Posts Tagged ‘Argentina’

escudo hector aguer

ESCUDO HECTOR AGUER

Abusando nuevamente de un lenguaje desnaturalizado para tergiversar conceptos y palabras hasta hacerles decir lo que a ellos les interesa que signifiquen -por lo común todo lo contrario a lo que significan-, esta secta de los Galileos ha vuelto a arremeter sin educación ni respeto alguno contra las Confesiones religiosas paganas para tapar una sangría, la de sus propios fieles, a costa de despreciar unos Cultos que aumentan exponencialmente su número de seguidores día tras día. Y es que seamos sinceros, sin inquisiciones, censura ni represión, el catolicismo hace aguas.

Desde el aparato propagandístico del Vaticano, en este caso su lobby mediático ZENIT, nos llega esta noticia de Argentina sobre el furibundo ataque contra el paganismo del dirigente católico Hector Aguer (Arzobispo de La Plata).

Dice concretamente este líder neocristiano que “se ha ido extendiendo un movimiento espiritualista, pseudorreligioso. Pseudo en griego quiere decir falso, porque se trata de una cosa rara que configura una falsificación religiosa. Es decir, un movimiento cultural en el que se mezclan la reminiscencia de viejos paganismos, una fascinación por las religiones del antiguo oriente, elementos de la magia, de la brujería, de las técnicas adivinatorias y del esoterismo. Todo eso se llamó New Age, el movimiento de la Nueva Era

Ahora solo queda esperar que cualquiera que sepa un mínimo de historia no se haya dado cuenta o forme parte de su secta y demos todos por buena tamaña imbecilidad… Porque este Sr. no ignora que encuadrar la supervivencia de los Cultos paganos en eso que ellos mismos han venido a denominar la “New Age”, no es más que una estrategia de diseño absolutamente ajena a la realidad de unos cultos y tradiciones religiosas que muy a su pesar y aún después de siglos de genocidio han sido incapaces de erradicar de la memoria y el sentimiento religioso del ser humano. Y no, D. Hector, cosa rara, no. Aquí lo único anormal es no aceptar que haya religiones más allá de la Torah.

Tiene guasa, eso sí, que una secta herética judía que se ha inventado su doctrina en virtud o por defecto de copiar el fondo religioso y falsificar la vida y mensaje de un grupo ortodoxo y de su líder, mezclando después términos, conceptos y dogmas de diferentes religiones paganas, nos venga a estas alturas a explicarnos qué es “pseudoreligioso” y qué no lo es.

Comprendemos que sea desquiciante tener a sus espaldas haber diezmado Europa y Oriente Medio durante mil años para nada, porque finalmente esos mismos Cultos que han plagiado y perseguido con tanta saña, de haber torturado y asesinado a quienes fueran sus fieles o lo parecieran, florecen nuevamente ¡y ante sus propias narices!

Por mucho que les cueste reconocerlo, el resurgimiento del paganismo no obedece a falsas religiones, engaños o extrañas modas culturales, sino que es la consecuencia lógica de la implantación de un sistema de libertades garantista, siendo este auge directamente proporcional al acceso a la información, a la estabilidad democrática y una libertad religiosa plena y efectiva.

Sostiene además, que “muchas de esas supersticiones son la puerta de entrada a compromisos más exigentes, que arriesgan a los incautos a quedar atrapados en una secta”, como si la suya no fuera una superstición más después de todo, como si el compromiso religioso, resultado comprensible de la devoción de los fieles, conllevara quedar atrapados y no sentirse cómodamente integrados en unos Cultos que sí llenan sus expectativas espirituales. Debe pensar que todo es como lo suyo, que con su rito bautismal de iniciación les impele a quedar obligados de por vida. Y como casi siempre, reflejan en los demás sus propios errores.

Explica que “el inocente coqueteo con esas pseudorreligiones lleva a una persona a ser víctima de una especie de lavado de cerebro, de secuestro espiritual en una secta, de la cual es muy difícil salir”. Pero vayamos por partes antes de aceptar esta afirmación tal  cual.

De entrada que una persona adulta busque el espacio religioso que le llame a sentirse identificado y querer recorrerlo, no es coqueteo, es un derecho fundamental del ser humano, aunque comprendemos que para quienes exigen afiliar a su secta a bebés y no entienden más libertad religiosa que para hacerse católicos, les cueste entenderlo. Asimismo lamento recordarle que el hecho de haber más religiones no las hace falsas, o tan falsas como la suya.

Hombre, que alguien que afilia bebés y defiende el proselitismo con los niños hable de adoctrinamiento, ni nos parece decente ni moralmente competente para definir lo que signifique lavar el cerebro de las personas. Dicho esto, manifestar tan alegremente que los Cultos paganos a los que se refiere “secuestren” espiritualmente a alguien, sería cosa de demostrarlo y a ser posible ante un Tribunal de Justicia, no de los suyos, por lo que si tienen pruebas de ello denúncielo que además es su deber, y si no las tiene haga el favor de cerrar la boca.

Y bueno, hasta el momento y que sepamos nos consta que en occidente de la secta que es más difícil salir es precisamente de la de este Sr., de la de la Iglesia Católica, porque cuesta dinero, sudor y lágrimas que lo borren a uno de la misma y ni cambiando de religión dejas de pertenecer oficialmente a ella mientras no apostates, algo que no es fácil conseguir.

Finalmente no puede sino sacarnos una sonrisa cuando leemos que la religiosidad natural es la católica. Imaginarnos al antecessor, a neandertales y cromagnones y desde entonces a todos los seres humanos hasta hace 2.000 años como seres artificiales, antinaturales y pseudoreligiosos es toda una profesión de fe. Sin duda.

No culpe a los paganos, Sr. Aguer, por ser Uds. incapaces de retener a los fieles de su fe. No me lo tome como un  consejo sino como una observación: prueben a decirles la verdad alguna vez, quizá les funcione.

4567

EN LA IMAGEN EL DIFAMADOR HECTOR AGUER, LÍDER CATÓLICO ARGENTINO

Anuncios

Read Full Post »

Un día después que Madrid celebrase la Jornada del Orgullo LGTB con la Manifestación/parada por el centro de la ciudad, atrayendo a personas de todo el mundo en una concentración masiva que ha vuelto a superar, como en años precedentes, el millón de personas, sacamos a colación los recientes exabruptos que dentro de la campaña orquestada por la Iglesia Católica desde el Vaticano y con el apoyo de sus lobbies, hacen referencia a las críticas que ha recibido la Real Academia Española de la Lengua (RAE) por haber incluido el “matrimonio gay” en sus acepciones.

De entrada vamos a precisar que el uso de cualquiera de los términos: “matrimonio gay”, “matrimonio homosexual”, e incluso las estúpidas homonimias que proponen estos homófobos fundamentalistas como “gaymonio” u “homomonio” son absoluta y tercamente inapropiadas, algo que ellos ya saben, claro, pero que tratan de introducir adrede para evitar la normalización de un término que tras siglos de hipocresía, apología del odio y prohibición, afortunadamente ha terminado por imponerse a la estulticia humana y normalizarse.

Y digo que son absoluta y tercamente inapropiados porque ninguno de estos términos refleja más hecho diferencial que el propiamente humano, por lo que toda alusión chirría como una incongruencia de libro que no deja indiferente a cualquiera que entienda aún lo más básico de los Derechos Humanos.

El matrimonio aconfesional es un Acuerdo Civil a través del cual  dos personas que se quieren y desean formalizar una vida en común pactan públicamente su intención acordando un compromiso de unidad y reciprocidad pasando a constituir una nueva estructura familiar. Y puesto que estas alforjas no necesitan que sean  sexos diferentes ni que la unión exija la procreación o que la prole pueda adquirir la ciudadanía del varón, los genitales de la pareja no son relevantes para el Estado.

Y por mucho que quieran los homófobos y de éstos en particular los integristas católicos, el matrimonio ni es el arcaico matermunium en el que la mujer pasaba de depender del padre a hacerlo del marido, ni necesario que deba completarse con la procreación. Es el amor de la pareja lo que determina el enlace, no el compromiso de parir y dar hijos al Estado… o a -su- Dios.

Tiene, pues, tanto sentido hablar de un matrimonio homosexual, como hacerlo de un matrimonio interracial o interreligioso.

Por otra  parte el término que no encuentran, por no ser tan discriminatorio, alusivo o marginal, es “homoparental”, matrimonio homoparental, por hacer referencia a parejas del mismo sexo.

Esta crítica fundamentalista viene concentrada por un nuevo artículo del viejo lobby integristaForum Libertas” (fuente), que remueve todos los estereotipos homófobos del espectro apologético del odio más en boga. Unta todas las tonterías  de una sola vez.

Nos dice, por ejemplo, qué diría del “matrimonio gay” un matrimonio tan robusto como el de Ulises y Penélope. Bueno, creo que no es difícil saberlo. Es probable que no dieran la misma opinión, o más aún, que solo la diera el marido,  pues la mujer estaba sometida en aquél tiempo, si bien mucho menos que en tiempos cristianos. Seguramente, además, la relación de pareja no se entendería como tal, siendo el matrimonio el acuerdo consensuado para dar herederos y hombres al reino. Para el amor y el sexo erótico, sano, culto, querido, ya estaban las relaciones pedófilas homosexuales y si de simple atracción sexual se tratase, de instinto animal puro y duro, creo que las correrías de Ulises por las diferentes islas de su periplo lo dice todo.

No importa, por mucho que nos lo recuerde el Sr. Reverte, que este término esté en el ojo del huracán hasta el años 2014 porque ya hay más de 30.000 familias en España que saben y viven de primera mano lo que es el acceso al matrimonio entre personas del mismo sexo. Y por la misma razón perderá significado cualquier sentencia que pudiera surgir en contra y que de ser así crearía un vacío legal entre decenas de miles de personas cuyo hecho está ya consumado.

Sí, repitamos, no es el “matrimonio gay” modelo matrimonial alguno que difiera del matrimonio para afectados por la ADS (Atracción hacia Diferente Sexo) común y corriente. Solo hay un modelo de matrimonio en nuestro País y se case una pareja homosexual u otra que sufra de ADS, el matrimonio es el mismo, el formulismo legal y Administrativo, Civil, el mismo y esto por mucho que sigan mintiendo.

No existe un modelo de matrimonio diferente para homosexuales y quienes padezcan de ADS. Una pareja homosexual o no será matrimonio si se casa por muchos Cultos que no quieran ofrecer esa posibilidad a sus creyentes. Allá cada cual dónde decida estar  y cómo quiera que le traten.

Sí es cierto y en eso apoyamos, que no se habla de “matrimonio homosexual”, sino del acceso al matrimonio de parejas homoparentales (parejas del mismo sexo).

Sin embargo y pese a Forum Libertas, es radicalmente falso que para la persona hispanohablante, no para el que no sea homófobo al menos, “existen dos cosas distintas: está el matrimonio, y está el ´matrimonio gay´”. Hay en todo caso personas que entienden de lo que hablan y otras que no entienden de lo que hablan, como es el caso. Los hechos no son opinables, sino asumibles y esto por mucho que su moral reniegue de ello. Solo hay un modelo matrimonial civil en España… y la tierra no es plana.  Ahora, que cada cual razone a su gusto, pero si le llaman  imbécil por lo que diga que no se extrañe.

No es que el “matrimonio homosexual, -la RAE lo coloca como si fuese, simplemente, “matrimonio”: “En determinadas legislaciones, unión de dos personas del mismo sexo, concertada mediante ciertos ritos o formalidades legales, para establecer y mantener una comunidad de vida e intereses””. No. Es que el matrimonio es simplemente eso, matrimonio.

Miente Forum Libertas -nada extraño, por otra parte- cuando afirma que en “los países que hablan español, sólo existen esas “determinadas legislaciones” en España y México”. Se olvidan de Argentina.

En este sentido solo podemos decir que hay que saber dónde posicionarse. Podemos estar al  lado de España junto con “Holanda, Bélgica, Portugal, Suecia, Noruega, Canadá, Sudáfrica y Argentina. Además, estos enlaces están permitidos en siete Estados de EE UU: Iowa, Massachusetts, Connecticut, Vermont, New Hampshire, Nueva York, y también en la capital federal, el distrito de Columbia. También en México DF (el Estado de la capital).[1] Donde ya está aprobado el acceso al matrimonio de parejas homoparentales, a los que hay que añadir a Francia (2013) e Inglaterra (2015) que tienen ya fecha acordada para su aceptación.

Además la “Asociación Internacional de Lesbianas y Gais (ILGA) reconoce que hay otros 14 países en los que la equiparación de las parejas gais y las casadas heterosexuales es casi total: Brasil, Colombia, Israel, Alemania, Austria, Dinamarca, Finlandia, Hungría, Irlanda, Islandia, Liechtenstein, Reino Unido, Suiza y Nueva Zelanda, y otros 10 con una equiparación algo menor (Ecuador, Uruguay, República Checa, Croacia, Francia, Andorra, Eslovenia, Luxemburgo, EE UU y Australia).[2]

En el extremo opuesto y el Vaticano el primero, “están quienes persiguen las relaciones homosexuales. Son 76 países, con los casos más graves en los territorios donde este tipo de prácticas pueden castigarse con la pena de muerte: Arabia Saudí, Irán, Mauritania, Sudán, Yemen, 12 Estados del norte de Nigeria y zonas del sur de Somalia.[3]

Hora sí podemos leer lo que dice este lobby de Fórum Libertas con mayor precisión, situándonos debidamente. Pero sobre todo situándoles.

Estoy completamente de acuerdo como reconoce el Sr. Reverte, sobre que la RAE en vez de legislar, recoge lo que se habla en la calle. Hasta ahí bien, no hay reproche alguno. Pero cuidado, también es potestad de la RAE que se hable correctamente, que se haga un uso adecuado de las  palabras. Y es aquí donde la  RAE se cae con todo el equipo y no solo en estas lides, sino también en las propiamente paganas, donde nuestros Cultos son reiteradamente ninguneados y despreciados por un léxico esclavo del convencionalismo abrahámico para ceder, sin paliativos, a un  referente medieval y torticero para el que respeto y libertad  religiosa pierden todo su sentido por la dictadura inquisidora de lo “católicamente correcto”.

Por desgracia para este lobby y demás países y doctrinas afines como las resultantes del Vaticano, Mauritania, Arabia Saudí, Irán, etc., se habla cada vez más y lo que es incluso determinante, se habla mejor,  por lo que van perdiendo toda autoridad con sus eufemismos  enfermizos. Sí, en la calle se habla de matrimonio, a secas, para referirse a la unión de una  pareja homosexual. Hoy en Madrid más de 1.200.000 de personas lo han hecho.

Y si los medios de comunicación, todos los que controlan los lobbies fundamentalistas y el brazo político de la Iglesia Católica, el Partido Popular, no hubieran ordenado censurar por completo lo relacionado con la Marcha/parada de hoy del Orgullo LGTB de Madrid, imbéciles (sic) como Ud., Sr. Ginés, tendrían menos motivos para decir tantas inexactitudes y sus lectores cuajo para  creerlas.

No tenemos inconveniente en pasar un papel a todas las personas hispanohablantes en donde se haya aprobado la modificación del Código Civil, para preguntar cómo se llama la unión de personas del mismo sexo… y vamos más lejos, para preguntar cómo se llama también, la unión de personas de diferente sexo.

Si como dice el Sr. Pérez Reverte cuando fue consultada la Rae por el anterior Gobierno sobre el particular, la Academia dijo que “matrimonio exige etimológicamente una madre”, damos por hecho que por lo tanto y por lo mismo matrimonio requiere la existencia de un pater potestas como único reconocido por el Estado para que los hijos habidos en ese matrimonio sean reconocidos como ciudadanos/as españoles/as. Es más, doy por hecho que esta Academia habrá recordado al Gobierno, al pasado y a  éste, que sólo los/as hijos/as nacidos dentro de un matrimonio, tienen potestad para ser reconocidos como ciudadanos/as españoles/as ¿verdad? ¿Qué por qué? Muy sencillo, porque es también lo que la palabra exige etimológicamente.`

A la pregunta del lobby integrista católico Forum Libertas, en cuanto que “en una legislación (dos, en la historia del español, si contamos México) llame matrimonio a una cosa… ¿justifica que se incluya así en el Diccionario que usan los más de 300 millones de hispanohablantes?”, creo  poder darla una respuesta clara: . Pero como siempre que respondemos algo que emita un grupo de presión como éste, matizando.

No es a “una cosa” a lo que se llame matrimonio, sino llamar matrimonio al acuerdo civil de unión afectivo-sexual de una pareja de seres humanos. Mala leche la justa D. Ginés.

No es en dos legislaciones si contamos México, sino en tres si contamos España, México y Argentina y en más si me aprietan con los 8 Estados de EEUU, un País donde el español es la segunda lengua más hablada.

Por cierto y ya que tiran de la demagogia de referirse a los más de 300 millones de hispanohablantes, podrían aclarar también que entre México (+ de 112 millones), Argentina (+ de 40 millones) y España (+ de 47 millones) se cubren ya un total aproximado de más de 200 millones sobre los 300 millones que ponen de ejemplo. Aunque tampoco sea bueno este dato.

De los cerca de 500 millones de hispanohablantes que hay realmente, casi la mitad hablan de acceso al matrimonio de parejas, como dicen, homosexuales, al ser poco más de 200 los millones de hispanohablantes con legislaciones donde se hace. Quizá este dato les  haga entender que no somos 4 los gatos que lo hacemos ¿no?

Por lo demás, no son uniones más peculiares en todo caso que las de aquellas personas que padecen de ADS, o incluso más “normales” que llamar casamiento a hacerlo con una figura de “escayola”, o llamar “esposa” de Dios a mujeres que dicen que se casan con un ser divino tras una parodia de matrimonio. Si en vez de “peculiares” hubiera  utilizado un calificativo menos soberbio hasta podríamos haberle dado un poco de credibilidad

Seguramente con alguna generación homófoba como la suya ya enterrada, nuestros descendientes hablarán de estas uniones con la misma naturalidad y generalidad que lo hacen ahora con las de quienes padecen de ADS.

Además, después de todo parece ser que al margen de toda la inquina y por mucho que hayan presionado para marginar a una parte de la población, el Tribunal Constitucional va a confirmar la constitucionalidad del acceso  al matrimonio de las parejas homoparentales[4].

Dice el iluso del Sr. Ginés, que “Quizá considerando todos estos elementos, la RAE considere modificar su definición antes de 2014…¿y si mañana el Tribunal Constitucional -que lleva 7 años reflexionando sobre el tema- falla que lo que el pueblo llama “matrimonio gay” no es matrimonio de ningún tipo?”

Me gustaría decirle, para terminar, que muy al contrario yo creo que es precisamente por todo lo que le he replicado que la RAE ha resuelto reconocerla y es más, por lo que parece ya casi definitivo que el TC va a ratificarla.

Entonces, Sr. Ginés, si la RAE y el TC reconocen y ratifican el acceso al matrimonio de las parejas homoparentales, tal y como parece que va a acabar sucediendo ¿qué harán Uds los homófobos, los lobbies integristas,  el brazo político de la Iglesia Católica (PP)y la propia Iglesia Católica? ¿Lo acatarán a sabiendas que se les puede acabar el “chollo” no solo de cuestionarlo sino  de cuestionar el propio sentido y naturalidad de la homosexualidad?

Nuestro Culto no hace distingos en ningún sentido hacia la orientación afectivo-sexual de las personas, ni mucho menos la cuestionamos o ponemos en duda su inherencia y normalidad, de tal guisa que está perfectamente integrada en nuestra Tradición y ritos de paso, y además tenemos una cercanía muy especial con un colectivo que padeció junto al resto de paganos la persecución y el genocidio de los credos que hoy se permiten la hilaridad de cuestionarnos, tanto a la homosexualidad como al paganismo.

Hoy, último día de la celebración del Orgullo LGTB de 2012, me gustaría aprovechar esta respuesta a Fórum Libertas por su empecinamiento por el odio y la mentira, para que todos/as recordemos que el esfuerzo y la visibilización darán sus frutos cuando estemos a la altura.

Sin dar la cara no pondremos un rostro a nuestra fe y el Estado no pondrá imagen a nuestros derechos

Somos el último escalón (paganismo, cultos precristianos) que queda por recorrerse en nuestro resarcimiento por la falta de libertades, que ya han alcanzado en buena medida mujer y homosexualidad, y nos tememos que sin nuestra revolución interior, sin nuestro sufragismo o Stonewall[5] no alcanzaremos el reconocimiento merecido. No necesitamos revueltas callejeras ni mucho menos, pero sí interiores, donde alcanzar la convicción que sin dar la cara no pondremos un rostro a nuestra fe y el Estado no pondrá imagen a nuestros derechos.

Afortunadamente, las agresiones que sufrimos por parte de este tipo de lobbies actúan de acicate y cada vez tenemos menos tolerancia a la falta de respeto, a la apología del odio. sirva este artículo de homenaje a  un éxito bien merecido.

©Fernando González -Wicca Celtíbera

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: