Imagen

Este viejo año administrativo llega a su fin y con él, un periodo repleto de novedades, cambios, noticias, un arduo trabajo y por supuesto también conflictos y desencuentros, igual de necesarios que los primeros para enriquecer nuestra evolución y aprender de todas nuestras experiencias.

Seríamos injustos si despreciásemos aquellos aspectos y personajes menos gratos -en alguna ocasión verdaderamente desagradables- que se han cruzado en nuestro Camino, pues sin ellos nos habría costado mucho más tiempo y sinsabores comprender nuestras obligaciones públicas, asumir nuestra responsabilidad como Culto y mantenernos firmes a la hora de decir basta a la usurpación, la manipulación y la perversión de nuestros Cultos a manos de individuos y grupúsculos dispuestos a todo por lucrarse, erigirse como gurús o desvirtuar nuestras creencias para forzarnos a consentir sus paranoias y delirios.

También hemos tenido la oportunidad de probar nuestra templanza frente a quienes se han sentido amenazados por nuestra sola presencia y dispuestos a desprestigiarnos como Culto y Tradición queriendo imponer una supremacía y presuntos derechos en “virtud” de una pretendida supremacia intelectual, religiosa y tradicional simplemente ilusoria, inexistente e imposible.

Por último y por ello lo mejor, este año tuvimos la ocasión de crecer en amigos y además hermanos, de ampliar nuestra Familia e interactuar y aprender con otros Cultos de esta senda pública que nos marcamos afrontar al legalizarnos, conocer a personas maravillosas dignas de sus cualidades y especialmente sensibles y honestas que nos han enseñado a tratar de ser mejores. Un lujo por el que nos sentimos deudores.

En cuanto a perspectivas, el Blog nos ha vuelto a sorprender con la buena acogida que está teniendo entre nuestra Comunidad, con más de 300 artículos y cerca de 70.000 visitas. Una responsabilidad que si bien problemas técnicos nos ha hecho desatender este último mes, en unas semanas volverá a retomar su dinámica habitual.

En lo tocante a la reivindicación de nuestros derechos, los avances en las negociaciones con el Estado, aún cuando van a paso de palacio… van y lo hacen hacia unos derroteros que jamás pensamos alcanzartan pronto.

En fin, un año provechoso que nos deja para adentrarnos en otro nuevo que habrá de traernos la cosecha de nuestros esfuerzos e ilusiones, bajo el amparo y la advocación de nuestros Dioses y Diosas por quienes hacemos todo esto y a quienes les debemos estar donde estamos.

Para todos, por todos, Wicca Celtíbera os desea un Feliz Año Nuevo civil 2014!!

caldero

No quisiéramos centrar esta opinión en felicitarnos exclusivamente por el excelente trabajo arqueológico que se está llevando a cabo en el complejo castreño de Besomaño (Galicia), que deseamos se entienda implícito en esta reflexión. Que si hay un hecho reseñable y sabemos que lo es el del último descubrimiento en este poblado céltico -y van más de 140.000 piezas halladas-, lo ha de ser el hallazgo de un excepcional caldero ceremonial[1].

Aunque lo agradecemos como los que más, no así lo podemos hacer con la perspectiva y bajo el enfoque que se le está dando al mismo. Y no lo decimos por lo que ya es evidente, su importancia histórica, su singularidad o el valor material que tiene y desde luego tuvo en el pasado como “tesoro”, sino en la parquedad reflexiva y alegórica, el desdén en su contexto de lo sagrado y la falta de consecuencias etnoarqueológicas derivadas del mismo, que el mundo académico parece estar pasando por alto, centrándose únicamente en su hipotético valor económico.

Como siempre, mantenemos un discurso mercantilista de “lo nuestro”, esto es, su precio, y dejamos que sean otros descubrimientos, cuanto más allá de nuestras fronteras mejor, para elaborar o completar el intrincado puzzle religioso de nuestro pasado pre-cristiano. A fin de cuentas, si no viene de fuera, si no lo hemos copiado ni puede leerse bajo el prisma de la interpretatio, no es de general interés.

Sin pretender ni mucho menos corregir lo dicho y dilucidado y aceptando el enorme peso de las valoraciones arqueológicas preliminares de esta pieza, sí que nos gustaría abrir el ángulo de exposición hacia un derrotero innecesariamente “castigado”, entendemos, bajo un apriorismo temerario.

Osea, que las primeras conclusiones inciden una y otra vez en descartar el pensamiento y valor religioso de nuestros ancestros y de esta pieza, frente a un hipotético valor material y económico ponderado por encima de todo; como si el pueblo celta ¡oh sorpresa! hubiese sido excepcionalmente “abducido” en Galicia por el ateísmo contemporáneo y nuestra sociedad de consumo.

Así, se explica el hallazgo diciendo que “se encontró totalmente aplastado, con lo que se cree se escondió por su valor material -el bronce era muy valorado en aquel periodo- y no, por tanto, por el valor simbólico que pudo tener para la comunidad humana a la que perteneció.

untitledEsta afirmación, dicha para una sociedad superlativamente religiosa, donde lo mágico y lo sagrado estaban por encima de todas las cosas y en todas las cosas, la entendemos como un despropósito de manual. Y es más, desmentida por la ingente cantidad de hallazgos de piezas muy valiosas que pese a su riqueza material fueron inutilizadas y entregadas a difuntos y santuarios, con la única intención de manifestar su religiosidad y aún a costa de la sensible pérdida patrimonial que tales gesto les supuso.

¿Era más valorado económicamente un caldero de bronce que torques y cuencos de oro macizo o espadas ricamente labradas? Y si no lo fue o al menos estuvo en paridad con los tesoros de oro y plata “abandonados” a su albur ¿por qué hacer y remarcar esta diferencia?

Torques_de_Burela._Museo_Provincial_de_LugoSe nos explica que es “un valioso caldero de bronce de la época castrexa, de uso ritual y único que se ha encontrado entero en Galicia… Se trata de una pieza única por su completa conservación pues en otros yacimientos se han localizado fragmentos de este tipo de recipientes, que en la época valían una verdadera fortuna para su poseedor… La pieza, puede ser la más importante de entre las 140.000 que se han encontrado en este poblado, pues permitirá a los historiadores y estudiosos conocer este tipo de recipientes que se empleaban en ceremonias importantes.” (la negrita es mía).

Vamos a ver, primero aclaran que la excepcionalidad de este caldero está en su estado de conservación, no que fuese único en su tiempo, pues han encontrado los restos de otros muchos en el mismo contexto social e histórico. O lo que es lo mismo, todos los demás celtas debieron ser unos irresponsables o ignorantes menos el presunto afortunado de este caldero en concreto, que adelantándose a las prime time tuvo la genialidad de esconderlo mejor que nadie o conociendo como nadie su valor monetario para especular con el rédito de su principal patrimonial.

Y eso sí, de pasada pero obligados por las circunstancias, reiteran el uso religioso del mismo en pocas ocasiones, en ceremonias solemnes ¿No será más sencillo conjeturar que hubiera sido el valor religioso del caldero, símbolo y seña religiosa una y otra vez en las mitologías de un pueblo radicalmente religioso, la causa de esconderlo y de hacerlo con tal cuidado y la precaución y la piedad de no destruirlo?

De hecho lo explican perfectamente… “El hallazgo es demasiado reciente por lo que todavía no se ha podido realizar un estudio detallado del mismo, aunque se parte de que se trata de un objeto muy importante que se empleaba en ocasiones muy especiales, generalmente en fiestas o ceremonias.”

gundguerriersregnrationeo6

Es ésta y no otras y menos económicas, la razón que lógicamente tiene sentido. Un elemento ceremonial de excepcional importancia religiosa, como han hecho a lo largo y ancho del mundo en el pasado y hacemos hoy día también, ante el peligro de expolio y profanación, se guarda como mejor se puede de quienes potencialmente puedan robarlo. Y se hace con la esperanza de recuperarlo más adelante.

El caldero de la abundancia, de la inmortalidad y del poder, el caldero celta, símbolo de los Tuaha de Danaan y de Divinidades como Dagda, Brigantia o Cerridwen es uno de los elementos mágico-religiosos constante y universal en los mitos y leyendas celtas. Que sus poseedores -que no entiendo debiera ser de un solo propietario- si acaso puede que hasta comunal y nos permitimos decir sacerdotal, hubieran querido proteger un símbolo sagrado de su pueblo de la rapiña destructora tan habitual entonces, no es nada extraño, ni siquiera una respuesta material, sino una respuesta perfectamente lógica en una sociedad religiosa.

El Arca de la AlianzaA no ser, claro, que a partir de ahora debamos entender todos los emblemas religiosos de otros pueblos, como meros bienes especulativos para sus viejos poseedores, como el Arca de la Alianza entre ellos, por ejemplo, de la que nos vemos obligados a suponer en virtud de esta teoría, que su valor real para el pueblo de Israél jamás fue el sagrado, sino el oro del que estaba revestida ¿No?

_________________________

1.- Noticia publicada por la Revista digital Céltica Hispana, del artículo: “El caldero del Castro de Besomaño, Besomaño-Ribadumia” de la web La Iberia Mágica.

©Fernando González-Wicca Celtíbera

Jano-bifronte2Que todas las tradiciones relativas a la Navidad son paganas -y no es una exageración-, desde la propia celebración de la efeméride del nacimiento de Jesús, pasando por las vacaciones y los regalos hasta el aguinaldo, es un hecho que indudablemente nadie en sus cabales o con los conocimientos necesarios pone ya en cuestión. Dicho esto, hay hechos y aspectos históricos, teológicos, que esbozan esta realidad con el matiz atrayente de ser una curiosidad muy poco conocida o divulgada en sus detalles.

Por ejemplo, no nos es ajeno que si Roma cambió la fecha que marcaba el inicio del nuevo año aprovechando la celebración religiosa en honor a Ianus (Jano) en las kalendas de enero, fue a causa de las Guerras Celtíberas, lo mismo que sabemos que existe una prolija variedad pagana de costumbres relacionadas con esta fecha que han sobrevivido hasta la actualidad, como por ejemplo las rutinas favorecedoras para el nuevo año en los días inmediatos previos al cambio de Ciclo, las felicitaciones deseándonos un próspero Año Nuevo[1], o regalar y consumir dulces, unas costumbres que son de todo menos modas pasajeras propias de nuestra sociedad consumista[2]:

¿Por qué se dicen palabras de felicitación los días de tus calendas, y hacemos y recibimos votos recíprocamente?” Entonces el dios -Jano- apoyándose en el báculo que llevaba en su diestra, dijo: “Los augurios suelen hallarse en los principios. A la palabra primera dirigís vuestros oídos temerosos[3], y el ave que primero vio es la que toma en cuenta el augur; están abiertos los templos y los oídos de los dioses, ninguna lengua profiere votos perecederos y tienen peso las palabras”. Había terminado Jano, pero yo no guardé largo silencio, sino que con mis palabras empalmé sus últimas palabras: “¿Qué significado tienen los dátiles y los higos arrugados? -dije- ¿y la miel resplandeciente que se ofrece en un vaso blanco como la nieve?” “El motivo -dijo- es el augurio: que semejante sabor persevere en las cosas y que el dulce año termine su camino emprendido”…[4]

¿Pero cómo es que tras la irrupción y dominio del cristianismo seguimos festejando el Año Nuevo el día 1 de enero, siendo como es una festividad religiosa y pagana? ¿Fue siempre así? y si no lo fue ¿qué pasó para que llegase a nuestros días?

Como puede suponerse, tanto el hecho lúdico como el religioso del Año Nuevo no sólo no pasaría desapercibido para el cristianismo, sino que como hizo en otras muchas ocasiones trató de eliminarlo, cambiarlo o disfrazarlo repetidamente del acervo estacional de Occidente, hasta que al final no tuvo más remedio que ceder a la fidelidad -terquedad dirían ellos- popular (inconsciente colectivo) de aquellas sociedades para con sus costumbres ancestrales.

resurrec2bEn un principio se optó por la censura y el engaño, por un lado prohibiendo la celebración a Jano en las Kalendas de Enero y por el otro buscando modificar el hito, trasponiéndolo a una fecha acorde al nuevo Culto. De este modo si había que reconocer y fijar un cambio jurídico, social y religioso estacional (un nuevo año), ya no sería la mitología pagana sino la cristiana la que serviría de referente.

A falta de hechos consumados que pudieran facilitarlo, ya que no existía precedente ninguno que lo hubiese podido justificar en un cristianismo aún bisoño y por lo tanto marcadamente apocalíptico, había que asacarlo de algún lado y darle un contexto creíble que pudiera asumir el pueblo. Así, abundando en el trabajo, por otra parte errado, de Dionisio el Exigüo un siglo antes en cuanto la fijación del nuevo año en la Pascua[5], “los autores cristianos negaron que ese día -1 de enero- tuviera que marcar necesariamente el principio del año; basándose en el relato del Génesis según el cual Dios “separó la luz de las Tinieblas”, Martín de Braga señalaba que, puesto que la división indicaba la igualdad, el equinoccio de primavera (21 de febrero) debía elegirse como fecha del inicio del año. En la Edad Media, Pascua fue la fecha elegida con más frecuencia para señalar el principio del año… Sin embargo, esta costumbre nunca fue universal, y en Francia quedó definitivamente descartada cuando, en 1564, Carlos IX decidió instaurar de nuevo en todo el reino el 1 de enero como inicio del año[6].

Pero claro, pese a los panegíricos y las exhortaciones cristianas ni la mayoría de la población pagana era cristiana salvo por la fuerza, ni los nuevos cristianos tenían muy clara la necesidad de abandonar según qué tradiciones o costumbres. Y esto queda demostrado por la insistencia del clero con denunciar una y otra vez las “formas”, obstinadamente paganas, con las que la población conmemora esta fecha.

Durante toda la alta Edad Media, por el contrario, los clérigos habían denunciado con ardor los festejos del 1 de enero. Atacaban tres tipos de costumbres. En primer lugar las estrenas, de las que los regalos de Navidad constituyen una lejana prolongación. Michel Meslin ha demostrado que las estrenae, relacionadas con la organización social y el clientelismo romanos -el patronus distribuía ese día sus beneficios para asegurarse a cambio la fidelidad de sus clientes durante todo el año-[7], eran contrarias al ideal cristiano de la caridad[8].

carantoña extremeñaOtra de las costumbres aludidas, además de las estrenae, es la mascarada. Las danzas de animales o totémicas en las que los aldeanos se vestían con pieles y cabezas de cérvidos y otras bestias y recorrían o bailaban por las calles de nuestros pueblos y aldeas han sobrevivido tal cual hasta nuestros días, más conocidas como las Mascaradas de Invierno. Ejemplos de esta costumbre son el guirrio leonés o las carantoñas extremeñas.

Con todo, el cristianismo se encontró con un problema fundamental que tuvieron que enfrentar y bien está decirlo, afortunadamente con muy malos resultados: el 1 de enero, como fiesta en sí, mantuvo su estatus. Ni trasladar el inicio del año a una nueva fecha ni las prohibiciones pudo acabar con las Kalendas de Enero, por lo que hubo un último intento por borrar de la memoria popular el festejo pagano imponiendo una efeméride absolutamente ficticia, como lo es fijar para el 1 de enero la circuncisión de Jesús.

La celebración “supersticiosa” de las calendas de enero corría el peligro de persistir durante mucho tiempo, pues la Iglesia, que ya celebraba el 25 de diciembre la Natividad de Jesús y el 6 de enero la Epifanía, no tenía muchas alternativas para sustituir ese día intermedio. En consecuencia, se vio abocada en conceder más importancia en su liturgia al único acontecimiento de la vida de Cristo que podía introducirse con lógica en esa fecha: la circuncisión. Los orígenes de esa fecha son bastante oscuros. Parece que se celebró primero en Oriente, en el siglo V; en el siglo siguiente, aparece mencionada en la liturgia galicana. Su función de contrafuego no ofrece ninguna duda; ese mismo día se celebraba un oficio Prohibendum ab idolis contra las “supersticiones”. Además, la Iglesia constituyó el 1 de enero una jornada de ayuno para contrarrestar los festejos tradicionales. El primer testimonio de dicho ayuno figura en el Concilio de Tours de 567, cuyo decimoséptimo cánon resulta absolutamente explícito:

Siendo todos los días entre la Navidad y la Epifanía días de fiesta, se podrá comer normalmente, [pero] a fin de combatir la costumbre, nuestros padres han decidido que el día de las calendas de enero se canten letanías en casa y salmos en la iglesia, y que a la octava hora de ese día se celebre la misa de la Circuncisión[9].

Bellini-circumcision-NG1455-fm

Es cuanto menos llamativo saber que la Iglesia Católica trató de cambiar la fecha de Año Nuevo a Pascua, que hubo un tiempo que se celebró en otras fechas, que no era fija y que el único motivo de que celebrasen la Circuncisión este día fue estratégico y en absoluto piadoso, pero lo más importante, lo que más puedo resaltar de estos detalles empolvados por el tiempo y el desinterés, es comprobar la tenacidad humana, la esperanza, las ganas de luchar y resistir hasta más allá de nuestras fuerzas y aún a costa de nuestras vidas por preservar una fe y unas creencias con las que hoy puedo enriquecerme, sin que apenas sea consciente del tremendo esfuerzo que hicieron quienes me precedieron para que yo disfrute de este derecho.

De todas sus descabelladas maquinaciones para ahogar la libertad de creencias del resto de seres humanos, he de reconocer que tiene incluso sentido que el cristianismo reivindicase la Pascua como su Año Nuevo, es más ¿por qué no volver a reivindicarlo otra vez? así, después de 1.600 años incordiando al prójimo y de una vez por todas nos dejarían a los demás celebrar nuestras fiestas como queramos hacerlo, sin tener que soportar año tras año sus mensajes insultantes.

A poco más de un mes de las Kalendas de Enero y después de releer estas líneas, solo se me ocurre decir gracias… Gracias y Annum Nouom faustum felicem para todos aquellos que con su fe y tenacidad han hecho posible.que hoy nosotros disfrutemos de su legado.

Oxford Bodleian Library ms 264 fol 181 v

_______________________________

1.-annum nouom faustum felicem” (-te deseo- felíz y próspero año nuevo), es una frase hecha común en las Kalendas de Enero. Un ejemplo es la recogida en las Tabulae Vindolandenses II. Bowman-Thomas nº 261. Existen referencias suficientes para poder afirmar que ésta fue una fórmula habitual de felicitación.

2.- Para conocer al detalle las costumbres y tradiciones del Calendario romano en los albores del cristianismo es imprescindible recurrir a Ovidio y su obra Fastos.

3.-Los romanos se preocupaban seriamente de que el primer nombre que se pronunciaba en las ocasiones solemnes, o el nombre de la persona que actuaba en primer lugar, fuesen de buen agüero. Así, cuando el cónsul hacia reclutamientos, el nombre del primer soldado debía ser feliz; los que conducían las víctimas al altar igualmente debían tener nombres afortunados, etc,Ovidio. Fastos, pág. 29 (nota 26). Ed. Gredos 2001. Introducción, traducción y notas de Bartolomé Segura Ramos.

4.- Op. cit., Libro I. 175-185, ibíd.

5.- Dionisio el Exigüo (470-544 e.a.) sería quien acuñase el término Anno Domini (Anno Dómini Nostri Iesus Christi, simplificado Anno Domini) para calcular la muerte y resurrección de Jesús (Computus) y modificar la fecha de referencia histórica en su obra Tabla de Pascuas (Liber de Paschate, s. VI e.a.).

6.- Jean-Claude Schmith, Historia de la superstición, Las calendas de enero pág. 77.

7.- Nuestra “Paga de Navidad” y “regalos de empresa” son una clara reminiscencia de esta costumbre.

8.- Jean-Claude Schmith. Op. cit. págs. 77-78.

9.- Jean-Claude Schmith. Op. cit. págs. 80-82.

©Fernando González-Wicca Celtíbera

puente tablas jaén foto_recinto

¿Qué no hubiera cambiado entre los modernos develadores anglosajones de la Wicca, de saber sobre la existencia del Santuario jiennense de Puente Tablas? Es probable que muy poco, lo se, por desgracia no hablamos de “Tables bridge”.

Es casi tan curiosa la reacción de sorpresa de los propios arqueólogos, como el silencio entre la Comunidad Pagana tras el hallazgo de un Templo dedicado a una Diosa de la Fecundidad (Lunar) y a un Dios Solar (Fertilidad) en la Europa “profunda”, en la que sólo lo que viene de fuera y en inglés es genuino, en la de los sempiternos aprendices de todo, siempre humillados y siempre humillantes, la España de los servicios -léase lacayos-… pero solo casi, porque hay que tener el cuajo bien templado para no leer y divulgar en grandes titulares urbi et orbi uno de los hallazgos más fulminantes, no solo de la arqueología sino de la historia de las religiones y entre ellas de la Brujería. A fin de cuentas si viene de España no puede valer mucho y si lo vale mejor callarlo, no sea que tengamos algo que decir y ese algo ofenda al paradigma de una intelectualidad que lleva media vida tapando nuestra historia por no achicar la propia, que lo de “torito bravo” murió con el Fali, los atributos mochos y la única suerte que nos conceden es la de “varas”.

En el artículo Los arqueólogos desvelan el carácter oriental y el doble culto de los íberos en el santuario de Puente Tablas (Jaén), se destaca este doble descubrimiento: “Aunque todavía es pronto para desvelar la identidad de las divinidades a las que se rendía culto en Puente Tablas “sí podemos asegurar que esta doble advocación estuviera dirigida a una deidad masculina y a otra femenina como lo atestiguan los hallazgos del betilo de la diosa que descubrimos el año pasado y de la piedra con forma de “lingote chipriota” que encontramos junto al acceso del santuario y que se suele asociar al culto de una deidad masculina”, nos comenta Arturo Ruíz.

La simbología implícita y explícita de ese Santuario, que helaría la sangre de todo intelectual wiccan que se precie, podemos empezar a atisbarlo con las pruebas realizadas directamente en el mismo, tal y como leemos en el Equinoccio de Otoño en Puente Tablas… “el Instituto Universitario de Arqueología Ibérica ha levantado un dispositivo en la Puerta del Sol del oppidum, gracias al cual se han podido reproducir las sombras y luces que al amanecer crea el astro sobre una copia de la estela antropomorfa de la diosa hallada en la excavación arqueológica.

Sobre el ritual hay que señalar que se trata de un culto asociado al control del calendario solar. En este sentido, ha afirmado que la Puerta del Sol de Puente Tablas, construida en el siglo IV a.c. y orientada dirección este-oeste, “es un calendario en sí” con una función “claramente de culto” dedicada a una diosa de la fecundidad, de la naturaleza de la agricultura, de la riqueza y quizás del amor, porque lo que se ve “es el encuentro de la luz del sol con la diosa, una especie de encuentro místico y divino entre el dios masculino representado en el sol y la femenina, representada en la piedra”.

puente tablas betilo-antropomorfo-diosa-templo-ibc3a9rico-puente-tablasSegún ha añadido Ruiz, este encuentro es el que da lugar a la riqueza y a la fecundidad, al crecimiento de los frutos desde que comienza en primavera hasta que finaliza con la llegada del otoño, momento en el que la diosa era guardada en una pequeña capilla, que los trabajos arqueológicos dejaron al descubierto junto a la puerta. Por lo tanto, se trataría de un culto asociado al calendario solar.

No no, esto no lo ha escrito Murray, Frazer ni Leland, sino que lo ha constatado un equipo de arqueólogos e historiadores hace la friolera de 14 meses mal contados, un poquito después, me da a mi, del romanticismo decimonónico del que nos atribuían estar excesivamente influenciados.

Me parece estar viendo una sonrisa complaciente en Gardner, Valiente y otros que nos anteceden en la Tierra de los Bienaventurados al saber que vamos descubriendo, poco a poco, que hay vida más allá de Crowley en la Vieja Religión y que después de todo no es únicamente “romanticismo” y hasta plagio -como dicen-, sino que en el fondo trasluce un algo más que solo la Vieja Religión puede explicar. Será en definitiva por mejor leer, más viajar y una buena pala, lo único que necesite la Wicca para poner en su sitio a tantos que se burlaron de la verdad, de una realidad que, aunque a la española, va a terminar derrumbado el muro del escepticismo chovinista que hemos sufrido durante décadas.

Como todo, no hemos terminado de decir la última palabra, simplemente hay un argumento más -y ya van unos cuantos- que encajar con rigor y sin precipitarse en un puzzle que nos lleve finalmente a hilvanar nuestro pasado. Es un “nuevo” pero importante antecedente que nos facilita poder presentar un pasado mítico pero auténtico con un hueco menos a cubrir; una base más sólida que justifique uno símbolos, mitos y tradiciones perfectamente rastreables, no constantes pero sí arraigados y conocidos por nuestros Antepasados… los de esta vieja piel de toro, todo sea dicho.

Una Tradición intermitente ¡porque a fuerza ahorcan, oiga Ud.! que sin hogueras, represión y censura ni el papanatismo congénito de una hispanofobia endémica, tengo muy claro que otro gallo nos hubiera cantado.

Mientras, más evidencias que confirman la realidad histórica de una Tradición, la nuestra, en una Tierra, la Ibérica, que dejemos que sea la historia la que diga sino fue más original que la burda y sometida copia en la que nos han convertido la mayoría.

Largo es el Camino como larga es la manga de quienes ni se hacen eco, ni rectifican ni mucho menos tienen la intención de disculparse de tanta majadería que hemos tenido que soportarles. Y ancho el teclado de quienes no vamos a dejar de recordarlo hasta que la divulgación de los hechos sea una constante frente a la interpretación de los mismos y no al contrario, como hasta ahora.

©Fernando González-Wicca Celtíbera

LOGO PLATAFORMA PAGANA

Este fin de semana la Plataforma en Favor de la Libertad religiosa del Paganismo (Plataforma Pagana), ha aprobado un Reglamento de Régimen Interno por el que se regule su actividad y relaciones.

Transcribimos aquí el Comunicado y enlace a dicho reglamento:

En Madrid, a 17 de noviembre de 2013

Con la intención de regular las responsabilidades y relaciones entre las diferentes Confesiones religiosas que componen o compongan la Plataforma en favor de la Libertad Religiosa del Paganismo, contextualizando así una estabilidad que pueda garantizar la cohesión, el esfuerzo mancomunado y los objetivos contraídos al concebirnos como un Ente útil, hemos elaborado el siguiente Reglamento de régimen Interno:

ENLACE.   https://docs.google.com/file/d/0B0CmZKG9H7EpN3h2dnlYbDBoT2c/preview

Creemos que es necesario también hacer un ejercicio de transparencia y poner a disposición pública dicho reglamento, para que sean conocidas por nuestro Colectivo las premisas que nos marcan y por las que nos regimos, dejando al alcance del resto de nuestros Cultos cómo interactuamos entre nosotros y qué nos hace mantener el equilibrio necesario para trabajar en unas reivindicaciones comunes manteniendo, no obstante, nuestra independencia.

La seriedad, la honradez y el rigor son propiedades que han de marcar nuestras relaciones para poder mantenernos cohesionados y creemos que un Reglamento de Régimen Interno como el que hemos creado puede garantizar la estabilidad y armonía necesarias para alcanzar nuestras reivindicaciones.

Fernando González
Portavoz Plataforma Pagana

¿WICCA HOMÓFOBA?

gtwiccamen_medEsta es una de esas frases que uno no está preparado para leer y sin embargo parece ser que aunque tímidamente y desde un lenguaje sutil, más o menos cercano o alejado de lo políticamente correcto, empieza o mejor aún vuelve a dejarse oír desde algunos sectores.

Aunque claro, sabiendo que hay quienes se han visto impelidos a crear una Wicca “gay” y otros se han sacado de la manga una Wicca… ¡cristiana! para no sentirse culpables o “por si acaso” -vaya Ud. a saber-, es complicado que nos asombren con algo. No se, por dar ideas ¿para cuando una Wicca zurda o pelirroja? y por eso de ser rumbosos ¿y una Wicca dominica?

Leyendo el artículo “Wicked? Homophobic wizards, gay witches and the fight for acceptance in the Wicca community” de   publicado en Planetivy.com, en el que se entrevista a Morgana Sithove, Suma Sacerdotisa del coven Gardneriano Silver Circle, no puedo dejar de mirar de reojo al pasado con cierta decepción por entender que después de todo -siglo incluido- no ha valido de mucho la experiencia y la información de la que disponemos, ya sea porque no hemos llegado a comprender que las cosas han cambiado no por novedad ni por moda sino porque sabemos más y mejor de lo que hablamos, o porque no estén dispuestos a cambiar ahora que tienen la ocasión de hacerlo, aquellos que van llegando al paganismo y en concreto a la Wicca desde sociedades fuertemente ideologizadas en su pasado más reciente.

En un ejercicio humilde pero contundente de solidaridad con Morgana Sithove me gustaría dar también mi opinión personal al respecto.

Entiendo que este rebrote literal, profunda y esencialmente anti-pagano -vaya paradoja- que denuncia Morgana -espero disculpe que la apee el tratamiento pero me mueve más el cariño que las formas-, ha sido una consecuencia de nuestra permisividad, en ocasiones indolencia frente a sentencias o ideologías ad personam, favoreciendo pseudo-doctrinas a la carta y siendo como hemos sido proclives en todo momento a dejar creer que es el Culto y no el individuo quien se transforma -que enriquecer nos enriquecemos todos- cuando se llega a la iniciación, lo que pueda estar provocando estos desencuentros ideológicos por llamarlos de alguna forma.

Perdidos como Bill Murray en “el día de la marmota” (Atrapado en el tiempo) parece que cuando vamos a dar el siguiente paso, volvemos a despertarnos en el mismo sitio y a la misma hora del día anterior y todo vaya a repetirse de nuevo, que seamos incapaces de sublimarnos, osea aprender por fin de nuestros aciertos y errores, luces y sombras para trascender.

Tenemos por un lado la opinión de un sector decimonónico que en algunas Tradiciones puede actuar como cepo en según qué circunstancias y por otro lado la presunción de los recién llegados a que Wicca o el paganismo en general sea o deba ser lo que ellos quieran creer o imponer, que por lo común dista y mucho de lo que es.

Sobre los primeros, más de uno necesitamos que nos recuerden que Wicca tiene héroes, no santos y que muchas veces su opinión, por el mero hecho de serla, no sienta cátedra (filia ad personam).

Para los segundos no hemos tenido la precaución de marcar la diferencia entre viejo y antiguo, sobre todo cuando vienen de países y regímenes totalitarios y/o claramente reduccionistas en el ámbito religioso y precisamente sometido a lo judeocristiano, intrínsecamente perverso y engañoso. Y cuidado, que del reduccionismo al exclusivismo hay un corto paso y ya sabemos o deberíamos saber lo que ocurre cuando lo damos o cuando consentimos que a partir de nosotros, otros lo den.

A diferencia de lo “viejo”, lo antiguo tiene esa pátina tan especial y multicolor que tanto atrae a quienes saben apreciar el Arte. A diferencia de lo “antiguo”, lo viejo tiene ese regusto avinagrado que aja los sentidos de quien lo paladea.

Que en un extremo haya quienes por su edad, la época que les tocó vivir y su manera de ser no han sabido asumir la realidad de una Naturaleza más diversa y extensa de lo que son capaces de aceptar y que la ciencia les haya pasado por la izquierda -siniestra, “torcida”, “desviada”- sin que hayan sabido reaccionar a tiempo, siquiera reaccionar, no les estigmatiza sino que les hace todo lo imperfectos que como humanos son en realidad. Una lección de la que ninguno estamos exentos a sufrir.

Y que en otro extremo llamen a nuestras puertas quienes en defecto de una pésima divulgación y permisividad con el objeto de holgarnos y atraer a la mayor cantidad posible de personas, han crecido en un relativismo ab absurdum en lo que todo cabe, no deja de incidir en nuestra imperfección.

Un HECHO se DESCRIBE no se INTERPRETA. Desde el momento en el que un HECHO se INTERPRETA, deja de ser un HECHO para convertirse en una OPINIÓN. Y por desgracia hay muchos dogmas llenos de opiniones.

Morgana-Sythove1Y esto es así allá donde lo apliquemos, tanto a las viejas como a las nuevas generaciones de quienes nos sintamos paganos… incluso para quienes además de sentirlo, lo seamos. Y esto pasa porque como muy bien reflexiona Morgana, las cosas no se han dicho o han sabido decirse y menos se están explicando como debería ser.

El Paganismo no es una ideología, política o filosofía, ni tan siquiera una espiritualidad o forma de vida, dejémonos de eufemismos y juegos new age. El Paganismo es un adjetivo por el que el cristianismo señaló a los creyentes de un grupo de tradiciones religiosas de origen, raíz e/o inspiración precristiana y dicho ésto, pero solo después, sí, podemos hablar de ideologías, filosofías y modos de vivir nuestras vidas en virtud de las creencias que mejor nos inspiren y conduzcan.

La homosexualidad no es una forma de ser ni un vicio o una conducta, es una orientación inherente al ser humano y a otras muchas especies y por lo tanto NATURAL. Y si forma parte de la Naturaleza, si está implícita en sus manifestaciones ha de ser igualmente Sagrada. En este contexto y entre nosotros, si no tiene cabida en nuestros Cultos, si no la asumimos como una parte de nosotros mismos y de nuestras Divinidades, si la rechazamos o forzamos a que otros deban crear sistemas donde se la pueda “integrar”, estaremos afirmando que la Diosa, que lo Divino, no tiene cabida tampoco en nuestros Cultos, que no la consideramos una parte de los mismos, que la rechazamos y forzamos a quienes la reverencien a rendirla devoción fuera de ellos. Ergo mantener esta postura contradice nuestro paganismo y por supuesto entender lo que es la Wicca.

Y la homosexualidad en el paganismo no es una incidencia, sino un hecho. Por supuesto que no es una condición para ser pagano pero sí una manera de saber si no lo somos. Quien se diga pagano o en concreto wiccano y no acepte la homosexualidad o se miente o pretende engañarnos.

Otra cuestión es si comprende su Culto y los ritos de su Tradición desde una óptica particularmente heterosexual, que es algo tan legítimo como aquellos que lo entiendan a la inversa. Mientras lo explique así será tan lícito como obligado dejarlo claro desde un principio y en último extremo, potestad del creyente aceptarlo o buscar un espacio en el que sentirse real y plenamente integrado. Porque tampoco sería honesto que sabiendo el carácter heterosexual de su ceremonial, un homosexual entrase primero y se quejase después.

Diferente sería que quiera justificar el rechazo de una forma tan poco afortunada como para tratar de convencernos que la ritualísitica heterosexual tenga un sentido universal y excluyente que englobe y determine a toda la Wicca o el Paganismo en cualquier contexto.

gerald_gardner2Ignoro si, como dicen, haya sido la marcada homofobia de Gardner lo que haya podido influir, de ser cierta, que en algunas Tradiciones exista cierta forma de represión o discriminación. En todo caso en lo que a él concierna entiendo que se le debe más de lo que se le puede reprochar y finalmente es cuestión nuestra valorar lo que transmitió por debajo o por encima de sus prejuicios. No es lo que él opinase sino lo que nosotros sabemos lo que debe valorarse.

Desde nuestra Prehistoria, desde el Paleolítico la homosexualidad ha sido una constante sobre todo religiosa y en concreto con el resultado de estar naturalmente presente en todos y cada uno de nuestros pueblos y por lo tanto en los Cultos que nos sirven de referencia: griegos, romanos, celtas,  nórdicos, siberianos, lapones, hindúes, etc.

No es cosa de hacer un repaso histórico -no por carecer de datos sino por tener demasiados- o que nos pongamos a relatar, por ejemplo, las virtudes sagradas de los ritos mistéricos (orgiásticos) de las sacerdotisas falóforas[1] de hace 4.000 años para demostrar que el lesbianismo religioso ancestral ha sido una constante en la evocación a la Diosa. Tampoco vamos a hablar de los ritos similares entre hombres sobradamente conocidos donde la conducta homosexual ha sido una manifestación asimismo vinculada con lo sagrado. Es una lástima que muchos nos perdiésemos la magnífica exposición Sexo en Piedra mostrada en la sede de la Fundación Atapuerca en Ibeas de Juarros (Burgos) en 2011, en la que se reivindicaba que “tras más de un siglo de mojigatería, una exposición en la cuna de la paleoantropología española, los yacimientos de Atapuerca, sacará del armario los indicios que sugieren que el sexo homosexual era habitual en el Paleolítico. Las pruebas parecen consistentes. Un grabado en una placa de piedra de la cueva francesa de La Marche muestra lo que parece una mujer dedicada a hacerle un cunnilingus a otra. En otra piedra caliza del abrigo rupestre de Laussel, en Dordoña, alguien talló hace unos 27.000 años a dos mujeres con las piernas entrelazadas, en la postura conocida como la tijera. Y en Gonnersdorf, un yacimiento alemán en la orilla del Rin, decenas de placas muestran parejas de mujeres. Una de ellas, de 12.000 años y bautizada las bailarinas, muestra dos hembras frotando sus pechos en actitud cariñosa. Y también hay un coito anal entre dos hombres en La Marche.[2]

Eudald Carbonell, co-Director de los yacimientos de Atapuerca y uno de lo promotores de esta exposición dará en el clavo de un problema que no entiendo por qué haya quienes todavía desde el paganismo quieren hacer suyo: “Me sorprende el silencio que rodea a la homosexualidad en el Paleolítico. Imagino que hay que atribuirlo a la cultura dominante, que es la judeocristiana“.[3]

La MarcheNo es de extrañar ni para menos la exasperación de Morgana cuando habla sobre algunos de sus hermanos mayores cuando sostienen afirmaciones como las de Kevin Carlyon: “Homosexuality, he contends, does not belong in a natural, fertility based religion. “Energy can’t really be raised by a man sticking his willy up someone else’s bum,” deadpans the white witch, psychic, tarot card reader and founder of the Covenant of Earth Magic. “Like terminals on a battery,” he explains, “if two of the same polarity are touched together the power supply is short-circuited rather than energised.

Una afirmación tan contundente ha de tener una respuesta igualmente significativa y en este caso mejor que sea gráfica, tan gráfica como lo es esta plaqueta paleolítica de La Marchele en la que se ve lo que parece ser y así apuntan los arqueólogos a una imagen de sexo explícito entre hombres y además con connotaciones religiosas… Y no, Sr. Carlyon, aunque se lo parezca no es que a uno de sus ancestros suyos y míos se le cayera la varita en mal momento y otro que pasaba por ahí aprovechara el interín mientas ¡oh casualidad! un petrógrafo presenciaba la escena, si bien de “varitas” va la cosa. Varitas que, por otra parte, hombres y mujeres ya en aquellos tiempos tuvieron la mala costumbre de tallar y no sabría decirle yo si acaso tras leerle creyera que fueran proyectos fallidos de pitorros de botijo…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mucho se nos llena la boca y con vehemencia escribimos sobre el chamanismo, pero poco se nos viene a la mente en cuanto a que el chamán o chamana fuese considerado/a el de “los dos espíritus” por contener en sí el aspecto desarrollado de hombre y mujer.

Creer que el género constriñe a los Dioses es tan absurdo y tan errado como humanizarlos. Mantener por encima del símbolo y del espíritu que la culminación del binomio fertilidad/fecundidad se supedita al plano material o físico, es tan peregrino como pretender que si no celebramos el Solsticio de Verano el Sol, como Astro, se apagará. Así, desacreditar que dos hombres o dos mujeres realicen el Gran Rito porque no puedan atraer la fertilidad y la fecundidad por no ser de sexo opuesto, además de ignorar la doctrina sagrada es reconocer explícitamente que estamos incapacitados para crear por nosotros mismos y que todos nuestros ancestros, por cierto, se equivocaron y nos mintieron. Es más, puesto que es el sentido reproductor lo que se busca, todo lo que no culmine en embarazo quedará como un rito fallido, una pantomima. Mucha responsabilidad para poca espalda.

Pero pasa lo mismo con nuestros prejuicios morales, exclusivamente originales del judeocristianismo y sin embargo de amplia trayectoria -impostada- en nuestra ética pagana, defendidos por quienes, como venía diciendo más arriba, entienden los hechos desde la interpretación que ellos mismos y otros hayan querido darles por encima de lo que realmente dicen.

Sheela-na-Gig (female deity), Llandrindod WellsNos turba, incomoda e incluso repulsa nuestro propio desnudo y más el de personas cercanas a nosotros y ya no decir mostrarlo abiertamente, pero a la vez aplaudimos y difundimos el desnudo de terceros… vaya por delante que lo mío es diferente porque yo tengo muy mal desvestir.

Si la Diosa se nos muestra desnuda, voluptuosa, exhibiendo sus dones, mejor que mejor, sentiremos atracción y orgullo, una comprensión metafísica de la belleza y la Naturaleza; nuestros Dioses itifálicos nos cautivan y prodigan con su simiente… pero nuestros genitales hay que taparlos, esconderlos, porque representan algo sucio, impuro. Vivimos en una sociedad hipócrita y castrante donde apreciamos el mármol y el óleo mientras que la fotografía y la piel, todo lo que nos recuerda a nosotros, nos repele.

No es verdad -ójala lo fuera- que como dice Morgana “there’s no hiding in the naked Skyclad ritual. “All the bulges, all the scars. It’s acceptance“. No al menos de forma mayoritaria o no del todo. Muchas veces no aceptamos más desnudo que el que nos gusta ver y por supuesto al que nos disgusta más que aceptarle lo soportamos.

patriciacrowther2Criticamos la moralina patriarcal machista pero sostenemos su ética de roles limitada y excluyente con toda ¿naturalidad?: al hombre se le representa duro y a la mujer coqueta, pero mientras que no se les represente mucho y nunca al contrario. Y ya no digamos si tiene la osadía de no sentir reparo en mostrarse tal cual es, que eso es una provocación fuera de lugar y de mal gusto, que desnudez y religiosidad no pueden mezclarse. Hay ocasiones, incluso, que creo que somos nosotros peores que nuestros mayores.

¿Tabúes? no, seríamos demasiado benignos, no se trata de tabúes, sino de complejos, prejuicios y represiones.

¿Que la fertilidad no puede evocarse a través de mujeres u hombres solos? Bueno está bien saberlo aunque sea una pena no tener una máquina del tiempo con “gasolina” suficiente para dedicarse a ir uno por uno miles de años atrás, a explicarles a todos nuestros Ancestros que estaban equivocados, que lo que hicieron no les valió para nada, que sus Cultos mistéricos eran teatro, sus ritos verbenas y su magia prestidigitación.

Y además va a resultar que la visualización que nos han enseñado a dirigir y perfeccionar es una pérdida de tiempo, porque sin cópula heterosexual somos incapaces de fertilizar o fecundar, de crear nada.

Realmente creo que buena parte del problema estriba porque todo lo vemos desde el ego, desde el gusto que pudiera o no procurarnos, la vergüenza ajena que nos produzca o la envidia que nos genere.

Hay otro prejuicio que se disimula muy bien o no se conoce tanto y quien sabe si algún día tendremos que pasar la vergüenza de tener que explicar el por qué de una Wicca “parapléjica”, porque las personas que padezcan discapacidades físicas al final se vean obligadas a crear su propio grupo para poder reverenciar a los Dioses. Sí, leemos bien, actualmente hay personas que por tener limitaciones físicas son “deshechadas” en la Wicca.

Puedo entender… bueno no, comparto que quien no esté a la altura mental y espiritual que se le exige en la Iniciación, no sea admitido. Ahora bien, que se rechace a los discapacitados físicos me parece una absoluta aberración cuando no sacrilegio.

Se aduce que si no pueden ejecutar los movimientos y pasos rituales de las ceremonias, no pueden ser iniciados porque sería imposible seguir el ritmo del coven. No se dice, claro que muchos de los rituales y ceremonias actuales se han tenido que adaptar a los tiempos y circunstancias en aquellos aspectos que lo exija la Ley y el lugar.

Seguramente todos conservemos viejos tratados en los que el guión nos exija imposibles y seguro que tenemos a mano éstos o similares formularios ya actualizados donde buena parte de todo esto desaparece. También leemos cómo hemos ido substituyendo en los rituales animales por vegetales, bosques por parques o incluso ciudades y en fin un sinnúmero de remedos que nos faciliten la práctica ¡y que buenos son mientras no la desvirtúen! Pues bien ¿para cuando una ejercicio de creatividad para incluir a aquellas personas que espiritual, sentimental y mentalmente están receptivas y preparadas para ser wiccanas, pese a estar físicamente impedidas? ¿Trataríamos igual a nuestros ancianos, les echamos de nuestros covens por inútiles para una práctica “normal”? No dudo que éste sea otro handicap que debamos tomarnos muy en serio.

Bien cierto es, como apunta Morgana, que “we’re just a cross-section of the normal population – we’re tackling the same problems as the rest of society: eating healthy, smoking, sleeping around… prejudice“, pero no por eso podemos consentir que el neófito imponga su ego por encima de su renacimiento en vez de aniquilarlo para trascender.

Hay barreras no físicas que si están puestas es por algo y entiendo que desnaturalizarnos, saltárnoslas de ninguna forma nos significa, sino que nos extingue.

No es excusa que nuestra sociedad tenga prejuicios contra la homosexualidad y que por ello esté de alguna forma justificado que entre nosotros se mantenga. Por las mismas no podríamos aceptarnos ni nosotros mismos porque la Brujería es un foco secular de prejuicios. Que no nos extrañe, puestos en este plan, que haya “wiccanos” que sostengan que el satanismo o el sacrificio de niños es Wicca. Bueno, de hecho ya he leído por ahí que se anuncia una Wicca “satánica”.

Conste que con esto no pretendo echarnos toda la culpa, pero sí hacernos responsables por no cortar por lo sano y nunca mejor dicho, el mismo día que leímos dislates tan absurdos. Que esto no viene de ahora, que es una irresponsabilidad por creer que respetar a las personas nos obliga a hacerlo con sus opiniones.

Aunque creo comprender a Morgana y sintonizo con sus palabras, no puedo estar del todo de acuerdo con que “If the old guard are not willing to change with the younger generation of Wiccans, who are experimenting with new forms of the craft like this,” she adds, “we will be failing.” Y no lo puedo estar porque el hecho mismo que estemos hoy aquí quiere decir que tan mal no lo hicieron, que un maestro nos enseña lo que sabe, todo lo bueno y todo lo malo y ha de ser cuestión nuestra discernir y aprender y sobre todo qué es lo que hemos estado transmitiendo nosotros y qué es lo que queremos transmitir realmente.

Hoy más que nunca hay que reivindicar el reconstruccionismo en la Wicca, porque todos estos problemas desaparecerían de un plumazo. Ya no sería la opinión de nadie, sino el hecho de todos, lo que tendría un significado, un valor ortopráctico.

Nos han transmitido un ceremonial, unos ritos, pero no entiendo que con ellos tengan que ir etiquetadas las medidas y proporciones los bultos o la ausencia de éstos que deban tener aquellos que los practiquemos.

Igual que el neófito conoce lo que trae consigo a la Iniciación, el sacerdote sabe que las maletas se quedan fuera y que si no es severo en cuanto a esto, todo lo que no se destruya antes se magnifica después.

No puede ser que aceptemos en lo que se ha convertido la persona por encima de lo que realmente es. Y si lo hacemos asumimos que pueda hacer de nuestro Culto lo que la de la gana y convertirlo en lo que quiera y entonces, en ese mismo momento, estaremos firmando nuestra desaparición ¿Qué Tradición estamos transmitiendo si no garantizamos en nuestras posibilidades a quien se la transmitimos que así la hemos recibido y así ha de transmitirla él? ¿Y cual es el resultado si lo hacemos? Muy sencillo, wicca gay, cristiana, homófoba, no dudo que pronto misógina o musulmana ¿Y qué más dará si al final lo que va a valer es la opinión o costumbre -las cenizas- de quien llega o de quien no supo aprender lo que representa lo Divino -el fuego-?

Dura va a ser la tarea que Morgana se ha propuesto, pero siendo justa y sobre todo necesaria no dudo que tenga sus frutos. Al menos la empatía y apoyo del que escribe va por delante. Morar para otro lado es lo que nos ha puesto en esta situación.

Cuando vemos arte en un cuadro y pornografía en una foto algo falla en nosotros. Cuando buscamos aprender según cómo sean y no por lo que nos enseñan algo falla en nosotros. Cuando aceptamos al prójimo dependiendo de lo que es por encima de lo que puede aportar algo falla en nosotros… Cuando reverenciamos la Naturaleza corrigiéndola, algo falla en nosotros.

©Fernando González-Wicca Celtíbera

__________________________

1.- Falóforo. “Del griego, término que designa al sacerdote encargado de llevar el falo durante las faloforias o fiestas consagradas a Dioniso en la antigua Grecia, donde el falo era considerado un símbolo de la fertilidad. En un primer momento el falo estuvo dotado de características mágicas, aunque terminó por actuar como atributo del dios o como divinidad propiamente dicha. Heródoto mencionó un antecedente de los falóforos en una ceremonia similar celebrada en Egipto en honor del dios Osiris. En aquellas fiestas dos sacerdotes se encargaban de llevar un enorme falo adornado con cintas y protegido con un disfraz. Herodoto nombró a Melampus fundador de los cultos dionisíacos en Grecia, al haber importado desde Egipto aquellas ceremonias. Hoy en día se cree, sin embargo, que las celebraciones en honor a Dioniso son originarias de Grecia. Al contrario que otras formas de culto a Dioniso, las faloforias no fueron orgías misteriosas, sino fiestas de carácter público. La parte central de las celebraciones fue el falo, que se realizaba de diferentes materiales, sobre todo en piel y madera de higuera, por ser considerada ésta sagrada para los seguidores.

Cada año se construía un nuevo falo y el viejo era arrojado con toda solemnidad al fuego, ya que los objetos sagrados en los cultos de fertilidad sólo podían tener un uso. Las celebraciones comenzaban con una alegre comitiva en marcha hacia el templo de Dioniso. El falóforo sujetaba en alto, a lo largo del recorrido, un falo gigante. La explosión y el juego daban comienzo cuando establecía una lucha, con el falo a modo de lanza, contra una amazona. Las mujeres jóvenes llevaban sobre sus cabezas cestas que contenían lo necesario para celebrar las ofrendas y sacrificios a Dioniso: un cabrito, vino, uvas, higos y manzanas. La marcha se acompañaba de cantos fálicos en honor de Falos, el alegre y libertino compañero de Dioniso. Los ithifaloi, vestidos con coronas de violetas o hiedra y con máscaras de borrachos se dedicaban a hacer todo tipo de bufonerías y burlas a los espectadores. El más importante de todos ellos era el falóforo, quien, pintado y ataviado con una llamativa túnica, acercaba a los asistentes la enorme representación del falo, sin duda para atraer la fertilidad, el florecimiento y la prosperidad sobre ellos. Al cortejo seguía el solemne sacrificio, auspiciado por el falóforo como sacerdote principal del culto. Después tenía lugar el banquete. Las faloforias llegaban a su fin con el cômos, es decir, el regreso a la ciudad del cortejo, más exaltado y procaz como consecuencia del vino.” Por extensión, hombres y mujeres que portan falos en ritos y ceremonias religiosas.

2.- Público.es, Los gays paleolíticos salen de la caverna.

3.- Ibid.

LOGO PLATAFORMA PAGANA

Después de estudiar los incidentes que se están produciendo en el IES Miguel de Cervantes de Murcia, en los que el Departamento de Religión del citado Centro Público está generando diferentes polémicas entendemos que proclives a poder ser consideradas un atentado contra la Libertad Religiosa de sus alumnos, la Plataforma en favor de la Libertad Religiosa del Paganismo ha remitido un REQUERIMIENTO a la Consejería de Educación, Universidades y Empleo de la Comunidad autónoma de la Región de Murcia, al objeto de requerir que se aclaren los hechos y en cualquier caso para que se tomen las medidas necesarias para dirimir las responsabilidades y evitar que vuelvan a producirse situaciones similares.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.622 seguidores

%d personas les gusta esto: