que se respete, entre otras, la libertad religiosa las cosas irán de mal en peor.

Leemos un día sí y otro también cómo se van restringiendo y endureciendo las condiciones para el reconocimiento de nuevos Cultos y el ejercicio de los derechos fundamentales de sus fieles, cuando no se criminalizan directamente los mismos y lo que aún es peor, cómo lo hacen sin que la ciudadanía y muy en especial nosotros mismos hagamos siquiera aspavientos.

En Hungría, Polonia o Rusia, para no ir muy lejos, la libertad religiosa se empieza a supeditar a la hegemonía cristiana, marcando un referente privilegiado insalvable para los Cultos minoritarios que incluso ha provocado cambios constitucionales. Aquí no es cuestión de ver pelar las barbas del vecino, sino de ser posible dejarnos de apáticos buenismos tan ñoños como ilusorios amparados en una presunta seguridad, que por desgracia no estamos sabiendo defender y menos garantizar a las generaciones venideras. Después, vendrán los lamentos…

Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.
Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.
Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.
Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada

Friedrich Gustav Emil Martin Niemöller (1892-1984)

©Fernando González-Wicca Celtíbera

Read Full Post »

En primer lugar quisiera posicionar este trabajo no como un artículo enciclopédico, tesis o estudio sobre el Paganismo, que por lógica merecería un tratamiento mucho más extenso de lo que voy a dedicar a la siguiente reflexión, sino como una observación ante lo que considero un error concreto y extendido en cuanto al alcance de este término.

Hay estereotipos entre la Comunidad Pagana que por más que se corrijan y actualicen, resurgen una y otra vez errados y alimentados en la Red por la mala costumbre que tenemos de reproducir frenéticamente textos anticuados y por lo común fundados en una apología tendenciosa o desfasada, dar pábulo a escritos más populosos que contrastados y no aceptar, bajo ningún concepto, que exista más verdad que la que nos hayamos -en pasado- construido.

03Un ejemplo es el término “wicca“. A nadie que haya ahondado en su etimología se le escapa que el mismo tiene un origen indoeuropeo y por lo tanto pan-europeo, circunscrito de este modo a un ámbito mucho más antiguo y extendido del que actualmente le suponemos, si bien hayan sido las lenguas germánicas y por último el anglosajón la que nos legase un testimonio más cercano en el tiempo. Pues bien, la mejor forma de comprobar si esto es o no cierto es revisar todos nuestros apuntes, blogs, páginas y libros de cabecera y comprobar en cuántos de ellos se corrige/corregimos este error…

Además de animales de costumbres hemos de reconocer que estamos muy mal acostumbrados. Tanto, como para renegar de todo aquello que nos huela a dogma cuando realmente nos pasamos en buena medida todo el tiempo tratando de imponer los nuestros a los demás.

Otro ejemplo lo encontramos sin salirnos del ámbito de la Vieja Religión cuando mezclamos sino usamos indistintamente los términos “hechicería” y “brujería“, aunque hay que reconocer que afortunadamente esto ocurre cada vez con menor insistencia o notoriedad entre los paganos.

Y ya que hemos devuelto aunque por los pelos el término “paganismo” al contexto de esta reflexión, comencemos por desgranar los falsos clichés que se han vinculado al mismo.

El paganismo es una religión. Falso. El paganismo es el conjunto de Cultos pre-cristianos básicamente de origen europeo y de la cuenca mediterránea, que en su última acepción religiosa o teológica desarrollada por el cristianismo, identifica como paganas aquellas creencias ajenas a las llamadas religiones del Libro (Biblia), por politeístas e idólatras. Fundamentalmente las religiones de/durante la antigüedad clásica.

Lo mismo que jamás ha existido “una” religión cristiana, sino que se han identificado como tales aquellas que se han creado en torno a la figura de Jesús de Galilea (el Cristo), tampoco hay una sola religión que pueda entenderse como “la” pagana, sino que por derivación o señalamiento, se han considerado bajo este epígrafe toda una serie de Cultos y credos concretos a los que se han ido añadiendo más con el paso del tiempo.

Así, creer o aludir a una hipotética “religión pagana” que represente o recoja las creencias religiosas de todos nuestras religiones en un presunto Culto único, es una quimera.

Las religiones paganas son las más antiguas. Falso. Los Cultos más antiguos conocidos y en tanto se mantenga arqueológica e históricamente así, son en el mejor de los casos los Cultos Paleolíticos y con toda seguridad los Cultos Neolíticos. No todas las religiones paganas y como ejemplo tenemos a los Cultos Mistéricos, tienen su origen en las creencias primordiales.

Las religiones paganas son aquellas con las que el judeocristianismo interactúa antes, durante y después de su nacimiento, alternancia y predominio que por su condición intrínseca de politeístas e idólatras, se alejan de las doctrinas monoteístas y de los dogmas judeocristianos. Su relación con las creencias primitivas estriba en descender o haber evolucionado de éstas.

Con ello no estamos admitiendo considerar neo-politeístas a las religiones paganas, ni considerarnos a nosotros mismos como neo-paganos, un término éste último construido para despreciar la antigüedad de nuestras Tradiciones, sino explicar que todas -en negrita- las religiones evolucionan sin que por ello pierdan necesariamente la esencia de sus doctrinas y creencias y que algunas de ellas tienen unos antecedentes más antiguos que otras.

Los cristianos fueron los primeros en identificar nuestros Cultos como paganos. Falso. La primera sociedad o pueblo que identifica como paganas otras creencias religiosas, fue la romana pre-cristiana en alusión a los Cultos y tradiciones de las zonas rurales, en contraposición con el Culto de la Urbe (Roma) y a un mismo tiempo reseñando las creencias y Dioses indígenas de los pueblos europeos colonizados en contraposición a las creencias y los Dioses principales de los romanos.

Que los cristianos, a su vez, desarrollasen el término para acomodarlo a su idiosincrasia y distinguirse de entre todas las demás, no les concede ninguna originalidad.

El uso peyorativo del término “pagano” es de origen cristiano. Falso. También serían los romanos quienes usaran despectivamente el calificativo de pagano, en alusión a aquellas personas que no habían realizado el servicio militar y en concreto el sacramentum o jura de fidelidad al Dux al mando de las tropas. Sería algo similar a lo que conocemos actualmente por “jura de bandera“.

Para el ciudadano romano, paganas eran aquellas personas, por lo común propias de las zonas rurales, donde existía la superstitio (lo que queda, lo que subyace, sobrevive o está por encima de una situación) como una supervivencia de los Cultos originales y previos a la romanización, no tanto como un desprecio en sí mismo, sino más bien como reproche ante la falta de integración.

No tardaría mucho el cristianismo, cuya única originalidad en cuanto a teología lo fue dotar de una personalidad divina a Jesús de Galilea, en acomodar y retorcer si cabe aún más y nuevamente un término anterior y ajeno a él, para hacerlo suyo.

TertullianUn “mérito” que tendría en Tertuliano a uno de sus primeros ideólogos, yuxtaponiendo al cristiano militante en el Ejército de Cristo y consagrado por el sacramentum -término plagiado- del bautismo, al pagano “supersticioso” aferrado a sus viejas creencias, que adolece de la iniciación cristiana (bautismo) y finalmente superviviente en las zonas rurales y más alejadas del control religioso y administrativo de la Iglesia como fiel “pertinaz” a los viejos Cultos, como ya mencionarían después y entre otros AgustínOrosio.

Siendo conscientes que actualizar nuestra estructura de creencias y conocimientos no resulta fácil y menos aún cuando provoque un cambio sustancial en los patrones básicos sobre los que hemos construido nuestra formación, no por ello podemos dejar de exigirnos todas las veces que sean necesarias un conocimiento lo más completo posible, aún y cuando nos cueste tener que modificar nuestras ideas o los conceptos sobre las que se sustenten.

El término pagano para referirse a nuestros Cultos es correcto, nos define y encuadra y además nos califica más allá o mejor incluso de lo que lo ha hecho el cristianismo, al menos a buena parte de nosotros, por lo que tener una opinión histórica correcta y fundada, lo más completa que nos sea posible, nunca depreciará lo que hayamos aprendido.

Las palabras no son lo que queramos que sean, sino lo que significan y el buen uso de las mismas en su justo contexto nos ayudará a comprendernos y comprender mejor nuestros orígenes.

©Fernando González-Wicca Celtíbera

Read Full Post »

SkullFlowersHendrickAndriezsooVanitasMás allá de los manidos <<yo pienso>>, <<creo que>> o <<en mi opinión>>, de plurales mayestáticos -hasta los de modestia o de autoría- que pretenden formar una idea consensuada de una opinión o creencia personal y de “golpes” de -una presunta- autoridad tradicionalista, lo cierto es que lo primero con lo que se encuentran todas las personas que se acercan a la Wicca, es que sus interlocutores no les explican bien lo que es, lo explican mal o no saben lo que explican. Y lo más oneroso de esta situación en principio apática e inusual, es que somos nosotros, los wiccanos, quienes más confusión “aportamos” a su significado.

Partiendo de la base que la Wicca no es lo que cada cual quiera que sea, lo que a cada cual le interesa que sea o en lo que cada cual quiera convertirla, estamos “condenados” a que más pronto que tarde todos nosotros nos paremos en una misma estación y sentemos unas bases comunes, un entendimiento común, la posibilidad al menos de en vez de querer imponer nuestras teorías, trabajar a partir de los hechos y dar un contexto académico y preciso de nuestra religión.

No podemos seguir discriminando, marginando, negando las realidades de otras Tradiciones -cuando efectivamente lo sean- o simplemente sentenciando que los que no viene de nosotros, ni es Wicca ni la reconocemos como tal. Más aún, aceptando muchas veces sesgar o soslayar su etimología e historia para justificarse y ocultar un espectro mucho más amplio que pueda hacer peligrar lo que entendamos por ortodoxo. Porque correremos el peligro que el resto de Tradiciones se enroquen o agrupen a su albur y tampoco quieran saber nada de las demás, consiguiendo crear un vacío hostil y una ausencia de entendimiento decididamente desafortunado y contraproducente para nuestra religión.

Tampoco es cuestión de promover una posible unidad que siendo sinceros nuestra propia idiosincrasia abortaría quizá antes de empezar siquiera a plantearlo y que además se hace tan innecesaria hoy como inapropiada, pero sí sería posible sentar las bases de un futuro marco heterogéneo común, donde sea lo que nos une antes de lo que nos separe lo que marque la línea a seguir a partir de aquí.

Si todos podemos estar más o menos de acuerdo en algo, creo, es que la Wicca es el resultado de la evolución, adaptación o readaptación de la Brujería Tradicional, que es de origen indoeuropeo y como tal una cepa religiosa pagana y a partir de ésto podríamos tener el espacio necesario para empezar a trabajar.

Actualmente y gracias a la informática tenemos la oportunidad de interactuar entre todos nosotros y estar conectados e informados de nuestros pasos, sin necesidad de movernos apenas del sillón de nuestra casa. En Wicca Celtíbera creemos que esta ventaja es una oportunidad que no podemos dejar escapar y que de alguna forma estamos obligados al menos a intentarlo.

Con este objetivo, en los próximos días la Confesión Religiosa Wicca, Tradición Celtíbera propondrá a la Pagan Federation International un Ier. CONGRESO INTERNACIONAL WICCA EN ESPAÑA, en base a un programa consensuado de trabajo donde podamos tratar los temas de mayor calado, al objeto de buscar un entendimiento que pueda concretarse en un documento escrito que sirva de referencia.

Deseamos con todas nuestras fuerzas que brille por encima de todos nosotros la fraternidad y el entendimiento en un feliz encuentro entre los hermanos y hermanas Wicca.

——————————–

Further than those trite “I think“, “I believe” or “In my opinion“, than “royal we”- those of bother or authorship that pretend to get an agreed idea from personal beliefs- and than “strikes” of- a supposed- traditionalist authority, the fact is that the first thing that everybody finds when they approach to Wicca, is that their speakers don’t explain them properly what it is, they explain it wrongly or they don’t know what they explain. And the most burdensome from this situation, basically apathetic and unsusual, is that we, the wiccans, are who “give” more confusion to its meaning.

Assuming that Wicca isn’t what anyone wants it to be, what anyone is interested in it to be or what anyone wants to turn it in, we are “condemned” to stop at a same station earlier than later and to lay common foundations, common understanding, at least the chance to work starting from the facts and to give an academic and precise context of our religion, instead of setting our theories.

We can’t go on discriminating, marginalizing, dennying other Tradition’s ralities- when they really are so- or just sentence that what doen’t come from us isn’t Wicca and that we don’t recognize it as Wicca. More than that, we agree to cut or to avoid its etimology eand history to justify and hide a much bigger spectre that can endanger what we think orthodox is. Because we’ll run the risk of having the rest of the traditions leaving or forming a group that won’t want to know anything from the others, getting to create a hostile emptiness and a lack of understanding decidely unfortunate and counterproductive to our religion.

It’s not a matter of promoving a possible joining that, being sincere, our own idiasyncrasy would abort maybe before we even think about it. Nowadays it’s not necessary and it’s not appropriate. But it would be possible to lay the foundations of a future heterogenous common framework, where what joins us instead of what separates us is what sets the line we have to follow from now.

I think if all of us may agree more or less with the same thing is that Wicca is the result of the Traditional Witchcraft’s evolution, adaptation or readjustment, whose origin is Indo-European, and that is a pagan stock. Starting from this we could have the necessary room to start working.

Nowadays thanks to computing we have the chance to interact with each other between all of us and to be connected and informed about our steps, without miving from our home’s armchair.

We, Wicca Celtibera ( Celtiberian Wicca), think that this advantage is a chance we can’t let go and that we are obliged somehow to try it.

Having this aim in the next few days, Confesion Religiosa Wicca, Tradicion Celtibera (Wiccan Religious Confesion, Celtiberian Tradition), will suggest to the Pagan International Federation to call a first International Wiccan Conference in Spain, intending to achieve a working consensus where we may handle the most important subjects. Our aim is to find an understanding that may be drawn up in a written document that will be used as a reference.

We strongly wish that brotherhood and understanding shine above all of us in a happy Wiccan brother’s and sister’s meeting.

.

Fernando González

Brueisamos Kombalkores Bintoi

Confesión Religiosa Wicca, Tradición Celtíbera

(Wiccan Religious Confesion, Celtiberian Tradition)

Read Full Post »

LITHA30Como viene siendo tradición, el pasado día 23 de junio de 2013 Wicca Celtíbera celebró la ceremonia pública del Solsticio de Verano en la localidad de Pinto (Madrid), con la peculiaridad de haber supuesto uno de los mayores despliegues de nuestro Culto, oficiada y auxiliada por 23 hermanos/as y asistida por unos 50 creyentes en un Ritual que contó con la asistencia de más de 5.000 personas, convirtiéndose sin lugar a dudas en la ceremonia pagana más multitudinaria de toda España.

La normalización de nuestras prácticas ha de pasar indefectiblemente por la visibilización de las mismas si queremos que sean respetadas social y públicamente, pues lo contrario significará una vez más ocultamiento, furtivismo y marginalidad y en lo práctico la imposibilidad de reclamar unos derechos íntegros y efectivos religiosamente hablando.

Hemos sufrido la incomprensión de una sociedad atemorizada y secuestrada por el exclusivismo religioso durante siglos, pero es un hecho que oficiar ritos públicos como el que reseñamos, que mostrarnos tal cual somos no tiene por qué significar desprecio social, pues pasamos por alto que aquellas personas que nos rechazan en su interior también guardan la misma semilla, la misma sangre y tradición de quienes nos transmitieron la Vieja Religión.

Aún sufriendo la censura informativa de los medios de comunicación, que miran para otro lado buscando sobre todo la jarana y los excesos etílicos, hasta ellos saben que ritos como este no podrán ocultarlos por mucho más tiempo y tarde o temprano tendrán que ceder ante una sociedad conocedora de nuestros Cultos y por lo tanto abierta para asumir el respeto público que nunca debimos perder.

LITHA6bDos décadas de esfuerzo, voluntad y motivación de los hermanos y hermanas de la Wicca Celtíbera nos han llevado hasta aquí, más allá o por encima de la incomprensión, los desplantes o las chanzas, orgullosos de poder llamar a los Dioses Antiguos y a nuestros Ancestros sin miedo a significarnos. El precio ha sido muy alto, pero la recompensa también: sentir la emoción, años tras año, de cientos, miles de personas entregadas como antaño a la devoción de nuestros/sus Dioses, recogiendo con avidez milenrama dorada para guardar en sus hogares un pedazo de este Sol que ha de renacer el próximo Solsticio, evocando a sus Antepasados y entregando a las llamas sus desdichas para que el Fuego Sagrado purifique sus vidas.

Os dejamos con un vídeo de resumen y estas bellas y emotivas imágenes para lanzar un mensaje claro y rotundo… no hemos vuelto, porque nunca nos fuimos.

LITHA23

LITHA11

10LITHA21

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: