Posts Tagged ‘Europa laica’

imagen_3222Esto recuerda demasiado a la temida pregunta de todo niño al que le apunta el bozo en la que todos hemos caído más de una vez: <<¿a quien quieres más, a papá o a mamá?>> Pregunta trampa donde las haya que nos obliga normalmente más allá de nuestro deseo a posicionarnos a un lado u otro, entre lo blanco y lo negro, a izquierda o derecha, exigiendo como partida no optar por mas  alternativas ni otra solución. Y no, esto no es un juzgado ni un interrogatorio, ni nosotros somos culpables de nada, no estamos ante un estrado ni tenemos por qué aceptar su juego ¡ni siquiera jugar en él! No tenemos por qué hacerlo, porque existen otras posibilidades para resolver este conflicto de una vez por todas.

Pretender obligarnos a elegir entre dos opciones que ya de entrada se presentan como únicas y excluyentes -algo muy maniqueo, muy cristiano o totalitario, por cierto- y al margen de ofrecernos o permitirnos optar, como ha de ser, por otras salidas cuanto menos igual de airosas y a nuestro modesto entender donde encontrar una solución idónea, es una burda jugada sin más recorrido que la capacidad retórica del que nos inquiera de construir un discurso más o menos demagógico que apele a nuestros sentimientos para llevarnos a su terreno, a un espacio enfangado, turbio y viciado per se.

Nos viene esta dicotomia a la mente tras leer la entrevista realizada a  Dña. Raquél Ortiz, Coordinadora de Europa Laica en Valencia, en el portal de Laicismo.org, en la que plantea una respuesta como ella misma dice radical a la afectación de la Iglesia Católica en la vida pública española. Sin querer más solución que decantarnos por su opinión o por la de sus contrarios.

Ciertamente que España es un Estado aconfesional y partiendo de ahí, todo lo que huela a privilegio, ponderación o prelación de unos Cultos sobre otros y todos por encima de la mayor, de nuestra aconfesionalidad, es una trampa a-constitucional. Pero por lo mismo que también nuestro Estado reconoce el derecho a la libertad religiosa de sus ciudadanos y a favorecer su práctica, tal y como recogen, por cierto, todos los Acuerdos internacionales en materia de libertades y derechos humanos, fundamentales y civiles, será pues inconstitucional bloquear el favorecimiento de su práctica. Y es precisamente en esto que parece un punto muerto de donde parte, creemos, la solución.

1233577968743_f

EJEMPLO DE LAICISMO EXTREMO

Dice la Sra. Ortiz que “la religión se devuelva a las capillas, y regrese esencialmente al ámbito de lo privado.” Y si bien no está mal dicho puede ser mal aplicado y peor entendido. Cogida con pinzas la frase y por lo mismo, podemos decir que los partidos políticos vuelvan a sus sedes, los rockeros a sus conciertos y los sindicatos a sus afiliados. Y decimos más, que las asociaciones se ciñan a sus domicilios, a sus conferencias y a su único sostén con sus propios recursos.

Favorecer las creencias de las personas, no significa privilegiar a unos sobre otros, subvencionar su proselitismo, imponer las creencias de las mayorías sobre el resto ni tan siquiera institucionalizar sus ritos, educación y oficios religiosos. Simplemente propiciar su desenvolvimiento, reconocer y permitir sus prácticas ya en el ámbito privado como en el público y apoyar sus iniciativas lo mismo que se hace con fundaciones y ONGs. Sería absurdo por nuestra parte aceptar una cabalgata de música disco por el centro de la ciudad y prohibir una procesión. Como lo es permitir y promocionar una procesión católica y no hacerlo con otra pagana, por ejemplo.

En cuestiones de ayudas y apoyos, que han de existir lo mismo que existen para otros fines sociales, estará siempre la proporcionalidad sobre la exclusividad y los privilegios, pues no es cuestión del numero de personas que se adhieran a tales o cuales ritos y creencias para discernir a quienes “premiar” o ignorar por el aparato de las Administraciones Públicas, sino que todos/as tengamos el mismo derecho inherente a  las mismas ayudas al margen de nuestras creencias.

Por supuesto debería acabarse con la financiación de la Iglesia Católica -o cualquier otra- y la exención de impuestos y está por descontado que suprimir las inmatriculaciones con carácter retroactivo a la aplicación de la modificación de la Ley Hipotecaria y financiarse por el IRPF. Que se conserve la exención de lugares de Culto nos parece lógico porque es un bien común, pero solo y exclusivamente de éstos.

asignacion_1Siguiendo este mismo planteamiento, no es cosa de sacar la educación religiosa de los colegios, sino que no se haga proselitismo a costa del erario público, que no sea impartida por docentes contratados por los Cultos y pagados por el Estado ni sea obligatorio estudiar las diferentes versiones sobre la religiosidad en virtud de las diferentes religiones que la enseñen, o tampoco hacerlo por último a costa del currículo del estudiante ¿Por qué no una asignatura lectiva de Historia y Filosofía de las Religiones, impartida por docentes públicos bajo un temario académico y no catequético? ¿Por qué no responder al mandato constitucional facilitando a los progenitores y niños que cursen sus estudios en los centros públicos y lo demanden, sin cupos ni preferencias, a las aulas y a su infraestructura para que los religiosos de los Cultos reclamados al efecto puedan enseñar sobre sus creencias en los locales de esos mismos Centros, fuera del horario lectivo y como actividad extra-escolar? ¿A quien perjudica hacerlo? ¿Y no es una forma de contemplar el mandato constitucional sin suponer abuso, derroche o privilegio?

Frente a la cuestión de laicismo radical o teocracia (abrahámica) decimos contundentemente no, pero un no al propio planteamiento. Cúmplase la Ley sin privilegios ni financiaciones, para todos por igual sin mayor dispendio que la proporción y cuando así lo exijan las circunstancias. Deróguense los privilegios actuales de los Cultos mayoritarios y no se cercene la libertad religiosa o de no creencia de las personas, sin prohibir manifestaciones religiosas ni laicas en base al respeto democrático por la diversidad, construyendo una sociedad donde se respete lo diferente tanto como lo que nos define ¿Por qué no preguntamos a la sociedad incluyendo esta tercera vía? Porque quienes preguntan ya saben la respuesta y no están dispuestos a aceptarlo.

©Fernando González-Wicca Celtíbera
Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: