Posts Tagged ‘asignatura de religión’

image

Después de leer la normativa de la Comunidad Autónoma de Andalucía en materia de Educación Religiosa para el Curso 2014/15, que con más o menos diferencias se reproduce en el resto de España, no podemos evitar que resurjan entre nosotros sentimientos de impotencia y agravio por estar sometidos a un desarrollo legislativo profundamente injusto, desigual y quizá hasta rayano en lo anti-constitucional.

Al margen de la verborrea legalista de toda normativa e impreso administrativo que se precie de tal, llama mucho la atención la facilidad para mezclar conceptos enfrentados y antónimos con una naturalidad que espanta.

Resulta que lo que el Estado entiende por libertad religiosa en el ámbito educativo, es aquella que consiste en reconocer el derecho a la educación religiosa en las escuelas públicas y concertadas, exclusivamente, a las Confesiones religiosas que tengan acuerdos con el Estado.

Concretamente nos dicen que: “los centros docentes que imparten enseñanzas de segundo ciclo de educación infantil, educación primaria, educación secundaria obligatoria o bachillerato, informarán a los padres, madres o tutores legales del alumnado, o a éste si es mayor de edad, de que el centro oferta la enseñanza de religión, de aquellas confesiones con las que el Estado tiene suscritos Acuerdos y, en su caso, historia y cultura de las religiones.” Y en el impreso a rellenar señalan que las religiones “agraciadas” son: Católica, Evangélica, Islámica, Judía ó en su defecto Historia y cultura de las religiones, aunque no se dice quienes impartirían esta última asignatura optativa.

A esto y al margen de leyes menores que se supone solo pueden desarrollar pero nunca corregir o deslegitimar a las de mayor rango, la Constitución Española, en la cúspide de todas ellas, dice sobre el particular:

“Artículo 14. Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Artículo 16. 3. Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.

Artículo 27. 3. Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

A tenor del discurso jurídico de los poderes fácticos, que justifica esta aberración legal sacando a jugar al tercero en discordia: el notorio arraigo (un concepto ad hoc según el cual todas las religiones son iguales pero las que tengan más creyentes e implantación, tienen más derechos que el resto y por eso han de privilegiarse en detrimento de las otras) ¿estaremos obligados a aceptar que la Constitución Española es papel mojado? ¿Hemos de acatar una Constitución que sólo nosotros estamos obligados a cumplir y que el Estado incumple por sistema?

¿Qué papel tiene la igualdad sin discriminación alguna, frente a la discriminación por motivo del número de creyentes? Bajo este planteamiento ¿qué impide al Estado legislar privilegios para los diestros en detrimento de los zurdos?

¿En qué parte de la frase “…sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social“, dice que por la condición de mayoritarias o la circunstancia de mayor implantación, deban discriminarse por sus creencias a unas personas frente a otras? ¿Ser cristiano nos permite tener más derechos y privilegios que ser pagano?

¿Dónde dice que mantener “… las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones“, significa que no se deba cooperar con las demás Confesiones si carecen de notorio arraigo?

¿Qué poderes públicos garantizan a los creyentes de Confesiones religiosas sin el reconocimiento de notorio arraigo, “el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.“? ¿Tenemos los padres y madres paganos, el derecho a que nuestros hijos reciban en las escuelas una formación religiosa acorde con nuestras convicciones, como lo tienen los padres y madres de religiones con notorio arraigo?

Podrán justificarse como quieran, blindarse jurídicamente cuanto les plazca, apuntar mil y una razones que lo motiven, pero en su fuero interno saben mejor que nadie que lo que hacen se llama discriminar, que lo que pretenden se conoce como privilegiar y en definitiva, que lo que defienden no es la libertad, sino marginar a las minorías.

¿Por qué tenemos la impresión que han hecho de nuestra Carta Magna un contrato de “Preferentes”?

Nuestra pretensión ni tan siquiera pasa por emular lo que entendemos como rémora del Nacional-catolicismo, no queremos privilegios o que nuestra religión sea una asignatura más del sistema educativo, porque ni somos proselitistas ni entendemos que la religión haya de cursarse en los colegios, ni que decir tiene que menos aún hacer de nuestros cleros parte del funcionariado.

Pedimos que la religión deje de ser una asignatura, tampoco, claro, evaluable o si se quiere obligatoria. Nuestras reivindicaciones pasan por requerir que el Estado la elimine del cuerpo de materias lectivas, que se sustituya la Asignatura de Religión por otra de Filosofía e Historia de las Religiones y que desaparezca la figura del profesor de religión impuesto por las Confesiones. Que la cooperación del Estado a la que se refiere la Constitución, se ciña a poner a disposición de padres y alumnos de las instalaciones de los Centros para que, fuera del horario lectivo, tutores nombrados por las Confesiones puedan acercar a los alumnos que lo soliciten la religión de su preferencia, sin más costo para las arcas públicas que el derivado de los gastos de material y usos.

Somos pacientes y comprensivos, pero no hasta el punto de ignorar la desigualdad que sufrimos en materia religiosa, una “asignatura” pendiente para España que deseamos se resuelva lo antes posible y coloque definitivamente a nuestra Nación en el s. XXI.

(C) Fernando González-Wicca Celtíbera

Anuncios

Read Full Post »

clase-religion-catolicaAprovechamos este contundente proverbio latino[1] para actualizarlo a los tiempos que sufrimos (sic) y poner de manifiesto, con la crudeza de los hechos consumados, la estrategia obscena que la Iglesia Católica ha planificado para recuperar poder y espacio en la sociedad española, a través de su “brazo político” el Partido Popular (PP).

Es evidente que el deterioro de la empatía social hacia el catolicismo y el goteo de “bajas” que sufre todos los años, son una constante incuestionable que no se resuelve ni por crisis de fe ni por coyunturas, sino que a mayor formación, libertad y derechos que consolida nuestra sociedad, más alejada se haya de este Culto.

Y como la Iglesia Católica se ha mostrado de todo punto incapaz de moverse respetando las reglas democráticas y convencer a personas libres y formadas -casi nunca lo consiguió más allá del recurso a la violencia- y durante estas últimas décadas las garantías constitucionales han sido más o menos respetadas, se ve obligada por las estadísticas a tener que aceptar que sus “corrales” están cada vez más vacíos y sin solución de cambio en espacios donde realmente se respete la libertad de conciencia y religiosa.

¿Como invertir -subvertir- la situación? Muy sencillo, volviendo a sus raíces, al adoctrinamiento forzoso como garantía de continuidad si no es por convicción, sí al menos por alienación de quienes puedan ser más impresionables y receptivos, aquellos aún sin recursos intelectuales para defenderse de sus dogmas: los niños.

Que esta era una estrategia soberbiamente indisimulada por evidente, lo vimos una inmensa mayoría de personas y Entidades que ya advertimos de la “Hoja de Ruta” que Iglesia Católica y PP confeccionaron antes de las últimas Elecciones (Generales y Autonómicas), cuyo Plan Wert no es más que la punta del iceberg.

Presidenta de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha desde 2011, y secretaria general y número 2 del Partido Popular

Dña. Mª Dolores de Cospedal

Pero claro, los planes sobre la mesa son una cosa y cómo salgan otra que hasta puede ser muy distinta, pues no es de extrañar que surjan imprevistos. Esto creo que es lo que ha debido suceder en el caso que nos trae esta reflexión, que viene a colación de la Circular de la Viceconsejería de Educación, Universidades e Investigación de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha[2], dirigida por la Presidenta y pía católica militante de esta Comunidad Dña. Mª Dolores de Cospedal, en cuanto a modificar los horarios lectivos de los alumnos de bachillerato.

El planteamiento es muy simple. Como hemos logrado que la Asignatura de Catolicismo -llamarla de religión es una majadería- sea una materia lectiva y curricular, homologada y puntuable con el resto de asignaturas obligatorias, ahora hemos de garantizar que la misma pondere como mínimo por encima del resto y evitar así que aún siendo obligatoria siga considerándose de “segunda”. Porque resulta que la dicha asignatura de adoctrinamiento católico que eufemísticamente llaman “de religión” -como si no hubiese otras-, en muchas ocasiones debía estar dispuesta en las plantillas horarias para impartirse a primera o última hora, lo que provocaba que a dichas horas las ausencias fueran notables.

Además de procurarse la “inducción” al catolicismo había que asegurar que no haya después escapatoria posible. A fin de cuentas como es una asignatura tan “necesaria” para todo el mundo como lo son Matemáticas o Lenguaje, no sería justo que se imparta mayormente a horas “fáciles” para la ausencia. Siendo igual de importante ¿por qué no repartimos el horario para que pueda igualarse el absentismo entre el resto de asignaturas mollares?

Es lamentable que haya que buscar en el juego sucio y perdón por decir juego de algo tan serio, de medrar como creencia a costa no de convencer sino de imponerse a quien no pueda razonarla, pues se deja atrás por intereses inconfesables el mismo sentido de la palabra, que nadie puede tener convicción plena de lo que no se ha madurado íntima y libremente, so pena de querer siervo antes que fiel.

_____________________________

1.-Quod natura non dat Salmantica non praestat“: Lo que la naturaleza no da, Salamanca no lo presta. Lema de la Universidad de Salamanca que puede explicarse como que lo que no aporte uno mismo ni por naturaleza no lleve consigo, podrá encontrarlo en la Universidad.

2.- Circular de la Viceconsejería de Educación, Universidades e Investigación sobre la organización  del horario de Bachillerato. Nota que ha divulgado CADENA SER con el título: Stop a los novillos en Religión.

©Fernando gonzález-Wicca Celtíbera

Read Full Post »

formación espíritu nacionalAhora que la nueva Ley impuesta por el Gobierno del PP, la LOMCE, más conocida como “Ley Wert” en honor -o descrédito- al Ministro de Educación que la ha desarrollado, llega finalmente al final de su tramitación, es buen momento para hacer valoraciones sobre todo en lo concerniente a lo que va a afectar al campo de las creencias del alumnado y la libertad religiosa. sobre las modificaciones básicas en relacón con la Ley anterior (LOE), puede verse el siguiente enlace.

En lo relativo a la religión, debemos destacar la desaparición de Educación para la Ciudadanía, substituida por una réplica actualizada de la Formación del Espíritu Nacional del anterior Régimen, que va a “competir” con la nuevamente “maría” (asignatura curricular fácil de aprobar con seguir la corriente) del elenco de asignaturas.

Esta invasión del espacio educativo público de la LOMCE, sin precedentes desde la Transición, es analizado con una una perspectiva clara, profunda y fácil de entender por Qué  Hacemos, en un espléndido artículo que al abordar este espinoso asunto desde una óptica aconfesional pero no extremista, con razones y argumentos, da unas alternativas muy cercanas a las que nuestra Tradición Wicca propone en todo foro donde se nos permita opinar.

Siendo un análisis exhaustivo que saca a colación las aristas más conflictivas de la religión en la nueva Ley, omitimos explicar nada más para no redundar sobre nuestra posición y animamos a leer este trabajo con detenimiento, pues enriquecer nuestros criterios con otras opiniones, incluso siendo éstas totalmente “laicas”, nos permite abordar la cuestión desde otras perspectivas, si bien, como apuntamos, acaban coincidiendo en buena medida con las nuestras.

Read Full Post »

Qué dice la Wicca sobre…

  • Nueva entrada: LA EDUCACIÓN

Read Full Post »

De entrada y para no perdernos en cábalas, adelantamos que tras la Educación Concertada hay nada menos que un 80% de Centros Católicos, que es de lo que este Gobierno no quiere hablar, porque sabe que tratar el tema le arruinaría un argumento si bien hábil, escaso.

Y no quiere hablar porque si lo hace nos tendrá que explicar por qué prefieren regalar el suelo, financiar las obras, subvencionar los costes y los materiales, desgravar impuestos y legislar facilitando exenciones fiscales y fomento de las Fundaciones para la Iglesia Católica, para que ésta pueda “competir” en evidente superioridad contra una Administración recortada, explotada y dejada de la mano de Dios -del suyo, como no- que ni concibe la formación mercantilista de la persona, ni exprimir a la sociedad por brindar un servicio por el que ya hemos pagado o usar el criterio del beneficio, que sumado al proselitismo es lo único que les mueve.

No olvidemos que en la esfera de lo privado de eso es de lo que se trata, de “convertirnos” -en sus clientes también- porque somos un negocio, un “valor” siempre en alza al que dirigir para cubrir su mano de obra y cobrarnos por ello.

Sobre el mito  -cuento más bien- de que el Estado ahorra un tercio, la mitad o incluso más de lo que le cuesta anualmente una plaza en relación con los Centros Concertados y puesto que es una falacia descomunal pero muy en boga últimamente, vamos a detenernos a valorar seriamente uno de esos datos incuestionables que nos  aportan y guiarnos por un análisis un poco más pormenorizado:

El problema viene cuando intentamos rehacer estas mismas cuentas con la enseñanza pública. Si se suman los conceptos “gastos de personal” y “gastos en bienes corrientes y servicios” de la enseñanza infantil y primaria con los de la secundaria, especial y formación profesional, como se hizo para la educación concertada, se obtiene un total de 443 millones de euros (443.076.233 €). Si se cuentan los estudiantes de la enseñanza pública correspondientes salen 89.746 alumnos y al dividir se obtienen 4937 € por alumno y año, no 8000.

Esto implica que el gasto por alumno de la enseñanza pública es 1,6 veces el gasto por alumno de la concertada y no 3 veces como dice el titular de la noticia. No parece que el 37,5% de ahorro que se obtiene en la enseñanza concertada sea algo significativo. Máxime teniendo en cuenta que la enseñanza pública da servicio a toda Asturias y tiene que mantener aulas con 5 alumnos en los colegios de las zonas rurales, mientras que, como se afirma en el artículo, la enseñanza concertada está presente sólo en las zonas más pobladas (19 de 78 concejos). Incluso la propia noticia reconoce que la enseñanza pública asume la educación de la mayoría de alumnos con necesidades especiales. Además, el periodista, en su afán por defender la rentabilidad de la educación concertada, da datos que indican que los profesores de la concertada trabajan más horas por menos dinero y deben dar clase a más alumnos por aula. Así, que la concertada sea sólo un 37,5% más barata por alumno sólo se explica por los beneficios empresariales que obtienen los colegios privados concertados.

Aclarado este asunto y para comprobar cuan corrupto parece ser este modelo, podemos echar mano de las palabras de Eduardo Sabina[2]:Este modelo, que debería suponer un ahorro para la Administración, al no asumir los gastos de la construcción ni del mantenimiento de los edificios, se está convirtiendo en un negocio redondo para empresarios cercanos a la presidenta. Según estimaciones realizadas por el sindicato, los nuevos centros se están construyendo sobre parcelas cedidas casi gratuitamente por la Comunidad de Madrid. “Ceden el suelo, te ponen el cliente gracias a las viviendas que han sido construidas en los alrededores y les pagan a los profesores mediante la regulación del concierto educativo. Las concesionarias gestionan el centro y exigen cuotas al alumnado para que el negocio sea rentable. Es un modelo perverso[3].Entonces ¿Cómo hizo las cuentas el periodista de La Nueva España? ¿Cómo puede decir que el coste de la enseñanza pública es de 8000 euros por alumno y año? Sencillamente tomando el presupuesto completo de la Consejería de Educación y Universidades que ronda los 799 millones de euros (799.070.807 €) y restándole el dinero público dedicado a la enseñanza concertada. Si dividimos los 700 millones resultantes entre el número de estudiantes de la enseñanza pública no universitaria de régimen general obtenemos 7808 € por alumno, cifra que La Nueva España redondea a 8000. Todo esto es una evidente manipulación ya que en los números de la enseñanza pública están contabilizando: el coste de la Universidad de Oviedo, las escuelas de idiomas, las enseñanzas artísticas (conservatorios, escuelas de teatro, etc.), los servicios complementarios de transporte, comedores, ayudas para libros y material, la formación del profesorado, la construcción de infraestructuras y la propia administración de la consejería. Así, todo lo añaden como gasto de los alumnos de infantil, primaria, secundaria y FP para prácticamente multiplicar por dos los costes de la enseñanza pública.[1]

En cualquier caso animamos a leer todo el artículo para entender mejor la “apuesta” hecha por la Presidenta de la Comunidad de Madrid (CAM), Dña. Esperan Aguirre, de cuyo modelo, obviamente, han ido copiando las Comunidades Autónomas gobernadas por el PP y ahora ya descaradamente el Estado.

Sea como fuere hay  muchas más voces que critican abiertamente la manipulación que el Gobierno y el lobby Neo-católico (PP, Iglesia Católica, Opus Dei, Neocatecumenales, Intereconomía, Hazteoir, Fórum Libertas, etc.) están haciendo y desde hace muchos años atrás, como la de D. Javier Burgos Tejero, Profesor de Secundaria en Madrid[4].

No tenemos más que recordar las palabras del  Sr. Rouco Valera en noviembre del año pasado a raíz de la victoria por mayoría absoluta del PP, reclamando la Educación Católica obligatoria[5]. Un testigo que cogió  casi al vuelo –al día siguente- Dña. Esperanza desde la CAM, aseverando durante su intervención en el XI Congreso de  Escuelas Católicas que los valores cristianos son “´trascendentales´ y que, según dijo, ´hoy constituyen la base de la civilización occidental´, por lo que los docentes de las escuelas católicas ´nunca deben avergonzarse de ser cristianos y de transmitir esos valores a los alumnos´ a los que imparten sus conocimientos.” Asimismo, añadiría que “Nadie debe ni puede ignorar el origen cristiano de valores como la igualdad esencial de todas las personas, la dignidad inviolable, la piedad, la compasión o la paz[6] (!).

Estos y otros hechos han dado como resultado vicios y corruptelas pasmosas que no parece que interesen a nadie más que a las personas perjudicadas, como descubren en esta cámara oculta.

Es probable que finalmente tuviera razón Aristóteles cuando, en su Política, afirmara que un Tirano religioso ofende menos y agrada más al pueblo por creerlo tocado por los Dioses… pero ellos son monoteístas y por lo tanto faltan manos para escapar de tanta desvergüenza, porque la terrible realidad es que a costa de los más débiles e indefensos, nuestros hijos e hijas, la Iglesia Católica  y su mandatario verbal el PP están sometiendo a las nuevas generaciones al adoctrinamiento en un sistema teocrático que les aleccionará desde su más tierna nfancia en la obediencia ciega y la sumisión.

© Fernando González – Wicca Celtíbera

[2] Eduardo Sabina. Responsable de Acción Social de FETE-UGT Madrid.


Read Full Post »

El pasado lunes 12 de marzo la Iglesia Católica Apostólica y Romana (ICAR) ofreció los datos sobre las tendencias religiosas en nuestro Sistema  Educativo, divulgando el porcentaje de alumnado matriculado a la asignatura de Religión Católica bajo el engañoso títular: “El 70,2% de los alumnos eligen cursar voluntariamente religión católica (fuente).

Pero antes de entrar de lleno en el meollo de la cuestión y para explicar por qué hemos calificado como “engañoso” este titular -que motivos haberlos  haylos-, deberíamos reflexionar y abundar sobre la estadística o, más concretamente, sobre la verosimilitud de esta última estadística. Y decimos esto porque justo inmediatamente después -al día siguiente- de que la Conferencia Episcopal de la ICAR hubiese divulgado estos datos, la Organización Europa Laica a  través del Portal Laicismo.org ha hecho llegar otros datos muy, pero que muy diferentes.

Concretamente nos informa que según recoge Público por mediación de EFE, los Obispos y al revés de como se había dicho, están muy preocupados por la disminución de matriculaciones en su asignatura, que en términos generales las hace disminuir en un 0,8% (fuente), destacando que desde “la Conferencia Episcopal (CEE) se advierte de un nuevo descenso de los que cursan la asignatura optativa de religión y moral católicas desde infantil hasta bachillerato. En comparación con el año anterior, los matriculados en esta clase han disminuido un 0,8%, dato que debe alertar “a todos los responsables de la educación de la juventud”, señalan los obispos en una nota de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis

Pero hay más, es que haciendo referencia a datos oficiales rebate a la Conferencia Episcopal Española (CEE) explicando bajo el titular “Europa Laica rectifica a los Obispos. Mienten en cuanto al alumnado que solicita  Religión Católica Ofrecen una cifra  del 70,2%, cuando en realidad no llega al  50%, según datos oficiales“, que la realidad de los datos desmiente a la CEE: “La realidad es muy distinta a la que propagan los obispos: De los datos oficiales, por CCAA, que nos ofrecía el último informe anual publicado por el Consejo Escolar del Estado (página 646. Cuadro IV.2.11.1), referido al curso 2009-2010. El número de alumnado no universitario que cursaba religión católica en el conjunto de las CCAA, en la enseñanza pública y privada era de 3.128.358, de un total de 6.795.938 (sin contabilizar el primer ciclo de infantil), ello nos situaba en un porcentaje de alumnado que no cursaba religión de un 46%, salvo que los datos que ofrece este organismo y el MEC no sean correctos. Como se observa las cifras son sensiblemente inferiores a las que difunden los obispos. Y según los datos que constan en poder de Europa Laica, en el presente curso escolar, sin datos oficiales todavía, es que el descenso ha sido aun mayor.

Vamos que de un plumazo ese fervor religioso ha perdido un 30% de empuje. Pero vayamos un poco más despacio. Es que además de tener bastantes razones para no creerse los datos de la CEE y de que por lo tanto  puedan haberlos “maquillado” por mero marketing, de su titular resultan tres cosas evidentes:

1ª.- Las campañas proselitistas con las que nos agasajan todos los años para captar a los/as menores a las clases de catolicismo, están siendo subvencionadas por el Estado -léase  el pueblo-. Y digo captar con todo el peso  peyorativo de la palabra, porque si bien comprendemos que siendo proselitistas vivan de/con ello, no así podemos aceptar que se “pesque” a menores de edad, algo que no tiene nada que ver con su derecho a ejercer su libertad religiosa, que por supuesto ha de respetarse, sino que los derechos de la infancia les predecen.

2ª.- No es cierto, como reflejan, que los niños y las niñas que son matriculados -que no lo hacen por iniciativa propia- en la asignatura de Catolicismo, lo sean por propia voluntad, pues la inmensa mayoría o el grueso de esas matriculaciones, se corresponden con la decisión impositiva paterna y materna de matricularlos y muchas veces presionados por los propios centros docentes, digámoslo todo, primando los deseos del progenitor sobre la libertad de conciencia de sus hijos e hijas.

3ª.- Y aquí,  por lo que se ve, se contradice la doctrina pro-vida de la ICAR que establece que han de primar por encima de los deseos de padre y madre los derechos fundamentales del niño o la niña -¿será que un cigoto los tenga y un niño de 10 años no? se diría un mal pensado-. De hecho, las proporciones varían sensiblemente tal y como  refleja el Informe, que según la ICAR viene a decir que “el 99,5% cursa religión en los centros de ideario católico; el 69,6%, en los privados no religiosos, y el 61,5%, en la escuela pública“, mientras que Laicismo.org a través de los datos oficiales, matiza y corrige: “Los centros de titularidad pública tienen las tasas más bajas de matriculación en religión por etapas educativas: 70,1% en primaria, 65,4% en infantil, 55,8 por ciento en ESO y 21,1% en bachillerato. La matriculación en las clases de religión viene experimentando un descenso progresivo en los últimos años, especialmente en la educación pública.

Quizá, solo quizá, todos estos dimes y diretes, cifras y contracifras, abusos y recelos desaparecerían si en primer lugar la sociedad, después el Estado y finalmente y por necesidad las Confesiones Religiosas, asumieran sus responsabilidades, discursos y homilías, llegarían a un gran Pacto de Estado que implantara de una vez por todas un Sistema Educativo que además de otros “apaños” de diferente calado, resolviera el asunto de la educación religiosa desde los centros docentes.

En este sentido y como hemos repetido -e insistiremos- una y otra vez, entendemos que está en nuestras manos la solución siguiendo unos pasos que  tarde o temprano la lógica habrá de imponer sobre la demagogia:

a) Supresión de la Asignatura de Religión (cualquiera), así como de toda materia  optativa.

b) Creación de la Asignatura de Filosofía e Historia de las Religiones. Una Asignatura lectiva y evaluable, impartida por personal docente Público contratado por la Administración (centros públicos).

c) Fuera del horario lectivo y bajo la responsabilidad absoluta de las Confesiones Religiosas, todas aquellas familias que decidan que sus hijos e hijas reciban algún tipo de educación religiosa -de cualquier Culto reconocido sin limitaciones ni diferencias-, contarán con la colaboración de los Centros Docentes de los/as menores allí matriculados, cediendo el material y las instalaciones para facilitar su transmisión, que se hará por personas dependientes de los mismos cultos.

No podemos estar más en desacuerdo con la CEE cuando afirma que ““es un derecho fundamental de los padres, reconocido por la Constitución española en el artículo 27.3, que sus hijos reciban la enseñanza religiosa y moral católica, siguiendo sus propias convicciones religiosas. El Estado debe garantizar la formación religiosa y moral de los hijos, si así lo manifestáis los padres.

Y no lo hacemos porque el Art.  27.3 de la Constitución Española lo que dice es que “los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones“, pero en ningún momento reconoce que sea un derecho fundamental de los padres -y las madres- exigir que los Centros Docentes y/o el Estado deban subvencionarlo y que como la Constitución garantiza que éste protegerá que se cumpla tal derecho, hayan de pagar a los educadores  religiosos y valorar la disciplina académicamente. Ni mucho menos que el derecho de los padres a elegir la religión de los hijos -hasta que éstos tengan edad legal para decidir por sí mismos, prevalezca sobre el derecho de los/as menores a no ser nunca alienados por morales a-constitucionales o inconstitucionales, que puedan enseñar directrices que contravengan los Derechos Humanos, Fundamentales y Civiles amparándose en la libertad religiosa, como sabemos ocurre continuamente.

Los derechos de los niños y de las niñas están siempre por encima de los deseos e incluso por defecto de los derechos de sus progenitores -eso mismo difunde la ICAR y con razón, por cierto-, pues bien, apliquémoslo.

Read Full Post »

Buscar calificativos que no crucen la delgada línea que separe una crítica ajustada a los hechos, del hecho en sí de cuestionar la moralidad de unas
declaraciones tan deplorables, resulta muy difícil cuando la soberbia que subyace en el clero llega a unos extremos tan desafortunados.

 

En este nuevo caso el  Cardenal de Barcelona, D. Lluis Martínez Sistach, ignorando por completo el respeto debido a las personas que tienen otras creencias religiosas, ha ponderado -más allá de la prudencia- de manera arbitraria, subjetiva e irrespetuosa la prevalencia de un favoritismo anacrónico del Estado hacia el catolicismo a traves del Sistema Educativo Español, hasta el punto de vincular no impartir la asignatura de religión católica en las aulas con hacer de l@s más jóvenes incautos y presa fácil para las “sectas”.

 

Hay todo un mundo más allá del catolicismo, cuanto menos tan rico y provechoso como lo pueda ser éste. Quizá por no creernos los únicos, los mejores o los verdaderos, por no ser proselitistas, exclusivistas ni reaccionarios, los paganos estemos más acostumbrados a respetar la diversidad humana, la religiosa también, hasta el punto de asumir que un Culto como éste ha de tener tamboén su espacio en una sociedad como la nuestra, si bien  no podamos entender por qué el Sistema ha de consentirla trasgreder los valores democráticos y constitucionales.

 

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/02/19/barcelona/1329642371.html

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: